• Un resultado incorrecto sobre una prueba de covid-19 puede conllevar un tratamiento erróneo o incluso dañino. Ilustración: Ori Toor

Esta es una traducción hecha por El Diario del artículo: What if We Worried Less About the Accuracy of Coronavirus Tests? Original de The New York Times.

La precisión lo es todo, típicamente, cuando hacemos una prueba diagnóstica. Un resultado incorrecto puede llevar a la angustia y a un tratamiento erróneo, si no dañino. Actualmente la forma más fiable de identificar una infección por coronavirus es mediante una prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR): Un hisopo, generalmente es pasado por la cavidad nasal, produce una muestra que se envía a un laboratorio especializado.

Las pruebas PCR, que pueden detectar cantidades mínimas de material genético del virus, cuestan más de 100 dólares (en Estados Unidos); en circunstancias ideales, solo tardan horas en analizarlas Pero debido a la alta demanda, la escasez de suministros y otros problemas, muchos laboratorios comerciales están tardando más de una semana en procesarlos. Esto significa que una prueba positiva a menudo llega demasiado tarde como  para permitir que los rastreadores de contacto notifiquen a los que han estado expuestos antes de que puedan a su vez infectar a otros. En estas circunstancias, el diagnóstico solo es útil para tomar decisiones personales sobre la salud y proporcionar datos sobre la tasa de infección en una comunidad.

En un informe del 21 de julio en JAMA Internal Medicine, el equipo de respuesta del Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para el Covid-19 estimó que nueve de cada 10 infecciones no están siendo identificadas, y los obstáculos para hacerse la prueba son probablemente las razones principales. Para identificar más de esos casos, muchos de los cuales pueden no mostrar síntomas obvios, dice Daniel Larremore, biólogo computacional de la Universidad de Colorado, Boulder, «necesitamos cambiar nuestra forma de pensar». Específicamente, dice, tenemos que pasar de priorizar la exactitud de los resultados de las pruebas individuales a priorizar la capacidad de un sistema de pruebas para reducir la tasa del virus en una población dada, incluso si eso resulta en más diagnósticos erróneos.

Para ver cómo podría funcionar esto en la práctica, consideremos una estrategia para aumentar la capacidad de pruebas: agrupar muestras para su análisis. Supongamos que una persona de cada 100 tiene el virus. Los encargados de las pruebas toman y etiquetan un hisopo nasal de todas esas personas; una porción de cada muestra se guarda, y el resto se agrupa con las muestras tomadas de otras nueve personas. El laboratorio realiza entonces 10 análisis, uno por cada grupo de 10 muestras. Nueve de ellos arrojarán resultados negativos, determinación que se da a los 90 miembros de esos grupos. El laboratorio vuelve a analizar cada muestra individual del grupo positivo para encontrar al miembro infectado. En total, el laboratorio ha realizado 20 análisis, en lugar de los 100 necesarios para analizar a todos individualmente.

Hasta cierto límite, diluir las muestras combinándolas con tantas otras podría dificultar la detección del virus, pero la técnica ha demostrado su eficacia en lotes de cinco para la prueba de PCR. Nebraska pudo ampliar sus suministros mediante la agrupación, excepto entre las poblaciones con altas tasas de infección, que hacen que más grupos den positivo y, por lo tanto, requieren más ensayos individuales. «Eso puede cambiar de semana en semana y posiblemente de día en día», dice Jonathan Kolstad, economista de la Universidad de California en Berkeley. «Florida, hace tres meses, podrías haber hecho grupos bastante grandes. Ahora no querrías eso».

Sin embargo, él y sus colegas señalan en un documento de trabajo publicado en julio en la Oficina Nacional de Investigación Económica, que la modelización informática podría utilizar factores como la edad, el trabajo, el código postal y las redes sociales de una persona para clasificarla por su riesgo de infección y agrupar sus muestras en consecuencia. En teoría, a medida que se eliminan más personas con el virus de la circulación entre otros, la tasa de infección disminuirá y los grupos pueden ampliarse, haciendo que las pruebas sean más eficientes. En consecuencia, el análisis de los economistas mostró que las pruebas diarias solo costarían el doble que las mensuales.

Incluso cuando se agrupan, las pruebas PCR que detectan alrededor del 98% de las infecciones y dan muy pocos falsos positivos son demasiado poco prácticas como forma de realizar pruebas regularmente a millones de personas. Debido a que es tan precisa, puede identificar rastros del virus durante semanas después de que una persona haya dejado de ser contagiosa, dice Michael Mina, patólogo de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. Pero pruebas significativamente menos sensibles podrían aun prevenir brotes, si las pruebas fueran lo suficientemente frecuentes y dieran resultados casi instantáneos.

