Es dudoso. Con la llegada del coronavirus de Wuhan (Covid-19) a Venezuela se ha reforzado la información de que esta epidemia no soporta temperaturas iguales o superiores a los 26 o 27 grados. Sin embargo, todavía no existe ningún estudio concluyente de que esto sea cierto.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) del Departamento de Salud de Estados Unidos señalan que “aún se desconoce si el tiempo y la temperatura afectarán la propagación del Covid-19 ”. De igual forma, reconocen que falta “mucho por aprender” sobre la pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) especifica que esta cepa de coronavirus puede transmitirse en climas cálidos y húmedos, muestra de ello es que ya se encuentra presente en toda América Latina y ha llegado también a África.

El organismo recuerda que “independientemente del clima, adopta medidas de protección si vive o viaja a un área que reporta Covid-19. La mejor manera de protegerse contra el Covid-19 es limpiarse las manos con frecuencia”.

Leer más  Países pidieron al Consejo de Derechos Humanos de la ONU renovar el mandato de la Misión de Determinación de los Hechos  en Venezuela 

Versiones encontradas

Un artículo publicado el 10 de marzo por la Red de Investigación en Ciencias Sociales (SSRN por sus siglas en inglés) sobre cómo influye la temperatura y humedad en la transmisión del Covid-19 recoge una investigación donde se evaluó el número de contagios de este virus en 100 ciudades en China.

En el texto, concluyen que “la alta temperatura y la alta humedad reducen significativamente la transmisión de la influenza”.

Falta de consenso. Hasta los momentos, los expertos que se han pronunciado tienen diferentes opiniones sobre esos datos.

En Venezuela, los rumores sobre este tipo de información se esparcen rápidamente mediante redes sociales o cadenas por WhatsApp, lo que crea un ambiente de incertidumbre, dudas y falsas expectativas sobre posibles soluciones para contrarrestar la transmisión del coronavirus.

Por lo tanto, es necesario siempre consultar información de fuentes confiables como la Organización Mundial de la Salud y las autoridades sanitarias.