• De acuerdo con un reportaje de The Athletic, los Red Sox solían consultar su sala de repetición de videos para captar las señas de los lanzadores y receptores rivales en 2018, cuando conquistaron la Serie Mundial

En el ojo del huracán y salpicados por la polémica se encuentran los Astros de Houston y los Medias Rojas de Boston. Los ganadores de la Serie Mundial de 2017 y de 2018, respectivamente, son acusados de robar las señas de sus contrincantes en el momento que salieron campeones de las Grandes Ligas.

The Athletic, una página de deportes por suscripción, publicó el 7 de enero de 2020 un reportaje que indica que los Medias Rojas, presuntamente, utilizaron su cuarto de repetición de videos en el Fenway Park para espiar las señales de los lanzadores y receptores rivales en la temporada de 2018, cuando ganaron su noveno “Clásico de Otoño”.

Tres fuentes anónimas que trabajaban para el equipo de Boston en 2018 contaron al medio estadounidense que los jugadores de los Medias Rojas solían consultar estas habitaciones para decodificar la secuencia de indicaciones que emitían sus oponentes y difundir la información al dugout (banquillo). 

Acto seguido, un miembro del dugout “patirrojo” se comunicaba con un corredor en segunda base, quien hacía movimientos corporales para llevarle la información del pitcher al bateador. Y eso que usar artefactos electrónicos para espiar señas va en contra del reglamento de la Major League Baseball (MLB).

Foto: AP
“Esto es hacer trampa, porque si están utilizando una cámara para hacer zoom en la entrepierna del catcher, para romper el sistema de señales, y tomar esa información y pasarla al corredor, no tienen por qué robársela”, informó una de las fuentes a The Athletic.

En su defensa, diferentes fuentes de los Red Sox afirmaron al sitio web que esta práctica era imposible de usar durante la postemporada, debido a que la MLB tenía monitores instalados en todas las salas de repetición de video mientras se celebraban los Playoffs.

“Recientemente nos enteramos de las acusaciones que sugieren el uso inapropiado de nuestra sala de reproducción de videos. Nos las tomamos en serio y cooperaremos plenamente con Las Mayores mientras investigan el asunto”, anunció la franquicia bostoniana, que en septiembre de 2017 había sido multada por el uso de un reloj —Apple Watch— para espiar las señas de los Yankees de Nueva York en una serie.

A raíz de lo que pasó con Boston, en la Gran Carpa se implementaron nuevas reglas que incluyeron una auditoría de cámaras en el estadio y un retraso de ocho segundos en las transmisiones internas de video. Sobre esta nueva acusación, las Grandes Ligas se negaron emitir comentarios a través de un portavoz y declararon al medio que investigará la situación.

“El Comisionado (Rob Manfred) dejó en claro en un memorando (15 de septiembre de 2017) a los 30 clubes cuán en serio se tomaría cualquier violación futura de las regulaciones con respecto al uso de equipos electrónicos o el uso inapropiado de la sala de reproducción de video”, dijeron.

Foto: AP

Pero los Medias Rojas de Boston no son los únicos acusados de espionaje. De acuerdo con otra investigación de The Athletic, publicada en noviembre de 2019, los Astros de Houston robaron las señas de sus rivales mediante un mecanismo electrónico en 2017, año en el cual conquistaron su primer y único anillo de Serie Mundial.

La investigación revela que los Astros usaron una cámara ubicada en el jardín central del Minute Maid Park y así captar las indicaciones que los receptores rivales daban a sus lanzadores. Las imágenes eran proyectadas a través de un monitor, ubicado entre el dugout y el clubhouse tejano.

Mike Fiers, pitcher de los Atléticos de Oakland que vistió el uniforme de Houston desde 2015 hasta 2017 y luego el de los Tigres de Detroit, confesó al medio deportivo que hizo trampa en los compromisos de aquella campaña: usó una cámara en vivo para captar las señales del careta mientras un miembro del clubhouse golpeaba un bote de basura, y así comunicarle a los bateadores el tipo de lanzamiento que iban a recibir.

“Yo solo quiero que el juego se limpie un poco. Hay tipos (lanzadores) que están perdiendo sus trabajos, debido a que están yendo allá afuera sin saber nada. Jóvenes son bateados en las primeras entradas al abrir un partido y después se vienen abajo. En este sentido, esto es una mierda”, denunció el serpentinero derecho.
Foto: Cortesía

Además, Fiers contó que le ha informado a sus equipos sobre estas prácticas: “ Está arruinando el trabajo para los lanzadores jóvenes. Algunos están más preparados, pero  otros no. Por eso es que se lo dije a mi equipo. Tuvimos muchos chicos jóvenes con Detroit (en 2018) intentando establecerse. Yo hubiese querido ayudarlos y decirles, ‘Oigan, esto está pasando. Solo prepárense’ ” .

Luego de disputarse el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2019, los Yankees alegaron que los tejanos usaron luces parpadeantes en el Minute Maid Park y silbaron en el banquillo para comunicarse con sus bateadores.

Tras las acusaciones, la organización en la que militan los venezolanos José Altuve, Robinson Chirinos y Héctor Rondón anunció que había iniciado una investigación en cooperación con la MLB para esclarecer el caso. “No creemos apropiado emitir más comentarios sobre el particular en este momento”, destaca en el comunicado.

Foto: Getty Images

Rob Manfred, comisionado de Las Mayores, expresó en ese entonces que indagaría el caso “tan a fondo como fuera humanamente posible”. La investigación se basaba la actividad de la institución durante las últimas tres zafras, incluyendo el despido de un asistente del gerente general de Houston en 2017.

Según fuentes cercanas a esta investigación, miembros de los Astros afirmaron que el combinado tenía acceso a una transmisión en vivo con la toma del jardín central, situación que ayudaría a la decodificación de señas. Sin embargo, declinaron que se haya instalado una cámara especial con ese propósito.

Al final, las Grandes Ligas suspendieron por un año a Jeff Luhnow y A.J. Hinch, presidente y manager de los Astros, respectivamente, y fueron destituidos de sus puestos. Además, el equipo fue multado por 5.000.000 de dólares y perderá los picks de primera y segunda ronda del draft de 2020 y 2021.

De acuerdo con reportes de la prensa estadounidense, no habrá sanciones para los peloteros. Sin embargo, Alex Cora, piloto de los Medias Rojas, quien casualmente fue coach de banca de Houston en 2017, también fue despedido de su cargo y se estima que recibirá un castigo severo. Incluso, se habla de una sanción de por vida.

Noticias relacionadas