• Durante la jornada del 8 de enero se reportaron incendios de vehículos y secuestros de funcionarios policiales | Foto: EFE

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, decretó estado de excepción el 8 de enero, el primero desde que comenzó su mandato el 23 de noviembre de 2023, tras una serie de motines en al menos seis cárceles del país, que implicaron el secuestro de guardias penitenciarios y quema de colchones.

“Acabo de firmar el decreto de estado de excepción para que las Fuerzas Armadas tengan todo el respaldo político y legal en su accionar”, aseguró Noboa en un mensaje a través de Instagram.

El estado de excepción permitirá la actuación de las Fuerzas Armadas ecuatorianas, en apoyo a la Policía, para el control de los centros carcelarios, como ya lo han hecho ocasiones anteriores.

El mandatario ecuatoriano agregó que ha dado “instrucciones precisas” a los mandos militares y policiales para que intervengan en el control de las cárceles.

“Lo que vivimos (el 8 de enero en las cárceles) es una muestra de que las cosas deben cambiar en el país y que las leyes que tenemos no son suficientes para vivir en paz”, remarcó Noboa. Propuso ir a una consulta popular sobre temas relacionados, en su mayoría, con seguridad y la vuelta de los juegos de azar.

Leer más  ¿Qué es Coyote, el virus troyano que tiene en alerta a los bancos de Brasil?
¿Por qué el presidente de Ecuador decretó estado de excepción?
EFE/FUERZAS ARMADAS DE ECUADOR

Los responsables, según el gobierno de Ecuador

El mandatario culpó a las bandas del narcotráfico, el sicariato (asesinatos por encargo) y el crimen organizado de estar detrás de la crisis carcelaria que se ha instalado en el país desde hace algunos años.

Y aunque no nombró a alguno en específico, dijo que algunos gobiernos anteriores recibían de estas bandas dictados de qué hacer, por lo que la situación de motines registrada el 8 de enero es el resultado de la acción decidida de su gobierno para recuperar el control de las prisiones.

“Nosotros no vamos a negociar con terroristas y el gobierno trabajará para devolver la paz a todos los ecuatorianos”, subrayó el jefe de Estado.

Reacciones después del decreto de estado de excepción 

Durante la noche del 8 de enero, tres vehículos fueron incendiados en la provincia costera de Esmeraldas y en la andina de Pichincha en una jornada en la que se decretó el estado de excepción, con toque de queda, tras los incidentes registrados en unas seis cárceles de Ecuador.

Las autoridades reportaron varios ataques en distintos puntos del país tras el anuncio del estado de excepción del gobierno de Daniel Noboa, señaló la televisión Ecuavisa.

Uno de los vehículos fue incinerado en la ciudad de Esmeraldas cerca de las 6:30 pm, en una gasolinera en el sur de la ciudad.

Leer más  Foro Penal contabilizó 264 presos políticos en Venezuela

“Delincuentes arrojaron un explosivo a un vehículo que cargaba gasolina. Sus llamas pudieron ser aplacadas”, detalló el medio ecuatoriano.

Otro incidente ocurrió en la vía a la playa de Tonsupa, pero se desconocen más detalles del suceso. Además, delincuentes arrojaron durante la tarde del lunes un artefacto explosivo cerca del Comando Subzonal de Esmeraldas.

Por otra parte, la Policía informó de que, en el sur de Quito, en San Luis de Chillogallo, se registró un vehículo incinerado. “En su interior se encontraron dos cilindros de gas”, detallaron.

“No existen víctimas, únicamente daños materiales”, agregó la Policía.

¿Por qué el presidente de Ecuador decretó estado de excepción?
EFE/FUERZAS ARMADAS DE ECUADOR

Agentes secuestrados

La Policía informó de que, durante la noche del 8 de enero, en la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) Wilson Franco, en la ciudad de Machala, se produjo el secuestro de tres servidores policiales, quienes se encontraban de turno en el lugar.

Así mismo, en Quito, capital de la provincia de Pichincha, un servidor policial fue secuestrado en la UPC Llano 1, por tres antisociales que conducían un vehículo polarizado y sin placas, indicó la Policía en su cuenta de X (Twitter).

Leer más  Crearán el primer santuario de fauna marina en Venezuela: ¿en qué estado estará ubicado?

Previamente, el comandante de la Policía en la capital, Wilson Pavón, aseguró el 8 de enero, a los medios de comunicación, que se ha recuperado la tranquilidad en un centro de privación de Quito, conocida como Cárcel de El Inca, donde un grupo de reos incendió varios colchones.

Pavón explicó que en una primera instancia, en ese centro se ha recuperado “la tranquilidad y el orden”, y que una segunda fase supone una requisa en las celdas, para continuar con una tercera etapa de recuento de reos para verificar que ninguno haya escapado.

El jefe policial dijo que en la mañana, después de que se emitiera la alerta de motín, la Policía capturó a un reo que intentaba fugarse. Mencionó que en la operación policial no se registraron enfrentamientos.

El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad (SNAI), la unidad carcelaria del Estado, informó que en otras cinco prisiones los reos habían retenido a guardas penitenciarios, aunque no ha informado del número de agentes tomados por los reclusos.

Esas acciones de fuerza se habían registrado en cárceles de las provincias de El Oro, Loja, Chimborazo, Cotopaxi y Azuay.

Leer más  Derrumbe en la mina Bulla Loca: sobrevivientes relataron sus experiencias

Despliegue policial

Las Fuerzas Armadas de Ecuador, en un mensaje por redes sociales, informó que se desplegó a escala nacional “personal, equipo y medios logísticos para realizar operaciones militares de seguridad en los diferentes Centros de Privación de Libertad del país”.

¿Por qué el presidente de Ecuador decretó estado de excepción?
Foto: EFE

Los incidentes carcelarios del 8 de enero coincidieron con las acciones de búsqueda de José Adolfo Macías Salazar, alias Fito, líder de una banda conocida como Los Choneros, considerada una de las  más peligrosas del país, con presuntos nexos con carteles mexicanos y que aparentemente se fugó de una cárcel en la provincia de Guayas.

El secretario general de Comunicación de la Presidencia, Roberto Izurieta, aseveró que, con unos de 3.000 policías y militares continuaban la operación de búsqueda en el interior de la cárcel donde estaba recluido. Describió al delincuente con características “sumamente peligrosas, con actividades que tienen características de terrorismo”.

Consultado en un telediario sobre el día de la fuga de Fito, Izurieta comentó que “lo más probable” es que se filtró información y que fue “cuestión de horas” antes de iniciar un operativo en la cárcel de Guayas, el domingo 7 de enero, cuando descubrieron que el prisionero no estaba en su celda.

Noticias relacionadas