• La desaparición de la periodista Carol Romero mientras hacía cobertura de una protesta por escasez de combustible es parte de una larga lista de agresiones contra la prensa. En El Diario te contamos algunas de las que se han registrado este año. Foto principal: Juan Barreto/AFP

Ejercer el periodismo en Venezuela supone un reto desde hace más de 20 años, debido a la censura y las agresiones contra los medios y comunicadores sociales. Durante la cuarentena producto del Covid-19, el ataque contra los periodistas se han intensificado a pesar de que en este contexto es cuando la población busca acceder a la información. 

Algo que se ha evidenciado desde la confirmación de los primeros contagios por el virus en Venezuela, son las trabas que deben sortear los comunicadores venezolanos para poder informar, una de ellas es el abuso de poder por parte de los organismos de seguridad del Estado. 

Este jueves 04 de junio el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) informó sobre la detención arbitraria y violenta de la periodista y productora radial Carol Romero, en el kilómetro 7 de El Junquito, Caracas. 

Tras una serie de irregularidades y más de 25 horas sin conocer sobre su estado y su paradero, este viernes el SNTP informó sobre la liberación de Romero, a pesar de que el proceso de juicio en su contra se mantiene.

Antes de que Carol quedara libre, el secretario General del SNTP Marco Ruíz declaró que que de acuerdo con información que algunos funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) le suministraron a los familiares de Romero, la periodista se encontraba detenida en la comandancia de la GNB ubicada en el kilómetro 12 de El Junquito. Sin embargo, resaltó que para ese momento su abogada y su familia no habían podido verla.

Ruíz alertó que pasadas las 8:00 am Romero fue retirada de ese centro de detención, por lo cual, tanto representantes del SNTP, como la abogada y los familiares de la comunicadora social, se encuentran en los tribunales ya que creen que a Carol le estarían practicando exámenes forenses para posteriormente ser presentada.

Betty García, tía de Carol Romero, informó al SNTP que la periodista estaba grabando una protesta por escasez de combustible de los usuarios que se encontraban en la estación de servicio de esa localidad. Minutos después, dos funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) golpearon a la comunicadora social, le quitaron su dispositivo móvil y se la llevaron detenida. 

La familiar también indicó que una funcionaria de la GNB la tiró al suelo cuando intentó defender a su sobrina. García denunció que en el kilómetro 12 de El Junquito pudo reconocer a uno de los funcionarios y que cuando solicitó información sobre el estado y localización de Carol, no le dieron información. 

Más tarde, a través de un tuit, el SNTP dió a conocer que la Guardia Nacional Bolivariana pretende responsabilizarla de alterar el orden público y de agredir a los funcionarios. 

En este mismo contexto, un equipo del medio VPI fue detenido arbitrariamente en los alrededores de la estación de servicio ubicada en Chuao en el municipio Baruta este viernes 5 de junio, de acuerdo con información de Marco Ruíz y el Colegio Nacional de Periodistas.

Entre los afectados se encuentran el reportero Luis Gabriel Patiño, el camarografo, la asistente y el conductor del vehículo donde se trasladaban. Fueron abordados por funcionarios de la GNB luego de que hicieran la cubertura de la jornada de suministro de gasolina y tomaran testimonios y actualmente están detenidos en la Dirigencia de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

«Cuando ya se retiraban les cerraron el paso y los tuvieron ahí detenidos hasta que llegó una comisión de la DGCIM. Esta detención se mantiene en la misma estación de servicio en Chuao. Vamos a mantenernos atentos para evitar que sean trasladados a la sede del DGCIM, tal cual como se les amenazó», aseguró Ruíz.

Los hechos en los que resultaron detenidos la periodista Romero y el equipo reporteril de VPI no son los primeros que se registran en contra de la prensa venezolana durante este decreto de cuarentena. En El Diario hacemos un recuento sobre estas agresiones. 

El asedio a la prensa en 2020

El Observatorio de Seguimiento de Agresiones a Periodistas y Medios registró, solo durante enero y febrero de 2020, al menos 39 agresiones físicas a periodistas, cuatro detenciones arbitrarias, siete casos de hostigamiento y cinco de intimidación.

El Colegio Nacional de Periodistas (CNP) ha responsabilizado en múltiples ocasiones al régimen de Nicolás Maduro, los llamados colectivos y cuerpos policiales, de las agresiones a los trabajadores de la prensa. El organismo ha afirmado que esto se debe a una “política de Estado” y que los cuerpos de seguridad, incluyendo a los paramilitares de Maduro, atentan contra la Ley del Periodismo en Venezuela. 

El CNP indicó el 9 de marzo en un comunicado que las agresiones más graves ocurrieron en el Aeropuerto de Maiquetía el pasado 11 de febrero, cuando arribó al país el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, luego de su gira internacional. 

El segundo hecho que resaltó como grave fue el ocurrido en el barrio La Paz de Barquisimeto, estado Lara, el 29 de febrero. Ese día, Guaidó se encontraba en una movilización en la zona con los habitantes de la entidad larense.

“Los colegas periodistas y además trabajadores de la prensa fueron golpeados, asediados y perseguidos por civiles seguidores de Maduro, frente a una actitud cómplice de los organismos de seguridad del Estado; demuestran la intolerancia de quienes no creen en la libertad de prensa, ni en la democracia” comunicó el CNP en el texto. 

Asimismo, en abril de 2020 el secretario general del CNP, Édgar Cárdenas, denunció que el régimen de Nicolás Maduro busca criminalizar el trabajo de la prensa venezolana durante la época de la pandemia y en concreto señaló que se han producido al menos 28 ataques a la prensa entre el 1 y el 15 de abril. 

Con esto, son 62 los ataques sufridos por los trabajadores de la prensa en los primeros cuatro meses del año, de acuerdo con el Observatorio de Seguimiento de Agresiones a Periodistas y Medios, asociación creada por el CNP para contabilizar estos abusos. En mayo, esa cifra se elevó a 79 casos de agresiones a trabajadores de la prensa, según el CNP.

El Instituto de Prensa y Sociedad Venezolana (Ipys – Venezuela), en su monitoreo de detenciones arbitrarias en el territorio nacional, documentó que al menos 14 periodistas han sido detenidos durante la cuarentena. Estos son algunos de esos casos:

16 de marzo: Detuvieron durante 20 minutos a Kerlin Mosquera, periodista del Bloque de Armas y le rompieron su carnet identificativo. 

21 de marzo: Detienen al periodista Darvinson Rojas en su residencia en Caracas. Estuvo detenido 13 días y al momento de su aprehensión, los funcionarios del Faes se llevaron también a sus padres durante una hora. A Darvinson le imputaron el cargo de instigación pública.

24 de marzo: Fue detenida durante 30 minutos, la directora del diario La Verdad de Vargas. Al siguiente día fue citada en la Fiscalía para rendir declaraciones.

14 de abril: Arrestaron a Arnaldo Sumoza, periodista y director del canal 15 de El Sombre en el estado Guárico. Arnaldo estuvo dos días detenido y fue excarcelado con un régimen de presentación cada 60 días. 

En medio del contexto pandemia, el secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, hizo un llamado a los gobiernos del mundo a garantizar que los periodistas puedan realizar su trabajo. Por su parte, Amnistía Internacional resaltó que es urgente que los Estados no solo reconozcan la labor de la prensa en medio de emergencias, sino que además garanticen sus derechos y bienestar durante cada día de trabajo. 

Este artículo de El Diario fue editado por: Yazmely Labrador | Génesis Herrera.

Noticias relacionadas