En julio, los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Yale publicaron un estudio en la Red Abierta de JAMA que modela los escenarios de detección para los campus universitarios. Hallaron que haciéndoles exámenes a los estudiantes cada dos días con un método que detecta solo el 70% de las infecciones sería capaz de contener el virus. Sin embargo, esta conclusión dependía de una importante suposición: que los estudiantes identificados como infectados se aislaran en un plazo de ocho horas y que todos los estudiantes tomaran medidas preventivas como el distanciamiento social y el uso de máscaras en el interior. Si examinan a los estudiantes solo cuando muestran síntomas, no pueden contener los brotes.

El mismo principio también parece aplicarse en entornos menos controlados. Un grupo de investigadores, entre los que se encontraban Larremore y Mina, simularon una pequeña ciudad y una gran universidad, con el fin de modelar el efecto de las pruebas que variaban en su precisión, frecuencia y tiempo de respuesta. En un documento preliminar publicado a finales de junio, informaron de que la revisión semanal de todas las personas con pruebas que son 100 veces menos sensibles que las pruebas PCR evitaría brotes si los resultados fueran inmediatos y los casos positivos se autoaislaran. Mina está presionando para un rápido despliegue federal de pruebas en casa, lo suficientemente baratas para usarlas diariamente, que varias compañías están desarrollando.

Pero tales pruebas enfrentan obstáculos reglamentarios antes de que puedan ser producidas ampliamente. Según Dave O’Connor, otras pruebas rápidas disponibles en la actualidad podrían tener que perfeccionarse más antes de que puedan ser «operativizadas» o utilizadas eficazmente en un entorno real, como una escuela. Él y sus colegas del Laboratorio de Investigación de la Vacuna contra el SIDA de la Universidad de Wisconsin, en Madison, han estado probando lo que se denomina una prueba de amplificación isotérmica mediada por bucle (LAMP), que puede realizarse en la saliva, como parte de la iniciativa de aceleración rápida de diagnósticos del NIH. Están llevando a cabo su proyecto desde una minivan. «El primer día hicimos la prueba a cinco o seis personas», me dijo. «Hoy hemos hecho 80».

La pregunta entonces es si tal prueba de detección realmente funciona. Un informe publicado por el Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota advierte que el simple hecho de someter a prueba a una franja más amplia de la población será contraproducente a menos que «se haga la prueba adecuada a la persona adecuada en el momento adecuado» y luego esa persona tome las medidas apropiadas en respuesta.

Por ejemplo, dice Tom Friedrich, que forma parte del esfuerzo de Wisconsin, ¿se aíslan los casos positivos? «¿O descubrimos que es muy difícil que la gente modifique su comportamiento?» Si los departamentos de salud locales, que están saturados de trabajo, están «decidiendo examinar rápidamente a un grupo de personas asintomáticas sin saber si han estado expuestas o no al virus, en lugar de examinar a personas sintomáticas» -aquellas que tienen más probabilidades de representar un riesgo para los demás- «eso es un problema», dice Angela Ulrich, una de las autoras del informe de Minnesota.

Recientemente siete estados llegaron a un acuerdo para comprar conjuntamente tres millones de pruebas de antígenos, que buscan proteínas virales y arrojan los resultados en minutos. Para detectar la infección, requieren que haya más virus presente que en las pruebas PCR, pero, dice Mina, pueden ser capaces de «capturar a la gran mayoría de las personas en riesgo de propagarlo en el momento en que lo toman». Pero añade: «No significa que no vayas a ser positivo mañana o que no lo hayas sido ayer».

Para filtrar suficientes portadores asintomáticos a fin de reducir las tasas de infección general, esas pruebas rápidas tendrían que hacerse alternando unos pocos días, centrándose primero, cuando los suministros son limitados, en los grupos con mayor riesgo de propagación del virus. «Imagina que vas al aeropuerto y revisas tus maletas y luego escupes en un tubo», dijo Larremore. Si tu prueba es positiva, no puedes volar y te envían para que hacerte un diagnóstico. Un sistema como ese, dice, incluso si lo establecen compañías o escuelas individuales, reduciría la propagación y liberaría más pruebas PCR para las personas con síntomas: «Todo ayuda aquí».

En comparación con una prueba de diagnóstico, una prueba de detección no daría al testeado ninguna información definitiva sobre su salud; ser identificado como infectado supondría gastos como la pérdida de salario. Pero, dice Larremore, no debemos subestimar el valor de dar información a alguien que «te permite proteger a la gente que te rodea». Si pudiéramos actuar sobre ese conocimiento inmediatamente, dar positivo, en lugar de ser la aterradora noticia que a menudo es ahora, podría ser realmente, dice Larremore, «realmente provechoso».

Noticias relacionadas