• En conversación con El Diario, la médica Florelba Mendoza afirmó que la medicina cuántica emplea técnicas como enzimoterapia y cristaloterapia para abordar cualquier padecimiento, incluyendo el covid-19. Foto: Biofeedback

A pesar de que existe desde hace décadas y brinda resultados notorios en poco tiempo, la medicina cuántica sigue siendo desconocida para muchas personas en Venezuela. Denominada en otros países como “medicina integral”, se enfoca en restaurar tanto las aflicciones del cuerpo físico como las de la mente y el campo energético de cada ser vivo. 

En entrevista exclusiva para El Diario, Florelba Mendoza, médica cuántica con más de 30 años de experiencia, explicó las herramientas que emplea esta profesión, sus características y la forma en la que actúa en los pacientes. 

La medicina cuántica se fundamenta en la utilización de vegetales, frutas, sales minerales, cristaloterapia y enzimoterapia (o jugoterapia). (…) Funciona para todos los padecimientos y enfermedades. La premisa de este tipo de medicina es mejorar el bienestar de las personas sin dañar el delicado equilibrio de la vida”. –Florelba Mendoza, médica cuántica y especialista en múltiples prácticas medicinales.

Cristaloterapia y enzimoterapia

La cristaloterapia es, como puntualizó Mendoza, una práctica medicinal que utiliza unidades médicas (cristales) diseñadas en laboratorios con propiedades de los cuarzos y las piedras preciosas para hacer una diálisis (limpieza) de la energía del cuerpo. Esto permite sacar la energía “dañada” y reponerla con energía de luz emitida por las propiedades del cristal.

Otra práctica fundamental de la medicina cuántica es la enzimoterapia o jugoterapia; esta consiste en el consumo de ciertos jugos frutales en medidas exactas para que se comporten como dosis de medicamentos. Uno de estos es la combinación del jugo de la lechosa (o papaya) con zanahoria y sirve para nutrir y desintoxicar todo el sistema de asimilación (digestivo). Esto se toma en dosis, por ejemplo: 70 cc de lechosa con 30 cc de zanahoria (aproximadamente medio vaso), tres veces a la semana en días alternos.

Florelba Mendoza atendiendo a una paciente de medicina cuántica | Foto: Cortesía.

Un complemento de la medicina tradicional 

En ocasiones, la medicina cuántica es denominada “medicina alternativa”. Sin embargo, Mendoza difiere de esta última definición, ya que, según explica, no tienen por qué estar desligadas ni ser sustituidas entre sí. A su criterio, la forma adecuada de referirse a ella es medicina complementaria, ya que debe ir de la mano con la medicina alopática (la más común). 

Origen del término. La medicina cuántica debe su nombre al quanta, una partícula subatómica que es la mínima unidad de energía detectable.

Mendoza –quien también es quiropráctica, terapeuta neural y acupunturista– detalló que todos los médicos cuánticos, antes de estudiar esta especialidad, deben ser egresados en Medicina de cualquier universidad. Luego, continuó, con todo el conocimiento adquirido en la medicina tradicional sobre el cuerpo físico, se puede profundizar en la otra mitad de las personas: “el cuerpo energético”, y es ahí donde entra en juego la medicina cuántica. 

El cuerpo de energía funciona como las ondas de radio y televisión: no las ves y sin embargo están en todas partes. El cuerpo de energía tiene estructura (por lo que tiene una anatomía), tiene funciones (por lo que tiene fisiología); cuando la estructura o las funciones se dañan, aparece una fisiopatología energética, es decir, una enfermedad”. –Florelba Mendoza, médica cuántica y especialista en múltiples prácticas medicinales.

Afirmó que la medicina alopática tiende a tener efectos colaterales. Puso como ejemplo a un paciente al que le recetan esteroides por alguna patología, lo cual puede afectar el funcionamiento y estado de sus hormonas, producir glaucoma, elevar su tensión arterial, entre otras consecuencias. Aseguró que esto no sucede con la medicina cuántica porque es totalmente natural. 

Otras ventajas de la medicina cuántica mencionadas por Mendoza son: 

Muy raramente causa crisis curativas (aumento temporal de la sintomatología de la enfermedad). 
En casi todos los casos da resultados de forma rápida.
Purifica las energías de los pacientes. 

Cristales preciosas | Foto: Getty Images.

El origen de la medicina cuántica

Esta rama de la medicina surgió hace 50 años, aproximadamente, por medio de los estudios y aportes de la especialista María del Socorro Pérez Farfán, mejor conocida como Marla (murió el 21 de septiembre de 2021 a los 89 años de edad). Ella se encargó de difundir los conocimientos de la medicina integral (o cuántica) en el Centro de Estudios Kardem, ubicado en Zapopan, México. Allí se especializó Florelba Mendoza, quien se graduó en Medicina de la Universidad de Carabobo, Venezuela.

Después de la partida de Marla, sus hijos y nietos, varios de ellos médicos, químicos y psicólogos, quedaron a cargo del laboratorio de medicina integral de Kardem. 

Medicina cuántica: puede aplicarse ante el covid-19

La especialista comentó que el covid-19 no afectó directamente a los profesionales de la medicina cuántica, pero la cuarentena radical de los primeros meses disminuyó la fluidez de pacientes.También dijo que, desde esta área de la salud, han desarrollado algunos procesos para contrarrestar las aflicciones del virus. 

Precio. La médica cuántica Florelba Mendoza atiende a sus pacientes en Caracas y Valencia; el valor de la consulta general es de $25, mientras que el resto de los costos varía dependiendo de las aflicciones y tratamientos que requiera cada paciente.

“Tenemos un tratamiento para el covid-19 combinando la cristaloterapia con esquemas de tratamiento de medicina cuántica. Igualmente tenemos tratamientos posvacunas para desintoxicar el cuerpo de la parte dañina que puedan tener estas sustancias”, señaló. 

Acotó que así como existen tratamientos para el coronavirus, igualmente hay varios para reforzar el sistema inmunológico, limpiar el organismo de otros virus, bacterias, hongos, parásitos, entre otros padecimientos. Esto es complementado con lo que denomina “hábitos de vida”: caminar, respirar bien y hacer actividades como tai chi libre; esta última práctica sirve para unificar los campos magnéticos dentro del cuerpo, de forma que al girar las corrientes energéticas, puedan fluir correctamente. 

Uno de los principales consejos de la medicina cuántica es siempre tomar agua potable y no hervida, ya que la segunda es agua muerta, inerte y no hidrata de forma correcta. 

Jugos naturales | Foto: Getty Images.

La adaptación de la medicina cuántica a las dificultades venezolanas  

De acuerdo con Mendoza, las medicinas elaboradas especialmente para tratamientos cuánticos provienen de México. No obstante, debido a la crisis general que afronta Venezuela, los distribuidores abandonaron el país. 

La dificultad para obtener recursos llevó a la médica a homeopatizar la medicina cuántica, es decir, utilizar medicamentos de uso cotidiano y procesarlos para extraer la frecuencia vibratoria de ellos y desechar toda la parte dañina o “colateral”, como le llama. Para ello se requiere de la asistencia de centros especializados, como la Farmacia Coche o la Farmacia Belladona. Se puede utilizar cualquier medicamento alopático o de otro tipo. 

“La idea es cubrir un buen tratamiento a un precio módico. Para esto se emplean los cristales, y el paciente puede acudir al médico cuántico una, dos o tres veces a la semana por una hora, media hora, veinte minutos, todo dependiendo de la cantidad y tipo de cristales que requiera por la patología”, dijo. 

Noticias relacionadas