• Investigaciones científicas han comprobado que varias hormonas se activan en el organismo de una persona cuando siente atracción hacia otra

Varios estudios científicos han demostrado que el enamoramiento activa hasta diez áreas cerebrales diferentes: el núcleo accumbens, el centro del placer, el lóbulo prefrontal y el córtex del cíngulo anterior son algunos de ellos, y todos están relacionados con las sensaciones de atención, placer y recompensa.

La química también juega un papel fundamental en el enamoramiento, por ejemplo cuando una persona comienza a sentir atracción por otra persona se activan hormonas como la dopamina, conocida como la mensajera del placer. 

Además, se libera oxitocina con el contacto físico lo que fortalece el vínculo entre dos personas, mientras que la vasopresina y la testosterona modulan la atracción y la respuesta sexual, lo que intensifica la conexión física.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience, la dopamina regula la motivación y la euforia, mientras que la serotonina mejora el estado emocional, dos hormonas presentes en la etapa de enamoramiento. 

Leer más  La FDA ordenó el retiro de dispositivos cardíacos por riesgo de obstrucción

También revela la investigación que hombres y mujeres experimentan el amor de forma distinta, ya que las áreas cerebrales relacionadas con la empatía, la confianza y la conexión emocional se disparan en las damas, mientras que en los caballeros se observa una mayor actividad en áreas relacionadas con la recompensa y la motivación sexual.

Día de los enamorados: amores en tiempos de pandemia
Pixabay

El estudio agrega que en la forma de sentir los cambios al estar enamorado inciden también las experiencias, la cultura y la personalidad.

El amor como necesidad fisiológica

La neurobióloga Helen Fisher detalló en sus libros Por qué amamos, Anatomía del amor y La ciencia del amor, que el amor en los seres humanos es una necesidad fisiológica, es decir, es el resultado de la combinación de actividad cerebral y hormonas.

“Amamos porque, hace millones de años, nuestros antepasados necesitaban este flujo cerebral, estos impulsos y sentimientos para dirigir su cortejo, apareamiento, reproducción y paternidad. El impulso del amor está profundamente imbricado en el cerebro humano, es un instinto y también el resultado de un flujo químico en el cerebro”, explicó Fisher en una entrevista para el medio El Mundo el 27 de enero. 

Leer más  Blancorexia: ventajas y riesgos del blanqueamiento dental

El cardiólogo argentino Mario Boskis explicó a Infobae que diversos estudios se han realizado para descubrir si existe un sustrato bioquímico que explique los efectos del enamoramiento en el cerebro y las conclusiones coinciden en que varias hormonas y neurotransmisores son los responsables de generar la pasión por otra persona.

Cambios en los enamorados

Silvia Folgar, neuróloga argentina, describió al mencionado medio que las reacciones químicas, hormonales y de neurotransmisores que se ponen en funcionamiento en el enamoramiento producen una serie de cambios en el organismo de los enamorados.

Un estudio reveló el papel de la “hormona del amor” en la recuperación de un infarto
iStock

“Los estadios tempranos del amor pueden inducir estados de euforia y sensación de bienestar, que se asocian a la liberación de dopamina en el cerebro. Existen estudios hechos con técnicas de resonancia magnética funcional, que pueden mostrar en imágenes, la activación de diferentes áreas del cerebro, ante determinados estímulos”, indicó la doctora Folgar. 

Leer más  La OMS insta a estar atentos de la transmisión de la gripe aviar H5N1 a humanos

De acuerdo con la experta, las primeras etapas del amor inducen estados de euforia y bienestar que se asocian con la liberación de dopamina en el cerebro. Además, la activación de los circuitos cerebrales de motivación y recompensa, principalmente por la dopamina y la serotonina, es responsable de la atención enfocada en esa persona, el deseo de unión, la dependencia emocional y el aumento de energía. 

El corazón es otro órgano que siente los cambios durante el enamoramiento de una persona. De hecho, cuando se le pregunta a una pareja dónde se siente el amor, la mayoría responderá que en el pecho. 

Esto se debe en gran medida a la influencia de la oxitocina en el músculo que bombea la sangre, lo que da la sensación de que late más rápido al estar con la persona que se ama. 

Leer más  ¿La banda de rock alemana Rammstein se presentará en Caracas en diciembre de 2024?
Día del Amor y la Amistad, el origen de la celebración que conmemora a San Valentín
Pixabay

“Un reciente trabajo, publicado por investigadores de la Universidad de Michigan, señaló que la oxitocina es capaz de activar mecanismos de reparación en células miocárdicas, generando nuevas. Otros estudios la relacionan con la capacidad de actuar benéficamente sobre los procesos que generan inflamación de las arterias y del músculo cardíaco”, mencionó el doctor Boskis.

Incluso, señaló un estudio publicado por la revista British Heart Journal que refuerza esta hipótesis. La investigación demostró el efecto benéfico en la salud cardiovascular de las personas en pareja.

“El estado civil podría ser un indicador de riesgo de enfermedad cardiovascular, ya que de acuerdo a esa investigación personas solteras, divorciadas o viudas tienen más posibilidades de presentar patologías cardíacas a diferencia de quienes viven en pareja o enamorados”, concluyó el experto.

Noticias relacionadas