• La excavación encontró también una base empedrada, que data como muy tarde del siglo XVIII, y bajo la cual se hallaron numerosas sepulturas | Foto: EFE

Las obras de reconstrucción de la catedral de Notre Dame de París tras el grave incendio de 2019 han sacado a la luz importantes restos arqueológicos medievales, anunció este lunes el Ministerio francés de Cultura.

Unas excavaciones en el crucero del templo han encontrado una parte de la antigua tribuna que separaba el coro de la nave, un elemento construido hacia 1230 y destruido a comienzos del siglo XVIII.

Elementos de esa tribuna ya habían sido descubiertos durante la amplia reforma de la catedral realizada en el siglo XIX por el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc, y desde entonces están expuestos en el Museo del Louvre.

Los nuevos fragmentos fueron encontrados en una fosa a la que se habían arrojado los restos de esa construcción. Su hallazgo “supone un descubrimiento del mayor interés”, explicó el Ministerio de Cultura en un comunicado.

Labores de reconstrucción

EFE

Paralizada desde mediados de marzo de 2020 por la pandemia de coronavirus, la reconstrucción de Notre Dame de París se reanudó un mes después a fuego lento con la puesta a punto de las medidas de seguridad que permitan la vuelta progresiva de sus obreros.

Leer más  INAC autorizó vuelos desde Venezuela hacia Brasil e Irán

A simple vista nada delata que la catedral parisina inaugure una nueva etapa. Solo el paso puntual de algún trabajador, cubierto con mono y mascarilla, apuntaba que la actividad regresaba.

El segundo semestre de 2021 marcó el inicio de la restauración propiamente dicha, aunque algunos trabajos ya habían empezado.

También se ha hecho ya la selección y tala de los 1.000 robles cuya madera se usará para reconstruir la armazón del transepto y la aguja, destruidos en el incendio.

Los estudios para la reconstrucción, ocasionó una polémica sobre si realizar una intervención fiel a la versión original o añadir una apuesta contemporánea.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dio en julio de 2020 el visto bueno al plano de reconstrucción.

Macron mantiene su compromiso de la reconstrucción de la catedral Notre Dame de París para que pueda reabrir al público en 2024, cinco años después del incendio que estuvo a punto de destruirla.

La catedral ha recibido donaciones de todo el mundo por valor de 833 millones de euros (casi 1.000 millones de dólares), una cantidad que puede resultar espectacular pero que podría no ser suficiente para el total de las obras y los gastos que quedan por cubrir, por lo que la demanda de donativos continúa.

Leer más  ¿Por qué en Estados Unidos están limitando la venta de pastillas anticonceptivas de emergencia?

Otros hallazgos

La excavación encontró también una base empedrada, que data como muy tarde del siglo XVIII, y bajo la cual se hallaron numerosas sepulturas, situadas a su vez sobre suelos que podrían remontarse al siglo XIII, en el que comenzó a utilizarse el templo.

Entre las sepulturas destaca un sarcófago antropomorfo realizado íntegramente en plomo, que podría remontarse al siglo XIV, y que por sus características y localización debía de albergar los restos de un alto dignatario.

Los hallazgos se realizaron dentro de una excavación preventiva antes de la instalación de un gran andamio para la reconstrucción de flecha de la catedral, consumida por el gran incendio que sufrió el templo en abril de 2019.

Los elementos descubiertos ofrecen vestigios de una calidad científica destacable que ayudarán a conocer mejor la historia de Notre Dame, señaló el Ministerio de Cultura. 

El incendio en Notre Dame

Foto: EFE

La tarde del 15 de abril de 2019 la catedral de Notre Dame comenzó a arder, un devastador incendio que acabó con parte de su estructura y sumió a Francia en un estado cercano a la conmoción.

Leer más  ¿En qué países de América Latina se ha despenalizado el aborto?

La intervención de unos 500 bomberos evitó que se redujera a cenizas una obra que desde hace ocho siglos se ha convertido en un símbolo de la ciudad.

Los cañones de agua, que vistos desde la distancia parecían los arbotantes que sujetan las paredes de la catedral, lograron imponerse al avance del fuego, aunque no evitaron que dos tercios de su cubierta, al igual que su célebre aguja -ambos añadidos al templo gótico en el siglo XIX-, quedaran totalmente destruidas.

Con información de EFE

Noticias relacionadas