• La farmacéutica espera presentar en marzo su fórmula actualizada, mientras Moderna ya tiene los primeros encargos de su nueva vacuna especial contra la variante. Mientras tanto, países como Israel y Chile aprobaron aplicar una cuarta dosis de refuerzo para aumentar la inmunidad en las personas de la tercera edad

La empresa farmacéutica Pfizer anunció el lunes 10 de enero de 2022 que trabaja en el desarrollo de una nueva vacuna contra el covid-19. Esta nueva fórmula busca mejorar la efectividad contra la variante ómicron, la cual tiene una mayor facilidad de propagación que otras cepas, además de reducir la protección de las vacunas convencionales.

El consejero ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, declaró que esperan tener la nueva dosis lista para el mes de marzo. Agregó que si bien tendrá su foco en ómicron, también inmunizará contra otras variantes, como delta. Igualmente, dijo que su empresa ya está comenzando a fabricar las primeras dosis dado que algunos países quieren disponer de ellas cuanto antes.

«La esperanza es que logremos algo que tenga una protección mucho mejor, en particular contra las infecciones, porque la protección contra hospitalizaciones y enfermedad grave ahora mismo es razonable con las vacunas actuales, siempre que se haya administrado la tercera dosis», dijo Bourla al canal de televisión CNBC.

Dudas sobre su necesidad

De acuerdo con la agencia EFE, Bourla aseguró que Pfizer aún no está segura sobre la necesidad de aplicar la nueva vacuna. La misma situación ocurre con la cuarta dosis de la fórmula actual, que está siendo considerada por varios países como alternativa para proteger a grupos vulnerables. «No sé si hay necesidad de una cuarta dosis de refuerzo, pero tiene que probarse. Nosotros haremos experimentos», aseveró.

Israel fue el primer país en autorizar la inoculación de una cuarta dosis, para personas de la tercera edad o con condiciones médicas de riesgo. Desde el 3 de enero de 2022 las autoridades de ese país iniciaron jornadas especiales en centros geriátricos y hospitales. Siguiendo sus pasos, este lunes Chile aprobó también la vacunación de refuerzo en personas mayores de 60 años de edad. 

«Las vacunas, con el paso del tiempo, van perdiendo eficacia, se va disminuyendo la protección que generan y las nuevas variantes también les hacen perder fuerza. Y por eso es muy importante estar preparados, anticiparse», declaró el presidente saliente de Chile, Sebastián Piñera.

Otros países como Reino Unido, Alemania y República Dominicana planean aplicar dosis extras de la vacuna, algo que ha sido seriamente criticado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). «La esencia de la disparidad es que algunos países están procediendo a una cuarta vacunación, mientras que otros ni siquiera han podido vacunar a sus trabajadores sanitarios», cuestionó su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Más vacunas

Nueva vacuna
Foto: EFE

Pfizer no es la única farmacéutica trabajando por frenar el avance del ómicron. Desde diciembre de 2021, Moderna comenzó a desarrollar una actualización de su vacuna mRNA-1273. Esta contaría con un refuerzo, o booster, de 50 microgramos especialmente adaptado para la variante.

La consejera delegada de la empresa, Stephane Bancel, aseguró que esperan que la vacuna comience a comercializarse en otoño. Hasta ahora ya ha cerrado acuerdos por 18.500 millones de dólares con países como Reino Unido, Suiza y Corea del Sur para los primeros envíos. Añadió que Moderna tiene capacidad para producir este año entre 2.000 millones y 3.000 millones de dosis de refuerzo.

En sus primeros ensayos clínicos la fórmula de Moderna demostró tener un aumento significativo de los anticuerpos neutralizantes contra ómicron. Igualmente estaban en desarrollo de una vacuna multivalente, que incorpora una protección contra varias cepas, incluida una carga contra el virus de la influenza (gripe), para prevenir los casos de flurona.

Menos efectividad

Aunque los científicos todavía no han determinado del todo las características de la variante ómicron, su mayor preocupación reside en la disminución de la eficacia de las vacunas ante ella. Por ejemplo, los antígenos de Pfizer y Moderna reducen su protección de 90 % a 70 % para los casos graves, mientras que la prevención de la enfermedad baja a un 30 %.

Esto no significa que las vacunas dejen de ser una opción efectiva contra el covid-19. Todavía no existen estudios concluyentes que midan la caída real de la efectividad fuera del laboratorio. Además, es importante tener en cuenta múltiples factores como la edad y estado de salud del paciente. Aun así, estudios iniciales arrojaron que la aplicación de una tercera dosis estimula el sistema inmunológico y ayuda a recuperar los índices de eficacia de la vacuna.

De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), ómicron representa actualmente el 95 % de los casos de coronavirus en Estados Unidos. Por su parte Suráfrica, país donde se descubrió la variante en noviembre de 2021, refleja una disminución rápida de sus hospitalizaciones y afirma que ómicron es menos severo que otras mutaciones como delta.

Esto ha llevado a muchos expertos a plantear un contagio masivo de la población para desarrollar la inmunidad de forma natural, aunque todavía los científicos y la OMS no llegan a un consenso sobre cómo abordar esta nueva ola de la pandemia.

Con información de EFE

Noticias relacionadas