• La cultura popular está llena de historias que apuntan hacia futuros distintos, algunos brillantes y modernos, otros más bien distópicos. Muchas se ambientan en el siglo XXI, en años que ya pasaron en realidad. En este 2023 se supone que ocurrieron varios hechos ficticios, desde purgas hasta batallas superheroicas

Mientras el mundo se prepara para recibir el año 2024, muchos analizan todavía el legado que dejó el 2023 para la historia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó  el final de la emergencia sanitaria por el covid-19, poniéndole fin a una pandemia de tres años que hizo a la década comenzar de una forma casi distópica. 

Sin embargo, en ese lapso surgieron diferentes avances tecnológicos como el desarrollo de inteligencias artificiales capaces de crear contenido, supercomputadoras, la paulatina normalización de los autos eléctricos y el turismo espacial llevan a pensar que, comparados a como era el mundo a principios de los años 2000, actualmente se vive una realidad futurista que supera ya a varias obras de ciencia ficción del pasado.

Basta ver la forma en que décadas atrás se veía el pasado para ver cuánto ha avanzado la humanidad. Algunos inventos que antes existían en la imaginación de artistas y escritores hoy son tan reales como un smartphone o un asistente virtual. Bien convertidos en predicciones o en ideas descartadas para nuestra realidad, son reflejos de las expectativas que se tenían sobre el porvenir. 

Tal es la importancia que tiene para la cultura, que en 2021 la Conferencia General de la Unesco declaró el 2 de diciembre como el Día Mundial de los Futuros. Esto con el fin de incentivar la búsqueda de “nuevas visiones relacionadas con el multilateralismo y enfoques de los futuros que contribuyan al diseño de políticas inclusivas y resilientes”.

En el caso de 2023, a pesar de no ser particularmente un año que despertara interés para muchos autores futuristas, quedó plasmado en varias obras de ficción que se ambientan allí. La mayoría provienen de pasados no tan lejanos, por lo que retratan contextos que, dentro de la construcción de sus propios mundos, todavía guardan algunas semejanzas a la realidad contemporánea.

Leer más  ¿Cómo es la técnica 3-3-3 que mejora la concentración y aumenta la productividad?

Retrofuturismo

Imaginar el futuro: ¿cómo se veía el año 2023 para la gente en el pasado?
Dibujo de Jean-Marc Coté en 1899 sobre cómo serían las escuelas en el año 2000

Sin ser necesariamente profetas, existen varios escritores que en sus historias apuntaron al futuro. Entre ellos, los dos más destacados, como pilares de la ciencia ficción, fueron el francés Julio Verne (1828-1905) y el ruso-estadounidense Isaac Asimov (1919-1992). El primero predijo hitos de la ingeniería como la exploración del fondo del mar y el viaje a la Luna; mientras el segundo sentó las bases de la robótica y la computación cuando ambos conceptos todavía estaban en pañales.

Si bien las historias de Asimov se desarrollan miles de años en el futuro, en galaxias más allá de la existencia misma de la Tierra y el Sol, en cuentos como ¡Embustero! (1941) veía para el año 2020 el punto en que los primeros robots comenzaron a desarrollar consciencia, e incluso habilidades mentales más allá del entendimiento humano. Aunque esto no se cumplió, plantea dilemas éticos y ontológicos parecidos a los debates actuales alrededor del potencial que podrían tener las inteligencias artificiales en los próximos años.

Imaginar el futuro: ¿cómo se veía el año 2023 para la gente en el pasado?
Un auto volador en Blade Runner (1982). Foto: Cortesía

Aun así, no todas las visiones del futuro han sido tan acertadas. Dibujos como los del francés Jean-Marc Côté en 1899 aseguraban que para el año 2000 habrían “barcos voladores” impulsados por velas y ventiladores, o locomotoras capaces de trasladar edificios enteros. Algo parecido ocurrió en el siglo XX, cuando la idea de los viajes especiales llevó a muchos artistas a soñar con ciudades construidas bajo domos en Marte o las lunas de Saturno. Muchas veces este arte se caracterizaba por, a propósito o no, imaginar el futuro partiendo de la tecnología y moda de su propia época. Esto ha sido recreado por artistas modernos en movimientos como el retrofuturismo, que busca emular esta estética usando ese mismo espíritu visionario, pero a su vez con añoranza en el pasado.

A lo largo del siglo XX surgieron muchas expresiones retrofuturistas en diferentes formatos como la literatura, cómics, cine y televisión que muchas veces veían al siglo XXI desde la óptica de su realidad social. Así, en los años cincuenta y sesenta, en pleno auge del desarrollo nuclear, se esperaba un futuro utópico donde la era atómica trajera paz y prosperidad, como en Los Supersónicos. Luego, cuando la Guerra Fría amenazaba con el fin del mundo en un holocausto nuclear, las historias adquirieron un tono más distópico y pesimista, como el de películas como Mad Max (1979).

En la pantalla

El cine es quizás el medio en el cual se crearon más historias ambientadas en el año 2023. Una de las primeras referencias ocurre en la película Gemini Rising (2013). A pesar de que al momento de su estreno se ubicaba 10 años en el futuro, plantea una historia en la que una nave alienígena aparece orbitando Neptuno, y es traída a la Tierra para investigar a sus ocupantes, los cuales tienen poderes telepáticos.

Leer más  ¿El gobierno de Nicolás Maduro grabará todas las llamadas e intervendrá las redes sociales?

Por su parte, en 12 horas para sobrevivir (2014), se plantea un mundo distópico dentro del universo de La Purga. Ocurre en 2023, un año después de los sucesos de la primera película. Aquí Estados Unidos atravesó una fuerte crisis económica que llevó a la caída de los partidos Demócrata y Republicano, por lo que se ha instalado un Estado totalitario en el que si bien han mejorado problemas como el desempleo y la inseguridad, la brecha entre ricos y pobres se acentuó.

En este sentido, la purga anual, más que un evento en el que la gente deja llevar sus más oscuros delirios libremente, sirve como una oportunidad en las clases adineradas promueven limpiezas poblacionales en los estratos bajos. Ante esta situación, comienza a surgir un grupo de resistencia que se opone a este sistema, y que en la que anticipan realidades que ya eran preocupantes para el año de estreno de la cinta, como la violencia producida en el posterior gobierno de Donald Trump entre movimientos como el Black Lives Matter, y grupos de ultraderecha como los Proud Boys.

Imaginar el futuro: ¿cómo se veía el año 2023 para la gente en el pasado?
The Last of Us (2023). Foto: Cortesía

Otra distopía popular ocurre en la serie de HBO Max, The Last of Us, que no solo está ambientada en 2023, sino que también se estrenó ese mismo año. A diferencia del videojuego que adapta, que transcurre en 2033, la serie emplea un recurso interesante al situarse en el presente, pero alterando los acontecimientos del pasado. 

Leer más  Buenas prácticas en las apuestas y casinos: ¿qué se debe evitar en este ámbito?

Así, la proliferación de un virus mortal en el 2003 hace que gran parte de la historia reciente no haya ocurrido. Esto hace que gran parte de la tecnología, vehículos y referencias culturales quedaran estancadas. También le permitió a los guionistas relacionar ese presente alterno con el real, abordando las experiencias de la pandemia de covid-19 y temas sociales contemporáneos.

Universos de superhéroes

Imaginar el futuro: ¿cómo se veía el año 2023 para la gente en el pasado?
Avengers: Endgame (2019). Foto: Cortesía

Sin habérselo propuesto, Marvel situó dos acontecimientos importantes de sus universos cinematográficos el mismo año. El primero corrió a cuenta del estudio 20th Century Fox, como parte de la franquicia de X-Men. En Días del futuro pasado (2014), 2023 transcurre en un mundo postapocalíptico en el que los Centinelas, robots orgánicos diseñados para cazar mutantes, han dejado varios países en ruinas y llevado a esa raza al borde de la extinción. 

Sin grandes despliegues tecnológicos, esta primera mitad crea una clásica distopía totalitaria, en la que la única esperanza de los X-Men es enviar la mente de Wolverine a su cuerpo en el año 1973 para evitar que todo esto ocurra. Al jugar con la continuidad del tiempo, sirvió para que la franquicia pudiera reiniciarse con nuevos actores para su secuela, X-Men: Apocalipsis (2016).

Pero el acontecimiento más importante para los fanáticos ocurrió del lado de Disney, con el Universo Cinematográfico de Marvel Studios (UCM). Hasta entonces, todas sus películas se habían desarrollado en el presente real, hasta el año 2018, cuando se estrenó Avengers: Infinity War. Su secuela inmediata, Avengers: Endgame, se estrenó en 2019 y retoma los acontecimientos de la primera parte, aunque cinco años después.

Imaginar el futuro: ¿cómo se veía el año 2023 para la gente en el pasado?
Eternals (2021). Foto: Cortesía

El inicio de la película muestra la evolución del mundo tras el chasquido de Thanos, que desapareció a la mitad de la población. Curiosamente, allí se mencionan temas como el apoyo ante la pérdida de seres queridos o la forma en que la naturaleza recupera espacios urbanos abandonados por el hombre, apenas un año antes de la pandemia de covid-19. 

Los acontecimientos de Endgame, que marcaron un antes y después en el UCM dentro y fuera de la pantalla, repercutieron en producciones posteriores. La cinta Eternals (2021) ocurre apenas unos meses después de la batalla final entre Thanos y los Vengadores. También en algunos hechos vistos en series para Disney Plus, como Wandavision (2021) y Hawkeye (2021). Actualmente las historias del UCM transcurren en el año 2026.

Leer más  ¿Realmente es seguro usar el navegador en modo incógnito?

El futuro que ya ocurrió

Imaginar el futuro: ¿cómo se veía el año 2023 para la gente en el pasado?
Volver al futuro. Foto: Cortesía

La cultura popular estuvo marcada por películas que en su momento representaron el ideal del futuro cercano. Sin embargo, muchas de ellas ya fueron superadas por el propio paso del tiempo, como la reconocida cinta Volver al futuro (1985). Marty McFly viajó el 21 de octubre de 2015 para encontrarse con su versión adulta. Eso ocurrió hace ya ocho años, sin tener patinetas voladoras como predecía la cinta.

Blade Runner (1982) otro clásico que definió la estética retrofuturista conocida como ciberpunk, ocurre en el año 2019. Para ese entonces, mostraba un futuro de colosales edificios llenos de luces de neón y hologramas que quizás se puedan parecer a los de algunas ciudades asiáticas modernas, pero aún lejos de tener replicantes y autos voladores. Su secuela de 2017 vuelve a poner lejos la vara, apuntando ahora al año 2049.

Pero no todas menciones del futuro vienen englobadas dentro de la ciencia ficción. Algunas pueden ser más sutiles como en la serie de Disney Channel Zack y Cody, gemelos en acción. En el episodio 14 de su primera temporada, emitido en 2009, los hermanos intentan pedir una reservación en un exclusivo restaurante de comida italiana. La recepcionista se burla de ellos, diciéndoles que solo los puede agendar para el 16 de noviembre de 2023. Cuando la fecha por fin llegó, las redes sociales se llenaron de chistes sobre la escena, preguntándose si los gemelos habrían tenido su cena de lujo, 15 años después.

Noticias relacionadas