• Las redes sociales son conocidas como herramientas potencialmente atractivas. Sin embargo, el mundo de las dietas muchas veces puede ser agotador. En El Diario conversamos con varias especialistas para aprender a distinguir a quién le confiamos nuestros hábitos alimenticios

“¿Ya contaste las calorías de hoy?” es una frase vigente que resuena en la mente de los internautas que visitan a diario cuentas sobre vida fitness y dietas milagrosas en Internet. Las dietas actualmente han sido transformadas en una moda o un challenge más que un proceso nutricional para mantener un estilo de vida sano.

Por ejemplo, las cuentas que tienen influencia en redes sociales sobre vida saludable en ocasiones no son las indicadas, pues no poseen un estudio previo para recetar planes alimenticios ni suplementos. Lo que trae como consecuencia malas experiencias con la comida, enfermedades y depresión. Por esta razón, el peso ideal solo debe ser precedido por un experto. Todos los seres humanos tienen características diferentes y no a todos les funciona el mismo proceso nutricional.

¿Nutricionista o Health Coach?

El health coach o entrenador de salud, se encarga de motivar a las personas a elegir hábitos sanos. En los últimos meses esta figura de entrenador saludable se ha vuelto muy conocida en las redes sociales como la profesión de moda.

“Veo a muchos entrenadores de la salud dando programas de alimentación, haciendo estudios de genética cuando la verdad es un tema muy delicado. Y deberíamos trabajar en conjunto. Para las personas que simplemente quieren cambiar hábitos creo que un health coach funciona muy bien con un equipo multidisciplinario”, indicó para El Diario la nutricionista mexicana y creadora de Escuela de Nutripedagogía, Marybel Yáñez.

El nutricionista tiene especializaciones y forma parte de la rama de la medicina en donde los expertos en alimentación realizan una evaluación nutricional y diseñan una dieta particular para cada paciente.

La nutricionista y dietista venezolana, María Valeria Martínez, concluyó que su especialidad siempre va a estar mejor preparada en cuanto a patologías para abordar a un paciente desde distintos puntos de vista.  Sin embargo, existen nutricionistas que también son health coach, pues les sirve como complemento.

Cada cuerpo es un mundo

El cuerpo humano está compuesto por agua, proteína, grasas, carbohidratos y por cientos de elementos que lo hacen uno solo. Por esto, es necesario tomar en cuenta que las dietas nutricionales están creadas para cada organismo en particular, según sus hábitos, peso, estado de ánimo, genética, entre otros factores.

Yáñez explicó sobre la importancia de la genética en la nutrición y de cómo ayuda a la creación de un plan alimenticio para cada paciente.

Yo me encargo de personalizar a través de estudios genéticos. Por ejemplo, si tengo unos gemelos idénticos: a uno le cae bien el café y al otro no por genética, para uno será el veneno y para el otro un estímulo que no va afectar a su salud. Entonces, cada uno de nosotros somos diferentes, el 99.9% de los humanos somos iguales, y ese 0.1% nos hace diferentes incluso entre familiares. De ahí que tengamos que personalizar”, detalló la experta.

También habló sobre la relación que tienen las personas con la comida y cómo está ligada al lado materno. Muchas veces es una relación no sanada, una relación de huella o de abandono y de cómo enseñaron a la persona a compensar las emociones con comida (que esta fuera un refugio, un premio o un castigo). En la actualidad, la psicología de la alimentación ayuda al nutricionista a poder excavar en el pasado más que en el presente del paciente para poder ayudarlo.

Miedos a las dietas

La dieta ha sido un método muy utilizado por nuestros antepasados desde la antigua Grecia hace 400 a.C. Por esto, una alimentación equilibrada le da al cuerpo los nutrientes que necesita para funcionar correctamente.

Un artículo de The New York Times explica que hacer dieta para estar saludable no es lo mismo que hacer dieta para bajar de peso. El estudio señala que las personas con patologías (como diabetes o niveles elevados de azúcar en sangre) con frecuencia se benefician llevando una dieta reducida en carbohidratos.

La doctora Martínez comenta que la mayoría de los usuarios le tienen miedo a la palabra “dieta”, pues está asociada a las experiencias negativas que han tenido con algún proceso. Por esto, si el resultado no fue el esperado, asocian la dieta con fracaso, hambre o privación de ciertas comidas.

Por esa razón, la especialista en sus redes sociales, suele promover contenido que ayude y motive a las personas a llevar un estilo de vida integral bajo el lema: espíritu, mente y cuerpo.

Me han tocado pacientes que han hecho ayunos sin estar capacitados por un especialista. Algunas mujeres han visto cosas en redes sociales y me lo advierten: ‘Yo no quiero nada que tenga que ver con ayunos o con dietas cetogénicas’. Y es porque lo pasaron, lo sufrieron y afectaron su salud mental”, expresó.

Las dietas que están de moda

Entre las dietas más populares de este año se encuentran: el ayuno intermitente y la dieta cetogénica. El ayuno intermitente es un patrón de alimentación que alterna periodos de comida en diferentes horas.

Martínez menciona que esta práctica puede ser perjudicial para la salud si el que va a realizar la dieta nunca ha ayunado, lleva un estilo de vida sedentario y se estresa fácilmente.

