• Expertos en todo el mundo continúan trabajando en elaborar métodos exitosos para tratar los diferentes tipos de esta enfermedad

En los últimos meses, se han dado a conocer varios aportes de la comunidad científica para el tratamiento contra el cáncer, una enfermedad que en 2020 afectó a 20 millones de personas y es la principal causa de muerte en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El organismo señala que los tipos de cáncer más comunes son el de mama, pulmón, colon, recto y próstata. Sobre este último, a mediados de 2023 autoridades sanitarias de varios países autorizaron la Darolutamida para el tratamiento de pacientes con este tipo de tumores malignos de próstata metastásico sensible a las hormonas.

La empresa farmacéutica Bayer detalló que, por su estructura química, la Darolutamida inhibe el crecimiento de las células del cáncer, bloqueando la actividad de las hormonas como la testosterona, lo que impide que las células cancerígenas crezcan y se multipliquen

Este fármaco reduce el riesgo de muerte en más de un 30 % y, desde su lanzamiento, ha sido probado en más de 30.000 pacientes.

#TeExplicamos | ¿Cuáles son los avances científicos en el tratamiento contra el cáncer?

Vacunas y píldoras 

El 14 de diciembre, las farmacéuticas Moderna y Merck informaron sobre la creación de una  vacuna experimental que, aplicada junto a un tratamiento de inmunoterapia,  ha conseguido reducir en un 49 % el riesgo de fallecimiento o recaída en pacientes en una fase avanzada de melanoma, uno de los tipos de cáncer de piel más mortales.

De acuerdo con un comunicado de Moderna, la vacuna y el tratamiento (este último conocido como Keytruda) también redujeron en un 62 % el riesgo de metástasis en pacientes en un estado avanzado de cáncer de piel, que participaron en un ensayo de tres años llevado a cabo por ambas compañías.

Leer más  Premios Oscar 2024: ¿cuáles son las nominadas a Mejor Película? 

La vacuna está elaborada con ácido ribonucleico mensajero (mRNA, por sus siglas en inglés), una molécula que tanto Moderna como Pfizer usaron en sus respectivas vacunas contra el Covid-19.

El avance en cuanto a vacunas también cubre otros tipos de cáncer como el de mama. Recientemente, investigadores estadounidenses de Cleveland Clinic indicaron que estaban trabajando en una potencial vacuna contra el cáncer de mama que mostró resultados preliminares prometedores. 

Los expertos indicaron al portal CBS News que en las pruebas no se reportaron efectos secundarios adversos ni recurrencia del cáncer en los 16 casos de mujeres que participaron en el primer ensayo clínico. 

La segunda fase del ensayo clínico está programada para iniciarse en 2024 y se espera tener la vacuna lista para el público en cinco años. 

En noviembre, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA, por sus siglas en inglés) de Reino Unido aprobó el uso de una píldora denominada Anastrozol para prevenir el cáncer de mama. 

Los ensayos recientes demostraron que el fármaco puede reducir la incidencia de cáncer de mama en casi un 50 % en mujeres posmenopáusicas y con antecedentes familiares importantes de cáncer. De acuerdo con los cálculos del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), alrededor de 289.000 mujeres podrían ser elegibles para recibir el medicamento en este país.

Inyección contra el cáncer

La MHRA también aprobó la inyección de atezolizumab, también llamado tecentriq, un nuevo tratamiento contra el cáncer que se administra en siete minutos y no en 30 minutos, tiempo estimado para los fármacos oncológicos intravenosos.

Leer más  Actos de discriminación en Venezuela: ¿cuáles son los casos más recientes?  

El NHS será el primero en aplicar este medicamento a cientos de personas al año. La inyección de ese medicamento se puede utilizar para tratar diferentes tipos de cáncer como el de pulmón, seno, hígado y vejiga, según informó el diario británico The Guardian el 29 de agosto. 

El fármaco funciona como un inhibidor de puntos de control, debido a que contribuye a que el sistema inmunitario pueda detectar y destruir las células cancerosas.

#TeExplicamos | ¿Cuáles son los avances científicos en el tratamiento contra el cáncer?

Nueva tecnología

Investigadores de la Universidad de Surrey (Reino Unido) desarrollaron nuevos materiales para detectores flexibles de rayos X usados para la radioterapia en el tratamiento de cáncer y los escáneres de los aeropuertos. 

