• Dos jóvenes se han dedicado a compartir recomendaciones de cómo viajar con poco dinero. Se han convertido en referencia de la comunidad viajera, organizan paseos y están impulsando la reactivación responsable y segura del turismo interno en Perú

Se trata de venezolanos a quienes su condición de migrantes no los limitó a reprimir su espíritu viajero y aventurero. Ellos son prueba de que con muy poco dinero pueden conocer increíbles lugares. Han dedicado su tiempo a motivar y orientar a otras personas para conocer maravillas naturales y paisajes de ensueños de Perú. El país que eligieron al emigrar desde Venezuela.

Ellos promueven un turismo responsable y seguro en medio de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus. Se convirtieron en referencia de la comunidad viajera en Perú, en especial de sus compatriotas, quienes están en una constante búsqueda por fortalecer los vínculos que los conectan con el país de origen. Todo a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia.

Turistteando | Chucho viaja barato

Jesús Rubio (28) es de Valera, estado Trujillo, al occidente de Venezuela. Egresó de la carrera de Ciencias Políticas y llegó hace dos años a la ciudad de Lima, adaptándose a diferentes empleos para garantizar una mejor calidad de vida.

Empezó a viajar en la búsqueda de respuestas personales, ya que perdió la memoria de los primeros años de su vida tras sufrir un accidente de tránsito. Jesús cuenta que hace cinco años perdió los signos vitales durante 47 segundos y estuvo 21 días en coma; no recuerda absolutamente nada de su infancia, adolescencia y lo vivido durante sus primeros 17 años de existencia.

Jesús intenta recuperar parte de su memoria viajando. A pocos meses de haber llegado a Perú visitó Machu Picchu con tan solo 75 dólares. Una maravilla del mundo moderno que, muchos equivocadamente piensan que se necesitan cientos de dólares para conocerla. Hoy ha recorrido más de 10 departamentos de los 24 de Perú e impulsa a otros a hacerlo de forma responsable, económica y segura.

Foto cortesía

“No malgasten su tiempo preocupándose por lo material, nos iremos de este mundo y no nos llevaremos nada. Disfruten sus días y conozcan todo lo que nos regala la naturaleza. Un viaje te regala experiencias increíbles que pueden cambiar positivamente tu vida”, cuenta Jesús en entrevista para El Diario.

El 27 de noviembre de 2019 nace @turisteando, un proyecto que se materializó tras la insistencia de amigos venezolanos, quienes le pedían compartir sus consejos y recomendaciones para enseñar a otros cómo viajar con poco presupuesto; en especial a la comunidad venezolana que percibe salarios muy bajos, para que estas salidas no afecten significativamente sus ingresos mensuales.

Jesús inició su proyecto pensando en personas con poco poder adquisitivo, pero con muchos deseos de viajar y conocer. En especial los migrantes, quienes con escasos recursos se sienten limitados a “turistear” en el nuevo país que eligieron para rehacer sus vidas.

Foto cortesía

Tras el poder de convocatoria y alcance que obtenía a través de redes sociales como Instagram, cuenta que supera los 21.000 seguidores, formalizó su proyecto. Decidió asumir el reto de especializarse en viajes ‘low cost’. Fue así como en coordinación con restaurantes, hoteles, agencias de viajes y empresas de transporte iniciaron los acuerdos para ofrecer destinos con paquetes económicos a los viajeros.

Después de mucho trabajo y sacrificio logré establecer una red de turismo en varios departamentos del país, ofreciendo nuevos destinos, rutas, costos, recomendaciones y hasta paquetes con todo incluido con poco presupuesto. Y ahora en pandemia garantizando que se cumplan los protocolos sanitarios”, comenta Jesús.

Hace dos meses empezó a organizar los viajes grupales, tarea que le demanda mayor responsabilidad y compromiso frente a la emergencia sanitaria.  Los paseos son con grupos pequeños y todos los viajeros deben cumplir de manera obligatoria con las medidas de bioseguridad establecidas por las autoridades sanitarias para evitar posibles contagios. Deben usar mascarilla y protector facial, lavado y desinfección constante de manos, distanciamiento físico y no pueden haber presentado síntomas como tos y fiebre durante los últimos siete días.

Chamo travel en Perú

Marvin Aristizabal (28) terminó la carrera de Hotelería y Turismo, llegó hace tres años a Lima desde Caracas. Empujado por los problemas socioeconómicos decidió dejar la tierra que lo vio nacer y buscar mejores oportunidades laborales.

Comenzó trabajando en una discoteca atendiendo la barra y hasta participó en spots publicitarios. También estuvo como extra en telenovelas peruanas a cambio de dinero que le permitiera tener una mejor calidad de vida. Hasta que decidió trabajar en su propio emprendimiento al que llamó Chamo Travel.

El proyecto se creó hace un año con el fin de combatir la desinformación de quienes desconocen las bellezas naturales que existen en Perú; en especial del gran porcentaje de sus compatriotas que llegaron al país vía terrestre y recorrieron durante varias horas unos cuantos kilómetros de desierto que parecían ser interminables. Lo que crea una imagen confusa de cómo sería Perú, el país que se convertiría en su nuevo hogar.

