• La orden de detención ocurre tres días después de que 24 jugadoras de la Vinotinto femenina denunciaron sufrir abusos sexuales y psicológicos bajo la dirigencia del técnico desde 2014 hasta 2017

El Ministerio Público emitió una orden de aprehensión contra Kenneth Zseremeta y William Pino por abuso y acoso sexual a las jugadoras de la Vinotinto femenina durante su trabajo en el equipo venezolano entre 2014 y 2017.

Esto ocurre tres días después que 24 atletas de la selección nacional acusaron en un comunicado a Zseremeta de cometer abusos sexuales y psicológicos, además de tener una conducta homofóbica contra varios miembros de la Vinotinto en su gestión.

“Fiscal 79 nacional solicitó y fue acordada por el tribunal correspondiente: orden de aprehensión contra los aberrados: Kenneth Zseremeta y William Pino Lozada denunciados por integrantes de la Selección Femenina de Fútbol Nacional de cometer abusos sexuales en su contra”, informó Tarek William Saab, fiscal general del régimen de Maduro.

Luego de la denuncia, Deyna Castellanos hizo mención a la FIFA, la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut) y la Conmebol para no permitir que Zseremeta continúe cometiendo estas agresiones a otras jugadoras.

“Como jugadoras no callaremos más pero necesitamos de todas estas instituciones para proteger a las jugadores de fútbol a nivel global y crear una cultura donde podamos estar a salvo”, continúa la misiva.

La Federación Venezolana de Fútbol toma acciones 

El exentrenador panameño dirigió a la Vinotinto femenina desde 2008 hasta 2017, luego de que la Federación Venezolana de Fútbol lo desvinculó del equipo debido a los malos resultados que consiguió en la clasificación del Mundial sub-20.

Jorge Giménez, presidente de la FVF, dijo en una entrevista el 8 de octubre que la federación envió una carta a la FIFA, a la Conmebol y a la Concacaf para evitar que Zseremeta vuelva a dirigir en algún equipo.

“Solicito su colaboración a los fines se inicie la investigación del caso de acuerdo a su procedimiento disciplinario y se ordene la inhabilitación en el ejercicio profesional como director técnico deportivo, así como ejercer cualquier cargo deportivo, administrativo ante cualquier equipo, club, considerando que los actos cometidos por este sujeto afectan gravemente la identidad humana de nuestros deportistas”, expone el comunicado de la FVF.

La FIFA aún no ha emitido algún comunicado en respuesta a las acusaciones realizadas por las jugadoras venezolanas, por lo que aún se mantiene la expectativa de cuál es la postura del órgano rector del fútbol mundial.

“Desde que estamos en la federación hace tres meses, mi equipo de trabajo sabe que venimos con cero tolerancia a esto y después del pronunciamiento de las jugadoras femeninas hemos tomado cartas en el asunto. La idea es cerrarle todas las puertas posibles para que de la mano de él esto no siga sucediendo”, expresó Giménez.

La respuesta de Zseremeta y Pino

En la mañana del 8 de octubre, el extécnico respondió al comunicado de las jugadoras, desestimó las denuncias y se apegó a la presunción de su inocencia «hasta que se demuestre lo contrario».

«Los dos delitos mencionados, de alguna manera, no han llevado el debido proceso que se considera dentro de cualquier código penal o civil. Para la opinión pública, desconozco y desestimo dichos delitos», aseguró Zseremeta.

El técnico panameño detalló en la carta que nunca sometió a persecución por su orientación sexual a ninguna jugadora. Además de las 24 jugadoras que denunciaron al panameño, la futbolista Bárbara Serrano reveló haber sufrido de malos tratos y homofobia, al igual que la psicóloga Alejandra Blasco, durante su trabajo en la Vinotinto femenina bajo esa directiva.

Wiliiam Pino, quien se desempeñó como utilero del equipo desde 2011 hasta 2017, también envió una carta a la opinión pública, informó que no se encuentra en el país “debido a compromisos profesionales”, pero está a la orden del Ministerio Público para realizar la investigación en su contra.

“¿Por qué no denunciaron tales hechos cuando estábamos en la selección o a lo poco de retirarnos de la misma, por qué esperar tanto tiempo? más de seis años para denunciar esos hechos?”, expone la carta de Pino.

A la espera de una respuesta por parte de Conmebol o la FIFA sobre el futuro de Zseremeta y Pino, la FVF y las jugadoras han enviado un mensaje contundente ante los abusos sexuales y físicos que crea un precedente para que estas situaciones no vuelvan a ocurrir dentro del deporte nacional y de la región

Noticias relacionadas