• El combinado nacional ha manifestado su pesar por la falta de condiciones debido a las constantes fallas eléctricas en su llegada a la ciudad de Mérida para disputar el encuentro ante Paraguay. Foto: EFE

Cuando se sube a la azotea del hotel Convención, lugar donde se hospeda la selección de Venezuela en Mérida para disputar el encuentro por Eliminatorias ante Paraguay, las casas cercanas disponen de luz, pero las aledañas, un poco más al sur de la ciudad, se encuentran a oscuras.

Las constantes fallas eléctricas en todo el país suponen un riesgo para que se organice el encuentro. El sábado 10 de octubre, con la llegada del combinado nacional a dicho hotel, se registraron algunos bajones de luz que provocaron fallas en la planta que dispone el edificio. Jairo Cadenas, locutor del programa radial Tiempo de Fútbol e ingeniero en sistemas, explicó para El Diario que las variaciones del voltaje en la corriente incidieron en que la planta tardara algunos minutos en reaccionar producto de las constantes fluctuaciones eléctricas.

Explicó que en Mérida han realizado las gestiones necesarias, desde Corpoelec, para garantizar “a toda costa” que el encuentro en el estadio Metropolitano y los hoteles de concentración donde se hospedan ambas selecciones tengan energía en lo que resta de su estadía. Aún si fuera necesario, apunta Cadenas, que algunos sectores de la ciudad no dispongan de energía en un patrón que, explica el comentarista, es de seis a nueve horas diarias sin electricidad. 

Cadenas también aclara que esta situación de los bajones fue resuelta el mismo sábado luego que los jugadores se quejaran por la falta de condiciones donde la conexión a Internet era intermitente y los aires acondicionados también presentaban fallas momentáneamente.

“Los administradores del hotel realizaron la instalación de puntos inalámbricos de Internet vía satelital a cada habitación. Esta situación también se solventó el día sábado, pero se hizo pública el domingo”, dijo. 

El estado de la cancha como otro foco de quejas

El entrenador de la selección venezolana de fútbol, José Peseiro, dirigió el primer entrenamiento en territorio nacional el mismo sábado que llegaron a la ciudad y bajo una lluvia torrencial que afectó el estado de la grama del estadio Guillermo Soto Rosa, en Mérida. 

La grama, dice Cadenas, tenía uniformidad, pero no disponía del mantenimiento necesarios de los estándares internacionales. Por esta razón, el técnico portugués solicitó un cambio de sitio de entrenamiento por las consecuencias del aguacero sobre la cancha que ya eran palpables ese día. 

Al día siguiente, el asistente técnico de Peseiro acudió al estadio Metropolitano de Mérida para evaluar las condiciones del engramado. Expresó que estaba muy alto y pidió que se realizaran las gestiones para el corte de la grama dispuesto para que se realice el encuentro entre Venezuela y Paraguay. 

“Hoy la selección entrenará en el estadio y ya debería quedar dispuesto el corte bajo y sugerido por la dirección técnica para que la pelota pueda rodar sin ningún contratiempo”, agregó Cadenas. 

El antecedente del Metropolitano a oscuras

El 12 de octubre del año 2016, en Venezuela y Brasil se disputaban la décima fecha de las Eliminatorias sudamericanas para Rusia 2018.

El estadio quedó a oscuras en el minuto 74, excepto por la pantalla LED que seguía funcionando.

Luego de más de 20 minutos de transcurrida la falla en las torres de electricidad que rodeaban el estadio, el partido se reanudó con una iluminación precaria.

Finalmente, la selección brasileña se quedó con la victoria de ese encuentro luego de vencer 2-0 a la Vinotinto.

Desde la perspectiva de Cadenas, el estado de la grama en el recinto se encuentra en buen estado y en condiciones óptimas más allá de la altitud del césped. 

blank
Se hizo viral una información este domingo en donde se dijo que los jugadores se habían quedado sin luz en el hotel, situación que es completamente falsa más allá de las variaciones de voltaje. Por ahora, entiendo que se tiene planeado que la selección nacional jugará la próxima fecha en Mérida ante Chile», sostuvo.

La Vinotinto viene de una derrota con marcador 3-0 ante Colombia en Barranquilla, en lo que fue un duro inicio de ciclo bajo el mando del portugués José Peseiro.

El combinado nacional ofreció una pobre imagen de esquema de juego, desbordado por las fallas de la defensa y la ineficacia en el ataque, la suma de estos factores terminó en una goleada por parte del equipo colombiano. 

blank
Foto: EFE

“Perdimos este partido, pero vienen más y esto no nos va a impedir tener la ambición de estar en el Mundial”, dijo Peseiro durante la rueda de prensa tras concluir el encuentro.

Noticias relacionadas