• Lucila Velutini creó una marca de ropa para destinar las ganancias a la Organización Nacional de Trasplantes de Venezuela (ONTV)

Transcurría el primer semestre del año 2000 y la familia Velutini, que tenía una niña de un año de edad, atravesaba por momentos difíciles. El padre era paciente renal y necesitaba un trasplante con urgencia. 

Gracias a la suma de esfuerzos, consiguieron un riñón y el 11 de julio de ese mismo año lo operaron. Con ello obtuvo una segunda oportunidad de vida.

Ya en el presente, aquella niña tiene 22 años de edad. Su nombre es Lucila Velutini y nació en Caracas, Venezuela. Detalla en entrevista para El Diario que su padre, Ibrahim Velutini, ha sido su inspiración para ayudar a otras personas a lo largo de su vida. 

Recuerda que luego del trasplante de su papá su familia comenzó a contribuir con donaciones a la Organización Nacional de Trasplantes de Venezuela (ONTV), que tiene 23 años consecutivos brindando acompañamiento a los pacientes que requieren de un órgano para seguir viviendo. 

Foto: Lucila Velutini

Dice que desde su infancia le inculcaron valores. Cuando tenía 13 años de edad empezó a realizar conciertos y obras de teatro a beneficio de la ONTV para poder brindar así sus propias donaciones. 

Recuerdo llegar un día y decirle a mi mamá: quiero escribir una obra de teatro para niños sobre un mundo de fantasía. Vamos a crearla y dirigir todas las ganancias a la ONTV” relata Lucila.

Una anécdota

Confiesa que una de las experiencias más bonitas de su vida fue cuando, con solo 13 años de edad, presentó una obra teatral escrita por ella en el Hospital San Juan de Dios, en el Hospital J.M. de los Ríos y en el Hospital Ortopédico Infantil, ubicados en Caracas. 

Aquella puesta en escena contó con la participación de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho para ofrecer alegría y color a los niños.

Lucila señala que desde 2015 su padre es el presidente de la ONTV, mientras su madre, Lucila Cárdenas de Velutini, forma parte de la junta directiva. Eso es para ella una forma de ofrecerle a otras personas la misma oportunidad de vida que ellos tuvieron. 

Lucila Velutini

El nacimiento de su marca de ropa: ByLuci

Como los eventos de caridad (obras y conciertos) que Lucila realizaba eran “muy esporádicos” sentía que no hacía la diferencia con otras personas. Por ello, en 2017 creó su marca de ropa “ByLuci” para donar sus ganancias a la ONTV.

Explica que sus fondos están destinados a financiar los proyectos de ayuda de los niños del Hospital J.M de los Ríos, como atención psicológica, apoyo en exámenes paraclínicos o pruebas especiales fuera de ese centro médico.

Foto: Lucila Velutini

Confiesa, entre risas, que ser diseñadora nunca estuvo en sus planes. Comenzó haciendo “garabatos” y, con la ayuda de una costurera, se puso de acuerdo para llevar sus diseños a la realidad. Así fue diseñando sus primeras piezas con horas de práctica, videos de Youtube y cursos.

Su marca también ayuda a la Fundación Vístete de Sueños, debido a que cada prenda de “ByLuci” es confeccionada por mujeres de pocos recursos económicos que aprenden a coser y pueden optar a tener un trabajo en el taller de la fundación.

Lucila indica que cuando lanzó su primera colección, en 2018, no sabía qué esperar del público. Para su sorpresa, se vendieron todos sus diseños en un mes.

Las personas no solo veían lo bonita o cómoda que eran sus piezas sino también el mensaje que había detrás de ella, cada vez que usan una prenda de “ByLuci” están ayudando a alguien. “Más que una marca de ropa es una comunidad que se dedica a ayudar”, agrega. 

Crisis médica en Venezuela: a la espera de un trasplante

El programa de donación y trasplante en Venezuela estaba a cargo de la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplantes de Órganos, Tejidos y Célula, (Fundavene). En 2017 dicha fundación emitió un comunicado sobre la suspensión temporal por dos meses de los trasplantes en el país.

Ya han pasado más de tres años y siguen sin reanudar sus funciones. Es por ello, que la ONTV se reinventa día a día para poder financiar sus proyectos de ayuda para los niños del Hospital J.M de los Ríos, como evaluaciones médicas y medicamentos para los pacientes del Servicio de Nefrología, Diálisis y Trasplante.

Lucila Velutini
Había un niño del Hospital J.M. de los Ríos que se llamaba Harold, lastimosamente ahora se encuentra en el cielo, pero fue la persona más feliz que yo he conocido en mi vida, sin importar por todo lo que estaba pasando. Él necesitaba un trasplante que, por razones ajenas a su voluntad, no pudo recibir. Su salud se fue deteriorando pero sus ganas de vivir subían cada día que pasaba, siempre quería ver a todos sus amigos del hospital felices, los hacía reír y bailar. Era una luz de esperanza entre todos los niños” recuerda Lucila con mucho sentimiento.

Su nueva colección 2020

El lanzamiento de su nueva colección estaba prevista para el Día de las Madres, pero debido a la pandemia no se pudo confeccionar la ropa a tiempo. Además, ella y su equipo asisten a muchos bazares para vender sus prendas y son eventos que lamentablemente no se han podido realizar más. Aun así, no se detuvieron y siguieron adelante con este gran proyecto de moda con propósito.

“Estoy muy orgullosa de todo lo que mi equipo y yo hemos logrado en este tiempo de cuarentena, siempre vimos el lado positivo y creativamente nos ha dejado mucho. Empezamos de cero, le dimos un giro a todas las prendas, al logo y a la imagen de la marca, trabajamos en los problemas que teníamos y es la mejor colección que hemos sacado hasta ahora” expresa con mucho orgullo.

Para su nueva colección se inspiró en los colores del cielo: los blancos, grises y azules, colores que también se encuentran en el Hospital J.M. de los Ríos. Es una mezcla entre su experiencia en el hospital con las emociones que le transmite el cielo.

Todas las prendas están dirigidas a la mujer venezolana a través de diseños versátiles que pueden combinarse entre sí y adaptarse a un estilo de vida urbano y casual pero también válido para ocasiones especiales.

Su meta, es que la marca siga creciendo para poder ayudar y comprar todas las cosas que se necesitan en el hospital. A largo plazo, abrir una tienda en físico y extenderse en Latinoamérica.  

Noticias relacionadas