• El también publicista, quien estrenó recientemente la canción “Arepex” y el libro DJ Land: La Tierra de los Deejays, señaló que la clave para mantenerse como DJ a lo largo de las décadas es adaptarse a los cambios y ser constante

Óscar Leal creció en medio de libretos y artículos periodísticos. Sus padres, ambos periodistas, esperaban que se dedicara a cualquiera de las labores familiares. La comunicación social poco le llamaba la atención, sin embargo, cuando empezaron a llegar a casa los discos de vinilo de las disqueras que buscaban promoción con los periodistas de la familia, la situación cambió. El ir y venir de la música por los pasillos de su hogar lo atrapó y años más tarde lo llevó a convertirse en DJ.

Una trayectoria profesional de más de 30 años acompañan al DJ Óscar Leal, quien está radicado en Miami, Estados Unidos. Tras una visita prolongada a Venezuela se detuvo para hablar sobre su historia y sus proyectos. La versatilidad acompaña sus pasos, que recientemente lo llevaron a distintas facetas que van más allá de una cónsola.

Recientemente estrenó la canción “Arepex”, inspirada en el alimento insignia del país y dedicada a la diáspora venezolana. También publicó en Amazon el libro DJ Land: La Tierra de los Deejays, donde, junto al DJ Fernando Fuenmayor, narra las vivencias y aconseja sobre el oficio que lo atrapó desde muy joven. Además, próximamente estrenará una serie de locales comerciales en Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, al estilo de los sitios nocturnos de Ibiza y Marbella, en España.

Al ser DJ, luego de tantos años en este negocio, todo el mundo me preguntaba por qué no preparaba algo para las generaciones futuras. Mis papás siempre me dijeron que tenía que dejar algo en este mundo, como un libro. Entonces armé el concepto del libro con Fernando Fuenmayor, un gran amigo, también DJ. Lo quisimos hacer, no como la historia de él o mía, sino sobre todo el proceso que se necesita para llegar hasta donde estamos ambos”, explicó Óscar Leal en entrevista exclusiva para El Diario.
Óscar Leal, el DJ venezolano que se mantiene vigente tras más de 30 años de trayectoria

Adaptarse a los cambios para mantenerse sobre el escenario

Para él, la disciplina y el estar actualizado en un ambiente tan competitivo como el de los DJ es la clave para mantenerse tantos años sobre los escenarios. Se define como perfeccionista, disciplinado y “jodido”, porque le gustan las cosas bien hechas. Esa actitud de persistencia lo llevó de mezclar canciones en fiestas de colegios a ser pionero en el país con las minitecas Sticky Music, La Tortuga y Stereoteka.

Como refiere en su último libro, un DJ debe conocer a su público, ser responsable, manejar un lenguaje adecuado y adaptarse a los cambios. Sin embargo, la irreverencia de Leal aún no le ha permitido que le guste por completo el reguetón, género que lidera las listas musicales, o algunos géneros urbanos. Sus géneros favoritos son los que surgieron en la década de los noventa. Aún así, él cumple con su trabajo y apuesta a los nuevos talentos, quienes también logran mover a cientos de personas en una o varias noches.

“Antes veías a bandas tocando en vivo y no se podía grabar nada si no se tenían los músicos allí en el estudio. Hoy lo puedes hacer hasta por teléfono. Lo que más me impresiona es el cambio de géneros musicales, que con los años se han ido deformando. La parte latina, con el reguetón, hoy es lo que está predominando. El cambio ha sido bastante brusco”, destaca Leal.

Leer más  Investigarán construcciones sin permisología ambiental en el parque Sierra Nevada de Mérida 

A lo largo de los años y luego de participar en más de 20 discos de distintos sellos discográficos, Óscar Leal halló su proceso creativo. Parte de su día transcurre escuchando música y poniéndose al día con los temas que lideran las listas musicales. Eso le permite saber cuáles pistas serán las idóneas para sus mezclas. “Hay que tener de todo un poco”, dijo.

Óscar Leal, el DJ venezolano que se mantiene vigente tras más de 30 años de trayectoria

La versatilidad define al DJ Óscar Leal

Óscar Leal halló las formas de relacionar las cosas que le gustan. Se graduó como publicista en el Instituto Universitario de Nuevas Profesiones de Caracas. Considera que cursó esa carrera para que sus padres se sintieran satisfechos. Lo que aprendió en las aulas le ha permitido vender su trabajo y su carrera como DJ.

Yo siempre estuve claro con lo que quería. Cuando era chamo jugué beisbol, pero cuando empezaron las fiestas y tenía un juego a las 6:00 am o 7:00 am un sábado o un domingo, luego de la rumba, no podía jugar. Siempre tuve claro hacia dónde iba”, expresó.

Creció escuchando Black Sabbath, temas de finales de la década de los setenta y luego los temas de la disco music. También a Barry White, Frankie Valli y otros artistas con los que fue formando su oído musical. Años más tarde, empezó a mezclar música, algo que aprendió de manera autodidacta, “de lunes a lunes”, como dice Leal, en las discotecas. 

Óscar Leal, el DJ venezolano que se mantiene vigente tras más de 30 años de trayectoria

Gracias a su trabajo, pudo abrir una tienda donde vendía insumos para DJ. Hacia el final de la década de los ochenta, cuando la música de Europa y Estados Unidos se encontraba sonando en los distintos sitios nocturnos del mundo, surgió una preocupación de la familia de Óscar Leal al ver el mundo en el cual se estaba adentrando. Aunque en la actualidad sí lo hacen, no siempre recibió apoyo de ellos. Temían que cayera en las drogas y el alcohol.

