• El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, aclaró que la lucha de su país es contra ese delito y no hacia “ningún país”

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, ratificó que “gran parte” de la tripulación de un avión venezolano-iraní retenido en Argentina y que aterrizó en su país en mayo tiene nexos con el terrorismo internacional.

Además, en declaraciones a periodistas, aclaró que la lucha de Paraguay es contra ese delito y no hacia “ningún país”, ante el malestar expresado por Irán a raíz de declaraciones de funcionarios paraguayos.

La inteligencia paraguaya hizo un gran trabajo para poder determinar la peligrosidad de este vuelo y desde que Paraguay informó y alertó se pudieron hacer las averiguaciones”, aseguró Abdo Benítez.

Denunció que uno de los integrantes de la tripulación se operó “para cambiarse la cara en Cuba”, agregó el mandatario, quien anticipó que “más cosas se van a saber en el tiempo”.

Lo que se sabe sobre el avión venezolano con tripulantes iraníes que fue inmovilizado en Argentina

Compromiso en la lucha contra el terrorismo

En ese contexto, afirmó que su país tiene un “compromiso decidido” en la lucha contra el crimen transnacional y el terrorismo.

Leer más  Régimen removió al director de la Onapre, Marco Polo Cosenza

“Y vamos a seguir, no importa de qué países sean. Acá no es una cuestión contra ningún país, la lucha es contra el crimen internacional y contra el terrorismo”, indicó.

También señaló que este caso obliga a las autoridades aeronáuticas, de Aduanas y Migraciones de su país a diseñar protocolos “más rigurosos”.

Aterrizaje en Paraguay

El avión de la empresa iraní Mahan Air, que pertenece a Emtrasur, filial del estatal Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), aterrizó el 13 de mayo pasado en Paraguay y partió el día 16 con una carga de cigarrillos con destino a Aruba.

El gobierno de Paraguay ha indicado que en la nave viajaban 18 tripulantes, 11 venezolanos y 7 iraníes, de los cuales al menos uno ha sido señalado por funcionarios locales, citando informes de EE UU, de presuntos vínculos con el terrorismo.

El avión llegó a Argentina el lunes 6 de junio, y cuando intentó regresar a Caracas (Venezuela) el miércoles, no pudo concretar su vuelo porque Uruguay rechazó la autorización para acceder a su espacio aéreo, y tuvo que retornar a Buenos Aires donde fue retenido.

Paraguay defiende su postura “firme

El canciller de Paraguay, Julio César Arriola, dijo el martes 28 de junio que Asunción respondió de “manera diplomática, pero con mucha firmeza” a una nota de Irán a raíz de declaraciones de funcionarios locales sobre los tripulantes iraníes de un avión retenido en Argentina.

Arriola se refirió en una entrevista con la radio ABC Cardinal a una “Nota verbal”, fechada el 23 de junio, remitida a su país por la Embajada de la República Islámica de Irán en Montevideo.

El funcionario indicó que Paraguay reiteró su voluntad de mantener las relaciones bilaterales diplomáticas “con todos los países del mundo, incluyendo Irán”.

“Obramos con diplomacia, pero con firmeza al manifestar que no aceptamos ni acatamos directivas, no acatamos políticas con enfoques de gobiernos extranjeros”, agregó.

En ese sentido, el ministro de Relaciones Exteriores aseguró que adoptarán “la decisión que sea necesaria” para “precautelar” la seguridad de su país y de sus habitantes.

“Nosotros no vamos a permitir que la seguridad nacional esté en juego”, advirtió el ministro, aunque aclaró que las relaciones con Irán “están bien”.

La posición de Irán

La prensa local publicó el 26 de junio una comunicación enviada por la Embajada iraní a Asunción sobre el avión de Emtrasur, filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa) y que fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air.

En la nota, Irán consideró las declaraciones de algunos funcionarios paraguayos, entre ellos los ministros del Interior, Federico González, y de Inteligencia, Esteban Aquino, “marcadas por la literatura y el enfoque antiraní de las autoridades estadounidenses y del régimen sionista”.

Irán tachó de “vanas e infundadas” las acusaciones contra los tripulantes iraníes del avión que permanece en Argentina y consideró que no han sido acorde “con el antecedente de relaciones amistosas” entre ambos países.

Con información de EFE

Noticias relacionadas