Foto cortesía

Interesado en dar a conocer los atractivos naturales que tiene el país y en derribar la idea en la que solo existe Machu Picchu, como hace referencia la mayoría de las personas, empezó a difundir consejos de cómo conocer lugares con poco dinero. Es un contenido que comparte en su cuenta de Instagram con más de 10.000 seguidores.

A medida que empecé a viajar y a enriquecerme de otras culturas, me di cuenta que no quería quedarme con ese conocimiento yo solo y entendí que debía compartirlo con otros. Comprendí que en la diversidad cultural está la verdadera riqueza”, cuenta Marvin para El Diario.

Hoy Marvin conoce parte de la Sierra, Costa y Selva peruana. Asegura que durante sus recorridos hay lugares que le recuerdan a Venezuela, país que no llegó a conocer como hoy lo hace con Perú. Ahora motiva a otros a viajar, incluso a pocas horas de Lima, “donde existen lugares increíbles que te permitirán salir de la rutina y recargar energías”, agrega.

Hace un año organiza viajes grupales. Explica que no se trata de un escape de la realidad ni de los problemas, pero intenta que estos sean una alternativa para poder sobrellevar el día a día en un país lejos de los seres queridos. Sobre todo cuando no se tiene la certeza de volver pronto al anhelado reencuentro familiar.

Marvin cuenta que hay compatriotas que viven solos en Lima, además sienten temor de viajar solos. Con su emprendimiento ha logrado que los viajeros solitarios terminen acompañados. Incluso que puedan revivir las épocas en las que en Venezuela se salía de excursión con la familia y en donde desconocidos se convertían en amigos. Durante estos paseos se logra crear una red de amigos que terminan siendo un apoyo en el extranjero.

“No sabemos cuánto tiempo estaremos en este país. Salgan y disfruten lo máximo que se pueda, dense la oportunidad de conocer y enriquecerse de otras culturas; aprovechen el tiempo y hagan que su paso por Perú valga la pena”, recomienda Marvin.

Foto cortesía

Reinicio de las actividades turísticas en Perú

Hoy los viajes que organizan Jesús y Marvin forman parte de la reactivación del turismo interno en Perú. Todo tras siete meses de paralización en los que la ciudadanía debía cumplir con una estricta cuarentena; una medida decretada por el gobierno peruano para intentar frenar la propagación del covid-19.

Con el Decreto de estado de emergencia, todos los viajes se suspendieron y las movilizaciones quedaron prohibidas. Perú dejó de percibir 650.000.000 de dólares tras la cancelación de viajes provenientes solo de Europa y Asia, lo que impactó significativamente el bolsillo del 92 % del empresariado turístico representado por las Mypes y Pymes y puso en riesgo la pérdida de 800.000 empleos, según la Cámara Nacional de Turismo del Perú (Canatur).

El turismo se convirtió en una de las actividades económicas más afectadas desde la llegada de la pandemia. Un sector muy golpeado que generó el año pasado 5.205.000.000 de dólares; además, es el tercer generador de divisas para el país, según Promperú.

Destinos turísticos seguros frente a la pandemia

Cusco, considerado como el ombligo del mundo, fue la primera ciudad en Perú con emblema internacional en recibir el Sello Safe Travels del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés). Se trata del primer reconocimiento de seguridad e higiene en materia de turismo frente al coronavirus, con respaldo de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

La capital del Imperio Inca recibió el importante distintivo creado para brindar y garantizar la seguridad de viajar en tiempos de coronavirus. Por ello las autoridades del Ministerio de Cultura anunciaron el ingreso gratuito (hasta el 31 de diciembre) de peruanos y extranjeros a sitios arqueológicos y a la ciudadela de Machu Picchu, que solo en el 2019 recibió a 1.5 millones de visitantes.

Planificar y realizar un viaje puede mejorar la salud mental durante la pandemia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la emergencia sanitaria no solamente afecta aspectos físicos de las personas; también componentes de la salud emocional. Cumplir con el aislamiento social durante la crisis sanitaria ha exacerbado la aparición de trastornos asociados a la ansiedad; ataques de pánico, depresión, estrés e insomnio. Factores que han afectado la salud mental de las personas.

Es por ello que, salir del encierro bajo las medidas sanitarias y poder conectarse con espacios al aire libre o con paisajes naturales, contribuye y aporta variables de sosiego y recuperación emocional en las personas. No solo de las que han padecido la enfermedad, sino también de quienes han sufrido los efectos del aislamiento social. Así lo explica para El Diario la doctora Cecira Briceño, psicóloga y docente de la escuela de postgrado de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP).

Estas nuevas modalidades de hacer un turismo acorde a las normas de bioseguridad, ayudar significativamente a realizar actividades físicas, disfrutar de paisajes naturales, respirar aire puro y a levantar los estados de ánimo caracterizado por ansiedad y depresión, provocados en algunos casos por la pandemia”, explica la doctora Cecira Briceño.

Es una alternativa saludable para tratar las secuelas emocionales que ha dejado el confinamiento. La especialista recomienda viajar siempre y cuando se cumpla responsablemente con las medidas de bioseguridad. Así se puede evitar que el paseo genere mayor ansiedad y exacerben otras patologías.

Si usted está en Perú y no puede viajar todavía por motivos económicos, personales, académicos, laborales o de salud puede hacerlo visitando las redes sociales de @turistteando y @chamo.travel. Allí cada fotografía o video lo transportará a lugares increíbles a solo un clic de distancia.

Noticias relacionadas