• La producción original de Netflix cuenta con tres temporadas y ha sido bien recibida por los espectadores debido a que pone sobre la mesa temas polémicos desde una perspectiva educativa

Abordar temas sobre la sexualidad puede ser complejo debido a la carga de prejuicios y tabúes que existen en la actualidad y que impiden la difusión de información adecuada. Se trata de un tópico muy amplio que abarca el descubrimiento de la sexualidad, las relaciones interpersonales y la capacidad de comunicar las necesidades de forma asertiva. 

Por esa razón, Netflix aprovechó el alcance de su plataforma para transmitir una serie que trata el amplio universo de la sexualidad y sus variedades. Sex Education (Educación Sexual) es una serie de ficción que, como su nombre lo indica, ofrece una cantidad de aprendizajes en torno a las circunstancias particulares de cada personaje, pero no se trata solo de sexo.

Sex Education, más allá del sexo
Otis y Maeve son los protagonistas de la serie

Muchos jóvenes se pueden sentir identificados con algunas de las situaciones que experimentan los alumnos de la escuela secundaria de Moordale, en Reino Unido. Ahí se escenifican conflictos reales que viven los adolescentes, se ponen sobre la mesa temas polémicos y se profesa la importancia de la tolerancia, la comunicación y la exploración. 

Sex Education abarca aristas como la identidad de género, orientación sexual, falta de información y sus consecuencias, autoexploración, validación de emociones, comunicación asertiva, búsqueda de ayuda especializada, entre otros. 

Desarrollo cognitivo en la adolescencia

Desde el punto de vista psicológico, se trata de una serie que aborda diferentes conflictos que aparecen especialmente en la adolescencia. En esa etapa la persona atraviesa un proceso de desarrollo cognitivo donde comienzan los cuestionamientos sobre sí mismo y su entorno. 

No es que se cuestionan porque sí, sino que es un proceso de desarrollo del pensamiento y de lo cognitivo. Empiezan a cuestionarse quiénes son, quiénes son los demás y su propia sexualidad. Empieza a haber un proceso abierto sobre lo que les gusta y lo que no”, explica para El Diario Maria Alejandra Ramírez, psicóloga y especialista en sexualidad.

Destaca que especialmente en Latinoamérica prevalece una cultura binaria que es resistente a las diferencias. La serie se enfoca en reivindicar la existencia de gustos e identidades diferentes a las socialmente establecidas desde hace tiempo. Además, resalta la tolerancia y la comunicación como valores fundamentales en el desarrollo de un individuo tanto consigo mismo como en la sociedad. 

La psicóloga asegura que el contenido de las tres temporadas de la serie fue estudiado y plasmado de la manera más adecuada. 

Sex Education, más allá del sexo

“Esta serie se enfoca en la exploración de la sexualidad, en cómo ser empático con los demás, cómo escuchar y expresar lo que se necesita y eso lo deja muy claro. Entonces muestra un lado humano en los adolescentes, que son torpes y que a lo mejor meten la pata 100 veces porque están en un proceso de desarrollo que todavía no ha terminado”, explica Ramírez. 

El universo de la sexualidad

Con base en el autodescubrimiento que se da durante la adolescencia, la serie plantea diferentes conflictos que le ocurren a cada personaje. A medida que avanza la historia se entiende que la sexualidad va más allá del coito. 

En la escuela secundaria Moordale los estudiantes cuestionan aspectos de su vida. Algunos se preguntan el por qué sienten atracción por ambos géneros, el tamaño de los organos sexuales, cómo superar una agresión sexual, fetiches, uso adecuado de métodos anticonceptivos, cómo se dan las relaciones homosexuales, sobre la interrupción voluntaria del embarazo, entre otros.

La serie hace énfasis en que todas estas inquietudes son normales. Sin embargo, cuando los adolescentes deciden buscar ayuda para solucionar sus conflictos obtienen las herramientas para lograrlo. De ahí parte la importancia de acudir a terapia para atender estas inquietudes y obtener información adecuada. 

Eric y Rahim, dos de los personajes de la serie

Otro de los aspectos que aborda la serie es la importancia de la comunicación asertiva, el saber cómo expresar lo que se quiere para sentirse más pleno. 

Con cada historia se comprende que la sexualidad abarca un universo amplio de circunstancias y cuestionamientos naturales que requieren orientación y apoyo, sin prejuicios ni tabúes. 

La sexualidad no es solamente la genitalidad, es todo, es cómo nos relacionamos con los demás, cómo es la identidad, la relación con su cuerpo y en la serie lo muestran muy bien. Hay que hablar de sexualidad porque eso forma parte del sano desarrollo”, afirma la psicóloga.

Contención de diferencias

Otro de los aspectos que destaca la especialista es la tolerancia a las diferencias. Específicamente, valora el hecho de que entre los mismos adolescentes validen que sus compañeros tengan gustos, orientaciones e identidades diferentes a las suyas. Con base en la tolerancia a las diferencias, los personajes refuerzan valores como la amistad, el respeto y la solidaridad. 

La serie se desarrolla en Reino Unido, un país menos conservador en cuánto a la sexualidad en comparación con otros país. Sin embargo, Ramírez explica que hay mucho valor en que una producción como esta ponga sobre la mesa temas polémicos principalmente en Latinoamérica donde prevalecen los prejuicios en torno a esto. 

“Esta es una cultura binaria, de hombre- mujer, blanco- negro, y es muy muy dificil tolerar e incluir las diferencias. Es importante que entre ellos (los adolescentes de la serie) puedan tolerar las diferencias y entender que hay una diversidad de gustos, colores, de cómo somos y qué queremos. Más allá de comprender, es una serie que contiene las diferencias”, comenta. 

Solidaridad femenina

La serie también aborda lo que implica el abuso sexual para las mujeres, las principales victimas de estos delitos. La ONU afirma que 35% de las mujeres en todo el mundo han experimentado alguna vez violencia física o sexual por parte de una pareja íntima, o violencia sexual perpetrada por una persona distinta de su pareja.

La violencia sexual es un tema que afecta especialmente a las mujeres y la serie lo aborda desde una perspectiva de no revictimización y solidaridad con la agredida. La víctima de la serie sufre los efectos psicológicos de la agresión y encuentra en sus compañeras una red de apoyo y solidaridad debido a que muchas de ellas tienen una historia similar. 

En este punto, como en los demás, se plasma la importancia de la terapia como un mecanismo necesario para reconocer la agresión, lidiar con ella y entender que la culpa nunca es de la víctima. 

La psicóloga María Alejandra Ramírez señala que es importante hablar claramente de sexualidad desde temprana edad para saber identificar el abuso sexual.

Si no se habla de sexualidad, el abuso sexual no existe. Si en casa no se habla de sexualidad ese niño jamás va a poder decir si un adulto lo tocó de manera inapropiada”, asevera.

Acompañamiento de los padres

Si algo deja claro Sex Education es la importancia de la comunicación entre padres e hijos. Incluso, aborda el proceso de redescubrimiento de los adultos, por lo que, sin importar la edad, toda persona está en proceso de aprendizaje y debe estar abierto a la posibilidad de explorar y cuestionarse a sí misma, así como lo hacen los personajes de la serie.

“La serie me parece maravillosa. Creo que si es vista por adolescentes deben ser mayores de 16 años con cierto acompañamiento. Donde haya un adulto que pueda escuchar sus inquietudes y que si no puede responder, buscar quien sí pueda ayudarle con las respuestas que necesita”, comenta la especialista. 

Se trata de una serie que ubica al espectador en circunstancias y necesidades poco conocidas pero que sí existen. Sex Education profesa la importancia de practicar la tolerancia y comprender que existen diferencias, y que al aceptarlas se promueve una sociedad más empática, lejos de prejuicios y violencia.

Noticias relacionadas