El estudio, publicado en la revista Science Advances en noviembre de 2023, señala que los actuales detectores de rayos X se fabrican con materiales pesados y rígidos como el silicio o el germanio, mientras que los nuevos detectores flexibles son livianos y moldeables. 

Esto significa que pueden moldearse en torno a los objetos escaneados para mejorar la precisión de las exploraciones, además de ser más económicos. Además, según el estudio, el nuevo detector podría conducir a técnicas nuevas y más seguras para administrar radioterapia, realizar mamografías y radiografías.

Por otra parte, el Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (I3M) de España realiza actualmente pruebas de una nueva tecnología en el Centro de Láseres Pulsados de Salamanca para conseguir altas dosis de radiación ultrarrápida contra el cáncer que ayuden a reducir los efectos negativos de la radioterapia.

Leer más  AN entregó ante el CNE propuesta para el cronograma de elecciones presidenciales en Venezuela

El proyecto multidisciplinar, liderado por científicos españoles de distintas instituciones especializadas, está dirigido a abrir vías hacia un modelo terapéutico eficaz y controlado de radioterapia flash de protones. Se trata de un tratamiento basado en administrar dosis rápidas de radiación en una fracción de segundo para impactar en las células vivas afectadas por tumores.

Implementación de la inteligencia artificial

En 2023 se conoció que Google y el Departamento de Defensa de Estados Unidos, conocido como el Pentágono, colaboran en el desarrollo de un prototipo de microscopio de realidad aumentada, denominado Augmented Reality Microscope (ARM).

Esta herramienta utiliza la inteligencia artificial (IA) para agilizar la detección de células cancerosas y patógenos. Según la investigación, el ARM se asemeja a un microscopio tradicional, sin embargo, en su interior emplea algoritmos de visión que superponen indicadores visuales en tiempo real y los ajustan a objetivos específicos de evaluación.

Al colocar una muestra en el microscopio, la inteligencia artificial es capaz de identificar la ubicación del cáncer, resaltándola con una línea verde brillante que los patólogos pueden observar tanto a través del ocular como en un monitor externo. 

La IA tambien proporciona información sobre la gravedad de la enfermedad y genera un mapa de calor en blanco y negro que muestra los límites del cáncer de forma pixelada.

Los científicos de Venezuela también han avanzado en los procesos para la detección del cáncer. El presidente de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), Cono Gumina, anunció que la clínica de prevención del cáncer de la organización incorporó un avanzado videoendoscopio impulsado por la inteligencia artificial (IA).

Gumina resaltó la importancia de este avance para el país, debido a su contribución en la detección temprana del cáncer de colon. “La inteligencia artificial nos ayuda un poco a detectar esas lesiones que a veces pasan desapercibidas con los estudios actuales, que son aproximadamente en un 30 %”, indicó en una entrevista para Unión Radio el 4 de septiembre.

Leer más  Reconocieron la aorta como un órgano independiente del cuerpo humano

En este sentido, hizo un llamado a todas las personas mayores de 45 años de edad en Venezuela a someterse a un despistaje de cáncer de colon, dado el aumento en su incidencia y mortalidad en el país y en el mundo.

Tasa de mortalidad disminuye

Los avances en cuanto a pruebas de detección temprana con nuevas tecnologías y diferentes tipos de tratamiento permiten que la incidencia de muertes en el mundo por tumores malignos se reduzca considerablemente.

En enero de 2023, Bloomberg reseñó que aunque todavía no existe una cura para el cáncer, hay mejoras en cuanto a  su prevención y tratamiento. Según un análisis de la Sociedad Americana del Cáncer, Estados Unidos avanzó sustancialmente en la batalla contra el cáncer, reduciendo el número de muertes por esta enfermedad en un 33 % desde 1991. 

El organismo indicó que los datos reflejan que se han evitado 3,8 millones de muertes por cáncer y que la tasa de supervivencia de 5 años en todos los tipos de cáncer ha aumentado del 49 % a mediados de la década de 1970 al 68 % para alguien diagnosticado entre 2012 y 2018.

Otros países como Colombia y España también han detectado una reducción en la tasa de incidencia de esta enfermedad debido a la detección temprana y a los tratamientos eficaces.

Noticias relacionadas