• Prepárate para divertirte sin resaca | Ilustración: Matt Chase / Fotografías: Shutterstock

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota 4 Tips for Booze-Free Holiday Fun, original de The New York Times. 

Detente por un momento y visualiza una celebración. ¿Cómo la imaginas?

Cuando Priya Parker, autora de The Art of Gathering: How We Meet and Why It Matters (el arte de los encuentros: cómo reunirnos y por qué es importante), me pidió hacer eso, mi mente imaginó una botella desbordante de champán y copas chocando. “El alcohol se ha convertido en un símbolo de las festividades”, dijo Parker. Desde el vino en la fiesta de la oficina hasta el imprescindible espumoso en Nochevieja, beber pareciera que está indiscutiblemente vinculado a la alegría de las vacaciones.

Es por eso que decir “no” cuando se trata de beber alcohol puede provocar reacciones incómodas, comentó Millie Gooch, fundadora de Sober Girl Society, una comunidad en Gran Bretaña que organiza eventos libres de alcohol. Cuando rechazo una bebida, por ejemplo, me preguntan si estoy embarazada, como si esa fuera la única salida aceptable para las mujeres de mi edad. Decir “no” también te expone a una mayor presión de grupo. Todos hemos encontrado al fiestero que utiliza la frase “una copa nunca le ha hecho daño a nadie”.

Leer más  Cuánto cuestan los alquileres de los locales comerciales en Caracas

A veces la gente reacciona como si “estuvieras rechazando la celebración, y no solamente al alcohol en sí”, indicó Gooch. “Es como si estuvieras diciendo ‘No, no quiero celebrar la Navidad’, así es como mucha gente lo percibe”.

Ya seas un “sobrio curioso”, estés en recuperación de la adicción, te abstengas por razones de salud o religiosas, o simplemente no tengas ganas de beber, las vacaciones pueden sentirse como un campo minado, detalló Pete Vernig, psicólogo y vicepresidente de servicios de salud mental en los centros de rehabilitación Recovery Centers of America. Pero con algo de planificación, una temporada divertida y libre de alcohol es factible, agregó. “Ahora es el momento de pensar en ello, en lugar que dentro de un par de semanas”, dijo Vernig.

Prueba con estas ideas

Practica decir “no”

Practicar lo que vas a decir cuando te ofrezcan una bebida es clave, dijo Vernig.

Leer más  ¿Cuánto cuestan los vehículos nuevos Toyota y Chery en Venezuela?

Gooch sugiere decir algo vago pero decidido sobre por qué no estás bebiendo, algo así como “simplemente ya no me beneficia” o “no tengo ganas hoy”. Otros pueden sentirse más cómodos proporcionando una razón específica para abstenerse, como tener que conducir a casa o tener que pararse temprano al día siguiente.

“Si vacilas, o si estás un poco inseguro de tu respuesta, la gente lo verá como una oportunidad para presionarte”, aseguró.

Acepta el falso Negroni

En los últimos años, los bares y marcas de bebidas han comenzado a ofrecer alternativas creativas sin alcohol, como el vino caliente sin alcohol, las margaritas sin alcohol y otros cócteles. Esto significa que aún puedes disfrutar de algo delicioso para saborear, y una bebida que tiene suficientes mezclas como para que no necesites dar explicación de lo que estás tomando si no quieres.

Acepta el FOMA

“Al contemplar socializar sin alcohol, puede surgir lo que llamo FOMA (fear of missing alcohol): miedo a perderse el alcohol”, detalló Ruby Warrington, autora del libro Sober Curious (curioso sobrio, en español) y conductora de un podcast del mismo nombre. “Estás tan acostumbrado a que el alcohol sea una especie de lubricante social que te permite relajarte y aliviar tu ansiedad social, que la idea de no tenerlo en esas situaciones puede ser realmente aterradora”.

Leer más  Seniat extendió el plazo para cancelar el ISLR: ¿hasta cuándo se puede hacer el pago?

Recordar los beneficios de no beber, como evitar la resaca y el bajo estado de ánimo al día siguiente, puede ayudar a reducir parte de esa ansiedad, comentó. Otra cosa que puedes tener en cuenta: según algunas investigaciones, beber puede no ayudar directamente con la ansiedad social tanto como uno podría creer.

En última instancia, la única forma de combatir el FOMA, dijo Warrington, es arrancarse la tirita y hacer lo que te preocupa de todos modos: “Tan a menudo la gente se da cuenta, y yo lo experimenté en mi propia vida, de que en realidad es mucho más fácil divertirse sin alcohol de lo que pensabas”.

Las personas asocian el alcohol con la diversión debido a cuántas veces ambas cosas podrían haber ido de la mano, señaló Vernig, como comidas llenas de risas con amigos. Pero “el alcohol no es lo que hace que esos momentos sean divertidos”, dijo. “Lo que los hace divertido es poder pasar tiempo con las personas que te importan”.

Leer más  1 de cada 8 personas en el mundo padece de obesidad

Encuentra otros tipos de diversión

“Sea cual sea tu preferencia de bebida, lo que buscamos es conexión, alegría y cierta cantidad de escape del día a día”, señaló Parker. “Y hay muchas maneras de encender la alegría”. Por ejemplo, cantar, ya sea villancicos o karaoke, se sabe que promueve la unión social, mientras que algo físico, como el patinaje sobre hielo, puede mejorar tu estado de ánimo sin necesidad de bebidas alcohólicas.

Y no te olvides de la alegría que puedes obtener de los dulces, dijo Warrington.

“Esta es la época del año para decir, ‘Sí, voy a disfrutar de todos los postres'”, señaló. “No te castigues si quieres más helado, simplemente disfrútalo”.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas