• Personas con enfermedades crónicas en Lara dependían de la Dirección de Salud o del IVSS para conseguir sus medicinas, pero actualmente estos servicios presentan fallas. Foto: Noticias Barquisimeto

Las Farmacias Móviles Fénix tienen poco tiempo funcionando en el estado Lara. Su cuenta de Instagram está operativa desde el 20 de septiembre de 2021 y en sus imágenes destaca el logo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). 

Fue, de hecho, el comandante general de la GNB Juvenal José Fernández López, quien inauguró 12 unidades destinadas a atender 3.000 personas. Estas farmacias no tienen problemas de desabastecimiento y sus precios están expresados en dólares, pero son mucho más bajos que los que se encuentran en cadenas de farmacias privadas. 

No obstante, estas unidades generan desconfianza en parte de la población larense, especialmente en los pacientes con enfermedades crónicas. Muchos de ellos recibían sus medicamentos a través de entidades gubernamentales y programas sociales, los cuales ahora argumentan no pueden otorgarlos porque no han llegado al país. 

Foto: Twitter
Son camiones que diariamente se trasladan a varios sitios, ellos publican en qué zona van a estar, tienen precios económicos y es bastante amplio lo que ofrecen en medicamentos. Tienen medicinas oncológicas, antihipertensivos, antibióticos y antialérgicos. Lo que vemos extraño es que nosotros desde noviembre no recibimos los medicamentos que no entregaban por Dirección de Salud”, expresó Yaniry Envíes, vocera de la Fundación Vida Renal Contigo, para El Diario.

Fallas en el convenio entre Dirección de Salud y los pacientes renales

Tras varias manifestaciones y solicitudes, grupos de pacientes renales plantearon a una mesa de trabajo que Dirección de Salud del estado Lara los apoyara con varios de los medicamentos que deben tomar de por vida. 

Antihipertensivos, anticoagulantes, diuréticos y antialérgicos son algunos de los fármacos rutinarios que acordaron otorgar a estas personas 

“La Dirección de Salud envió personal a cada unidad de diálisis para solicitar los requerimientos de cada paciente y darles su tratamiento. Desde ese momento se entregó mensual, nos asignaron una sede de Farmapatria por cada unidad de diálisis y ahí los retirábamos. Además, nos apoyaban con antibióticos, especialmente vancomicina que es el que más se usa para las infecciones de catéter”, agregó la paciente.

Para el año 2020 la entrega de estos medicamentos fue disminuyendo, cada vez otorgaban menos fármacos hasta que solo se contó con la disponibilidad de paracetamol y vitaminas. 

El mayor gasto de estos pacientes a veces es el tratamiento antihipertensivos porque algunos toman tres o cuatro pastillas diferentes diarias, pero no recibimos desde noviembre esto solo nos llega un blister de paracetamol y un frasco de 100 multivitamínicos que lo dividían entre varios pacientes”, explicó Envíes.
Foto: Instagram 

Meses después de que algunas medicinas dejarán de llegar a los entes gubernamentales,  varios pacientes notaron que podían adquirirlas en las farmacias móviles. 

“Lo que nos parece muy extraño es que de repente aparecen estas farmacias móviles que son del Estado venezolano y tienen medicamentos que no entregaron más a los pacientes renales y fármacos oncológicos que no llegaron más en el seguro social”,  añadió.

Fallas de medicamentos oncológicos en el IVSS

Fernando Filindro es paciente en remisión de cáncer de próstata desde el año 2014. Por su condición, debe aplicarse  ampollas de decapeptyl (triptorelina) de 3,75 mg para evitar que el cáncer vuelva a aparecer. 

La indicación del médico en esa oportunidad fue consignar una planilla en la Farmacia de Alto Costo del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) en Lara para recibir el tratamiento.  

Durante los años 2014 y 2015 le otorgaron sus medicamentos en la institución, pero en 2016 comenzó a escasear. Desde entonces tuvo que buscarlos por otros medios. 

“Muchos pacientes oncológicos tenemos entre tres y cuatro años que no recibimos tratamientos. La última que me puse, la compré en Colombia gracias a una amiga de mi hijo el 13 de marzo de 2020 y el 16 decretaron la cuarentena, desde ese momento no he usado más el medicamento”, explicó Filindro en entrevista para El Diario

Admitió que no ha regresado a control médico porque se ha sentido bien. Además sabe que no podrá conseguir el medicamento si el especialista se lo recomienda, tampoco cuenta con los recursos para realizarse el examen de antígenos prostáticos. 

Estoy bien en sentido que no tengo dolores, porque el dolor avisa que los antígenos están altos y es una señal de que necesito tratamiento y desde marzo de 2020 no he recibido el medicamento y fui una sola vez a chequeo, pero el médico sí me ha dicho que debo estar pendiente de eso, porque el cáncer puede volver”, comentó.

Como método preventivo, Filindro lleva una dieta saludable, intenta descansar, no fuma ni bebe alcohol. Admitió que sufre hipertensión arterial, pero intenta evitar cualquier factor de riesgo que lo lleve a una recaída. 

Quimioterapias en las farmacias móviles 

Filindro aseguró que en las Farmacias Móviles Fénix venden varios tipos de quimioterapia. Algunos de estos fármacos son indicados para cáncer de mama o linfoma, pero el medicamento que requiere no está disponible en las unidades.  

“Esas farmacias ofertan medicamentos oncológicos y quimios regularmente. Claro, no con los logos del IVSS, sino lo que llama la atención que el IVSS y sus autoridades alegan que ellos no entregan las quimios regularmente por causa del bloqueo económico ¿Cómo es que esas farmacias no tienen bloqueo para traerlas? Sabemos que esas medicinas no se producen aquí”, señaló el paciente.

Filindro tiene su esperanza puesta en que el cáncer no regrese y no deba recurrir a medidas extremas para poder adquirir los medicamentos que originalmente eran otorgados por el Estado a las personas con condiciones de salud crónicas. 

Noticias relacionadas