• Es más que apreciar una obra de arte en una galería. En estas actividades el comensal se transforma en artista, enfrentando un lienzo en blanco, con su copa de vino – o taza de café – en mano, y la guía de un pintor profesional que va dirigiendo cada pincelada, paso a paso. Atrás quedaron los talleres de arte convencionales, en esta movida son los restaurantes los que sirven de espacio para una clase de pintura 

Cuando Carlos Mathie llegó al restaurante Qaná, en el Centro Comercial Paseo El Hatillo, tenía otros propósitos más allá de disfrutar la comida del local.  En la mesa, que reservó con anterioridad, le esperaban un moderno caballete, un lienzo en blanco, pinturas, pinceles, un delantal, y una copa de vino recién servida. Esa noche el servicio de cena no sería el regular, pues estaba destinado a un evento especial en el que los comensales, sin tener nociones previas de pintura, podrían recrear un cuadro, mientras disfrutaban de la música de un saxofonista, vinos, y la guía de un pintor profesional. 

Para Mathie, quien asistía por vez primera a un evento de este estilo, la motivación comenzaba por salir de la rutina y explorar su parte artística. Pero también le atrajo- según comenta a El Diario–  la oportunidad de conocer la propuesta gastronómica de un nuevo restaurante de Caracas y tomar una copa de vino, sabiendo que pagaría un monto único por la actividad, el cual se ajustaba a su presupuesto.  La otra motivación estaba en salir del restaurante con una obra de arte en mano, cuadro que reposará en la pared de su casa, como un recordatorio de esa velada.

La idea de arriesgarnos a crear este concepto en Venezuela surge de haber estado en eventos similares en el extranjero. Primero en Nueva York (Estados Unidos) y más recientemente en Santo Domingo durante el 2019. Nos vinimos con la idea y, tras revisar que acá no había nada parecido en las redes, decidimos invertir en lo necesario para hacer un primer evento pequeño, pensado para unas 15 personas y que pudiésemos repetir una vez al mes. La aceptación fue tan inmediata, que ya para febrero 2020 estábamos comprando insumos para el doble de capacidad, mientras arrancábamos con actividades en Valencia, Maracay, y Maracaibo,” describe para El Diario Hepzibha Nahmens, creadora de la marca  Tu Arte Tu Vino en Venezuela. 

Actualmente la empresa realiza alrededor de ocho eventos mensuales en Caracas, además de tener presencia en otras 11 ciudades del país; mientras que – según sus cálculos- los clientes más fieles han asistido a cinco de sus pautas de pintura. “La gente lo ve como una especie de guía gastronómica, donde no solo van a comer, a beber vinos y disfrutar ambientes distintos, sino que van a pintar una obra diferente en cada oportunidad y a llevarse ese cuadro que quieren tener en casa. Lo atractivo de este concepto es que no comiste rico y ya, sino que te llevaste una pieza de arte,” resalta la directora de la marca Tu Arte Tu Vino.

Foto: Cortesía

También hay pintura con café

Desde 2020 los artistas de GALEX comenzaron a generar espacios en cafeterías caraqueñas para que los asistentes disfruten de actividades en las que pueden pintar cuadros con café. “Se trata de realizar una obra monocromática en la que utilizamos aguadas de café en una técnica similar a la acuarela, en la que una taza de espresso – con alta pigmentación – sirve como pintura para ir creando sobre el lienzo. Es deleite para todos los sentidos:  tenemos el efecto visual de la obra y el aroma a café que queda impregnado el cuadro por un par de semanas.”  Comenta para El Diario el artista Alexander Bellorín, quien junto a Gabriel Moreno organiza actividades de pintura con café en Caracas.

Foto: Cortesía

“En nuestro caso tuvimos un largo proceso de cuatro años para salir al mercado con un concepto que abarca el arte comestible, donde el comensal pinta con pigmentos que son aptos para el consumo como el glaseado de azúcar con colorantes, o las aguadas de café o cacao. Incluso tenemos un Kit para quienes quieren recrear una obra sobre una galleta, y el proceso concluye cuando te comes esa obra que tú mismo pintaste” resalta Gabriel Moreno, artista y especialista en cocina. 

Sukharte y KORES invitan a pintar meninas 

A partir del 25 de septiembre de 2021 en Caracas también se podrán pintar meninas. Sukharte complementará la oferta de arte en restaurantes, a través de una propuesta que permitirá a los asistentes pintar y decorar siluetas de meninas   – figura de la nobleza que formaba parte de la corte de servicio de reyes y príncipes –  elaboradas en material MDF, guiados por la artista emergente Camila Risquez. Acompañados de los productos de KORES, marca con presencia en Venezuela que ofrece un portafolio de pinturas y colores, los comensales podrán plasmar su creatividad a través de técnicas mixtas como el collage y la pintura. 

Foto: Cortesía

“Sukharte será un espacio donde a través del arte y el color podrás vivir momentos diferentes. Es una actividad itinerante en locaciones agradables, prestas para disfrutar también de un tinto de verano o unas ricas tapas; ideal para compartir con otras personas y finalmente llevar una obra de arte hecha por ti, aunque no tengas ninguna experiencia en la pintura,” describe Liliam González, vocera de Sukharte.

Tendencia en ascenso 

El catálogo de opciones de los organizadores de Tu arte Tu vino actualmente incluye unas 60 obras a escoger. Los seguidores de su cuenta en Instagram permanecem expectantes a cuál será la pintura seleccionada para las pautas futuras, siendo los cuadros del cerro Ávila los predilectos. Todas son aptas para principiantes, no se requiere experiencia previa en las artes. Mientras en Galex la variedad incluye actualmente 15 obras comestibles que se pasean por artistas reconocidos como Miró, Picasso, y la infaltable Mona Lisa de Davinci. Mientras Sukharte da sus primeros pasos introduciendo el diferencial de las meninas como formato. 

Foto: Cortesía

La tendencia de ir a pintar un cuadro en un restaurante está en pleno ascenso. Los organizadores de estas actividades ofrecen un portafolio de propuestas a una Caracas que pareciese estar ávida de nuevos quehaceres en los que se involucre el esparcimiento, las artes y la gastronomía.  Para los restaurantes esta es una nueva forma de atraer el consumo, convirtiendo sus espacios en talleres de pintura itinerantes.

Noticias relacionadas