• Byeon Hee-su, quien fue declarada no apta para servir el año pasado después de su cirugía de reasignación de género, había presentado una demanda para ser reintegrada. Foto: Ahn Young-Joon / Associated Press

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Transgender Woman Expelled From South Korean Army Is Found Dead, original de The New York Times.

SEÚL, Corea del Sur – Una mujer transgénero que fue expulsada por el ejército surcoreano el año pasado, después de su cirugía de reasignación de género, fue encontrada muerta en su casa al sur de Seúl, dijo la policía el jueves.

Las autoridades dijeron que estaban investigando la causa de la muerte de la mujer, Byeon Hee-su, de 23 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado el miércoles en su casa en la ciudad de Cheongju por los servicios de emergencia. Fueron alertados después de que un centro de salud mental local, que la había estado asesorando, informó que no podía contactarla.

Byeon, que había sido sargento de personal en una unidad de tanques del ejército, fue dada de alta del Ejército en enero de 2020 después de su cirugía. Ella había querido continuar su servicio en el ejército, pero un panel militar la declaró no apta para servir. Se convirtió en la primera soldado en servicio activo en Corea del Sur en ser referida a un panel de este tipo porque se había sometido a una operación de cambio de sexo.

Desde su despido, Byeon había hecho una enérgica campaña para ser reintegrada, argumentando que no había ninguna razón por la que no pudiera cumplir con sus deberes.

“Quiero demostrar que puedo ser un excelente soldado que ayuda a defender este país independientemente de mi identidad sexual”, dijo entre lágrimas Byeon en una conferencia de prensa después de su baja. “Por favor, denme esa oportunidad”.

El caso de Byeon puso al descubierto la difícil situación que las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero a menudo enfrentan en la sociedad socialmente conservadora de Corea del Sur, especialmente en sus fuerzas armadas. Los homosexuales y otros soldados se han quejado durante mucho tiempo de discriminación y abuso. Los hombres homosexuales y las lesbianas no tienen prohibido el servicio, pero han sido sometidos a investigaciones por parte de oficiales militares. Sin embargo, las personas transgénero tienen prohibido unirse a las fuerzas armadas, ya que los militares las clasifican como personas con “trastornos” mentales y físicos.

En un fallo del año pasado, un tribunal de distrito reconoció formalmente a lByeon como mujer. Después de que el Ejército rechazara su petición inicial de reintegro, Byeon demandó al Ejército, argumentando que su baja había sido ilegal. La primera audiencia del caso estaba programada para el mes próximo en un tribunal militar.

Los militares expresaron sus condolencias por su muerte, pero se negaron a hacer más comentarios.

ImagenCorea del Sur, que técnicamente está en guerra con Corea del Norte, requiere que todos los hombres capacitados sirvan en sus fuerzas armadas durante unos 20 meses.

Corea del Sur, que técnicamente está en guerra con Corea del Norte, requiere que todos los hombres capacitados sirvan en sus fuerzas armadas durante unos 20 meses. Foto: Ahn Young-Joon / Associated Press

La muerte Byeon provocó una gran cantidad de personas transgénero en las redes sociales, quienes le agradecieron por hablar a favor de los derechos de las personas transgénero frente al estigma social.

“Lo siento de verdad. Hemos fallado en proteger la vida que has querido tan desesperadamente,” Jang Hye-young, un legislador afiliado a la minoría del Partido Justicia, dijo en un mensaje en Twitter.

Los esfuerzos para adoptar una ley integral contra la discriminación para promover los derechos de las mujeres y las minorías sexuales y de otro tipo se han visto obstaculizados durante años en el Parlamento, ya que las poderosas iglesias cristianas conservadoras han presionado en su contra y han calificado de pecaminosa la conducta de las personas LGBT.

Byeon se unió al ejército en 2017. Se sometió a su operación en Tailandia mientras estaba de licencia. Luego se metió en problemas, cuando un hospital militar de Corea del Sur, donde se había registrado para recibir tratamiento posquirúrgico, dijo que estaba discapacitada y que podía ser dada de alta del ejército debido a la pérdida de genitales masculinos a causa de la cirugía.

Corea del Sur, que técnicamente está en guerra con Corea del Norte a través de una de las fronteras más fuertemente fortificadas del mundo, requiere que todos los hombres capacitados sirvan en sus fuerzas armadas durante unos 20 meses. Las mujeres están exentas del servicio militar obligatorio, pero pueden optar por alistarse.

Antes de su muerte, Byeon encontró un respaldo internacional significativo para su causa.

Funcionarios de derechos humanos de las Naciones Unidas dijeron en una carta al gobierno de Corea del Sur en julio pasado que su despido “violaría el derecho al trabajo y la prohibición de la discriminación basada en la identidad de género según el derecho internacional de los derechos humanos”.

El gobierno de Corea del Sur defendió la decisión del Ejército, diciendo que para permitir que las personas transgénero sirvan en el ejército, el país tendría que considerar cómo afectaría la preparación de las tropas para el combate contra Corea del Norte. También dijo que la nación tenía que sopesar los “efectos en la moral del personal”.

En diciembre, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Corea del Sur calificó la decisión del ejército de injusta y recomendó que reinstalara a Byeon.

Lim Tae-hoon, director del Centro Militar de Derechos Humanos de Corea, que brindó asistencia a Byeon, dijo después de su muerte: “Oramos para que la sargento Byeon Hee-su, un conductor de tanques, viva con personas de ideas afines en el próximo mundo donde no haya discriminación ni odio”.

Noticias relacionadas