• Investigaciones afirman que la lenta aparición de los síntomas complica el diagnóstico de esta enfermedad ocular 

El glaucoma, una enfermedad ocular crónica que afecta el nervio óptico, es una de las principales causas de ceguera en todo el mundo y puede aparecer a cualquier edad, aunque es más común en pacientes mayores de 60 años de edad, según datos de la Clínica Mayo (Estados Unidos). 

A menudo se lo denomina el “ladrón silencioso de la vista” porque, en sus etapas iniciales, puede que no presente síntomas evidentes.

Esta condición ocular daña la visión periférica de forma gradual y, de no tratarse a tiempo, puede avanzar hacia la ceguera total. Sin embargo, lo que resulta más preocupante, según expertos, es que el glaucoma suele ser confundido con otras enfermedades oculares, lo que aumenta su dificultad en el diagnóstico temprano y tratamiento oportuno.

Leer más  ¿La banda de rock alemana Rammstein se presentará en Caracas en diciembre de 2024?

Una investigación de la Asociación Americana de Oftalmología detalló que el glaucoma es una enfermedad compleja que implica un aumento de la presión intraocular, lo que provoca daños en el nervio óptico.

Qué es el glaucoma y qué enfermedades se confunden con este padecimiento
Imagen referencial de iStock.com.

Efectos del glaucoma

-Los efectos del glaucoma resultan en una pérdida gradual de la visión que  comienza por la periferia y va avanzando hacia el centro. 

-Dado que el glaucoma puede ser asintomático en sus etapas iniciales, diversos medios especializados en salud apuntan a que es crucial realizar exámenes oftalmológicos regulares para detectarlo a tiempo.

¿Por qué es difícil detectar el glaucoma?

Una de las razones por las que el glaucoma puede ser difícil de diagnosticar es por su similitud con otras afecciones oculares. Por ejemplo, la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) y el glaucoma pueden compartir síntomas como la visión borrosa y los problemas de percepción de los colores.

Leer más  Dos formas de perder dinero al invertir en criptomonedas

Además, la catarata, una opacidad en el cristalino del ojo, también puede causar síntomas similares a los del glaucoma, como la visión borrosa y la sensibilidad a la luz.

El Instituto de Glaucoma de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), resaltó la importancia de distinguir entre estas condiciones.

Para los investigadores, es crucial realizar un diagnóstico preciso para garantizar el tratamiento adecuado. Aunque algunas señales pueden parecer similares entre el glaucoma y otras enfermedades oculares, cada una requiere enfoques terapéuticos específicos.

Leer más  Michel Gallero, mentalista venezolano: “Sorprender a las personas es maravilloso”
Qué es el glaucoma y qué enfermedades se confunden con este padecimiento
Foto: iStock.com/es.

Síntomas más comunes del glaucoma

Según datos de la Clínica Mayo (Estados Unidos), los síntomas más comunes del glaucoma son: 

-Dolor de cabeza intenso

-Dolor de ojos intenso

-Náuseas o vómitos

-Visión borrosa

-Halos o anillos de colores alrededor de las luces

-Enrojecimiento de los ojos

Diferencia con otras enfermedades

La clave para diferenciar el glaucoma de otras enfermedades oculares radica en un examen oftalmológico completo, que puede incluir pruebas de presión intraocular, evaluaciones del nervio óptico y exámenes de campo visual. 

Los avances en tecnología médica, como la tomografía de coherencia óptica (OCT) y la campimetría automatizada, han mejorado la precisión del diagnóstico del glaucoma y ayudan a los oftalmólogos a identificarlo más temprano.

Leer más  Blancorexia: ventajas y riesgos del blanqueamiento dental

“La OCT es un estudio de imágenes no invasivo que utiliza ondas de luz para obtener imágenes en corte transversal de la retina. Con este estudio, su oftalmólogo puede ver cada una de las diferentes capas que forman la retina”, explica la Academia Americana de Oftalmología en su sitio web.

Por otra parte, la campimetría es un tipo de oftalmológica que ayuda a medir el campo visual.

El tratamiento del glaucoma generalmente implica reducir la presión intraocular para prevenir daños adicionales en el nervio óptico. Esto puede lograrse mediante medicamentos, procedimientos láser o cirugía, según la gravedad del caso.

Noticias relacionadas