“La noche es oscura, pero cuando tienes valores y principios entiendes que esto es verdaderamente un trabajo. Al comienzo uno lo ve como una ‘joda’, pero luego la realidad es otra cosa. Tuve muchos fines de semana, reuniones, cumpleaños en los que no pude estar con mi familia. Eso comienzas a canalizarlo y te das cuenta desde muy joven que es una profesión sacrificada”, indicó.

Leer más  Equilibrium: 4 de cada 10 venezolanos están de acuerdo con la despenalización del aborto
Óscar Leal, el DJ venezolano que se mantiene vigente tras más de 30 años de trayectoria

La luz de la música y la humildad de Juan Luis Guerra

En medio de la oscuridad de la noche surgen luces, no solo del espectáculo visual que acompañan al DJ, sino de las personas que le dan vida al momento. Óscar Leal ha musicalizado varios eventos en distintos ámbitos, como en la moda, junto a las firmas de Ángel Sánchez, Tommy Hilfiger y Carol Ginter. 

Ha sido telonero de cantantes como: Britney Spears, Justin Bieber, Elton John, Kyle Minogue, Ricky Martin, Bon Jovi y Andrea Bocelli, y otros DJ como David Guetta, Alesso y Avicii. De todos los artistas con los que ha compartido tarima, uno captó su atención.

Dentro de la humildad que pueden tener todos los artistas, el que más me impresionó fue Juan Luis Guerra. Yo estaba en una boda mezclando y teníamos 45 minutos cada uno. El dueño de la fiesta le comentó que siguiera; tocó por 1 hora y 30 minutos aproximadamente. Cuando se bajó de la tarima, me tocó la puerta y me pidió disculpas. Ese es el gran artista con el que todos crecimos”, recuerda Óscar Leal.

En su paso fuera de Venezuela, se ha presentado en más de 35 ciudades de Estados Unidos. Al igual que en España, Países Bajos, Israel, países de Medio Oriente, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Argentina e Italia. El público español ha sido el más receptivo con su trabajo, además del venezolano.

La primera vez que se montó sobre el escenario en el Poliedro de Caracas frente a 10.000 personas, le temblaban las manos. Eso es algo que lo ha impulsado a dar lo mejor de sí en cada evento. Su público puede ser de unas cientos de personas, hasta llegar a las 18.000 o 20.000 personas, situación que califica como “indescriptible”. La sensación de cuando corean los temas que se están mezclando inspiran a Oscar a continuar puliendo su arte.

Óscar Leal, el DJ venezolano que se mantiene vigente tras más de 30 años de trayectoria

“El show debe continuar”

No todos los momentos han sido de logro para el DJ venezolano Óscar Leal. Un momento crítico en su vida y su carrera profesional fue cuando murió su mamá hace siete años. Ese día estaba trabajando y, al enterarse de la noticia, dejó su computadora y audífonos para atender su duelo. La muerte ocurrió un día martes y el viernes tenía que trabajar en una boda.

Mi mamá siempre fue muy clara con lo que nosotros hacíamos. Ella hubiese dicho o querido hacer lo que yo hice en ese momento, ir a hacer el trabajo. Ellos no tenían la culpa que mi madre hubiese muerto. Ella decía: ‘El show tiene que continuar’”, recordó en medio de la nostalgia.

De su infancia conserva buenos recuerdos. Carga con ellos a los países donde va, además de sus instrumentos de trabajo y unas pocas cosas. Lo material sobra para él cuando abundan momentos de felicidad. De hecho, en su momento tuvo una colección de 50.000 discos de vinilo y los vendió todos porque consideró que ya era tiempo de dejarlos atrás.

Leer más  El bolívar perdió 43 % de su valor frente al dólar en solo un mes

Experiencia para alzar las manos al ritmo de la música

Para Leal, ser DJ implica ejercer una labor compleja que lleva a cualquiera a sacar el lado bueno de los malos momentos. La música ayuda a sanar y él tiene claro eso. Cuando tiene presentaciones en distintos países, se prepara para saber qué canciones lideran las carteleras en esos lugares, de manera que pueda captar la atención de su público.

Sobre el venezolano, dice que no baila hasta que está “prendido”. Gracias a su trayectoria, pudo aprender a descifrar a la gente, cuando empieza a moverse y a disfrutar del ambiente. Es un proceso progresivo que solo se logra “calentando” a las personas, ya que no todos salen a bailar con la primera canción.

Antes de cada evento, Leal da una vuelta para saber qué público tiene. A su juicio, hacer eso, “es la ley básica de todo DJ”. Explica que no deben “empujarse” los temas propios, pues la idea es que la gente disfrute no solo de la música, sino también del espectáculo que incluye, en la mayoría de los casos, efectos visuales y auditivos.

Óscar Leal, el DJ venezolano que se mantiene vigente tras más de 30 años de trayectoria

En los últimos años Óscar Leal se ha dejado llevar por la experiencia y en cada evento no prepara nada más que la música con la que trabajará, pues sus mezclas las hace en vivo. Así, en el mejor de los casos, logra captar la atención, la energía de la gente y los lleva a disfrutar de un momento que queda en su memoria y en la de quienes escuchan su música.

Ahora que está cosechando los logros de décadas de trabajo, espera ver surgir a nuevas generaciones de DJ, trabajar junto a ellos e intercambiar experiencias. “No quiero que me vean como un señor, soy un pana más”. De momento, no tiene previsto retirarse y se mantiene activo, con audífonos y consola en mano, para los proyectos que vienen para su vida de ahora en adelante. “Moriré como muchos, amando lo que hago y viviendo de lo que sé hacer”, concluye Óscar Leal.

Noticias relacionadas