En este orden, la dieta cetogenica, o dieta keto, consiste en disminuir carbohidratos, y aumentar las grasas y las proteínas para cubrir el resto del requerimiento calórico.

“No es una dieta para todo el mundo ni es algo que debe ser recomendado para todo el mundo. De hecho, (la dieta) empezó para tratar ciertas patologías, y no para una estrategia de pérdida de peso como la están utilizando actualmente. De verdad no es sostenible en el tiempo”, explicó.

En consecuencia, se genera el efecto rebote, el cual se desarrolla a través del aumento de peso (el que se buscaba bajar en la dieta), pero esta vez con kilos demás, siendo este efecto otra de las razones por las cuales es necesario investigar a un especialista en el área, que trabaje con el plan alimenticio correcto y según el historial clínico.

“Hay personas en redes sociales que no están altamente calificadas para realizar un plan de alimentación y lo están haciendo. Es algo alarmante. Las personas siempre se deben preguntar a quien le están entregando su mayor tesoro que es la salud. A quién le estás entregando el poder”, reflexiona Martínez.

Según Google Trends, en Venezuela durante los últimos siete días, entre los estados que más buscan sobre dietas se encuentran: Yaracuy, Distrito Capital, Zulia, Carabobo y Anzoátegui. Las búsquedas son de dietas balanceadas, dietas para engordar, dietas saludables y dietas para rebajar.

Los mitos de las dietas

La dietista Martínez hace hincapié sobre el mito de que las frutas engordan, o que algunos alimentos son malos, cuando realmente ningún alimento es bueno o malo. “Mis pacientes me han dicho que el cambur tiene mucha azúcar y que engorda demasiado. Terminan eliminando de su alimentación por miedo, y por todo lo que hay alrededor de la cultura de dieta. Hemos cambiado nuestra forma de ver la alimentación saludable”, expresó.

Otro de los mitos más comunes es el de ver al nutricionista como un régimen que prohíbe consumir ciertas comidas y hasta postres. La especialista explica que el mito de que van al nutricionista para pasar hambre, es algo muy común.

“Es lamentable que nos tengan miedo. Hay que exponer que el nutricionista es un amigo, es un profesional que te va apoyar para salir adelante, para lograr tus metas. La nutrición no es solo tiene que ver con perder grasa o aumentar muscular sino con mejorar el estilo de vida en general; la concentración, el rendimiento físico, y el descanso”, explicó Martínez.

Cultura de dieta virtual

Por otro lado, hoy en día en las redes sociales, la mayoría de las personas realizan dietas para lograr “algunos objetivos corporales” convirtiéndolo en un hábito diario. A esto, se le suele llamar, la cultura de dieta, que en otras palabras, es un sistema de creencias que te atrae hacia una versión de la comida que no es la correcta.

Martínez también definió que la cultura de dieta y las restricciones extremas han hecho mucho daño en la sociedad, pues es lo más alejado que hay para un estilo de vida saludable, equilibrada y sostenible en el tiempo.

Según un estudio de Healthline cuando una persona revisa sus redes sociales y se encuentra con contenido sobre cuerpos perfectos y comida atractiva tiende a querer alcanzar esa “perfección” o al menos pensar que es inalcanzable. Sin embargo, las publicaciones con contenido positivo también pueden motivar a la personas a un futuro más saludable.

Elegir salud mental

Constantemente los seres humanos están expuestos a cualquier tipo de contenido en las redes sociales. Por ejemplo, los consejos de salud de influencers en el que la única constancia de su experiencia es la cantidad de seguidores que pueden tener en su perfil.

La psicóloga Angélica Martínez, asegura para El Diario que las redes sociales no son la causa directa de los trastornos alimenticios, de la baja autoestima o de cómo se percibe una persona. Sin embargo, tienen gran influencia en su aparición debido a las expectativas falsas de cómo deben verse o de las dietas que algún famoso le recomiende.

De igual forma, comenta que es importante identificar si existen patrones en una persona a la hora de relacionarse con la comida, es decir, si lo hace a través de sus emociones. Por ejemplo, comer para entretenerse o para resolver algún conflicto emocional. Lo que se le conoce como el hambre emocional.

Detalla que, muchas veces es de forma inconsciente y hay que lograr diferenciarla del hambre físico. Una manera de identificarla es preguntándose: “¿realmente tengo hambre o solo quiero comer para calmar la emoción?”. Asimismo, una forma de lidiar con el hambre emocional es tomar mucha agua y hacer respiraciones progresivas. 

Además, la psicóloga destacó la importancia de tener en mente que, no importa si las metas de alguna dieta o proceso no han sido cumplidas, en un futuro se podrán trabajar.

“Este año ha sido de muchos retos y ha requerido de todos nuestros recursos y herramientas personales de afrontamiento ante situaciones nuevas en las cuales nos tuvimos que adaptar. Debemos darnos un poco de crédito con todo lo que hemos logrado a lo largo de este año”, comentó.

Las redes sociales se han convertido en herramientas que pueden ser usadas para motivar a los usuarios a llevar un estilo de vida saludable. Sin embargo, lo sano es ser realista con ellas a la hora de elegir qué contenido ver y a qué personas seguir. Es importante tener en cuenta que las mejores bases de vida y salud siempre las tendrá un profesional experto. 

Noticias relacionadas