• La Administración de Alimentos y Medicamentos mencionó 52 informes de “eventos adversos” relacionados con niveles elevados de plomo en la sangre después de consumir puré de frutas de manzana y canela en pouches. Foto: Maria Argutinskaya/Getty Images/iStock

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Lead poisoning from fruit pouches affects more kids. Here’s what to know, original de The Washington Post.

Los alimentos envasados en pouches (bolsas de puré) destinados a niños pequeños han ganado popularidad en los últimos años porque no requieren utensilios y se pueden consumir mientras se está en movimiento. Sin embargo, la noticia de que varios niños sufrieron intoxicación por plomo después de comer compota de manzana con canela en pouches apretables ha activado las alarmas.

Funcionarios federales de Estados Unidos mencionaron 52 informes de “eventos adversos” relacionados con niveles elevados de plomo en la sangre después de consumir compota de manzana con canela en pouches fabricados en Ecuador y vendidos bajo las marcas WanaBana, Weis y Schnucks, en 25 estados.

Los niños afectados tienen edades comprendidas entre menos de 1 año y 4 años, según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

La agencia también indicó que algunos pouches de puré de manzana con canela de WanaBana aún se encuentran en los estantes de varias tiendas Dollar Tree en varios estados de EE UU y advirtió a los consumidores que no los compren.

The Washington Post entrevistó a expertos sobre los síntomas de la intoxicación por plomo en niños, así como los pasos inmediatos a seguir si sospechas que tu hijo ha estado expuesto.

Leer más  Premios Oscar 2024: ¿cuáles son las nominadas a Mejor Película? 

¿Cómo se contaminó la compota de manzana con plomo?

La FDA está advirtiéndoles a los padres que no alimenten a sus hijos con ciertos pouches de compota de manzana de tres marcas: Schnucks, WanaBana y Weis, porque el puré de frutas podría contener niveles peligrosos de plomo.

La agencia detalló en noviembre que ha ampliado su investigación para identificar la fuente de la contaminación. Una empresa indicó que la contaminación podría haber provenido de la canela añadida a los purés. Schnuck Markets de St. Louis señaló que un proveedor informó sobre “niveles elevados de plomo encontrados en la materia prima de canela” utilizada por Austrofood, que fabrica ciertos pouches de compota de manzana con la marca Schnuck.

La FDA indicó que no tiene conocimiento de “enfermedades o eventos adversos por niveles elevados de plomo en la sangre informados para otros productos que contienen canela”.

Los productos retirados incluyen ciertos pouches de compota de manzana con canela y variedades, pouches de puré de frutas de manzana y canela de WanaBana y ciertos lotes de pouches de compota de manzana con canela de la marca Weis.

La advertencia de la FDA cubre marcas de Weis, WanaBana y Schnucks. Foto: FDA/AP

¿Qué pasa si tu hijo pudo haber consumido estos productos?

Realiza una prueba de sangre. La forma más sencilla de detectar la exposición al plomo es analizar los niveles de plomo en la sangre, según Hernán Gómez, toxicólogo médico y profesor clínico asociado de medicina de emergencia en la Universidad de Michigan.

Aunque el plomo es tóxico para cualquiera, es especialmente importante realizar pruebas de exposición al plomo en niños, ya que la exposición prolongada al plomo puede dañar el cerebro del niño y causar problemas en el desarrollo, afirmó Caleb Ward, pediatra de emergencias en el Hospital Infantil Nacional.

Leer más  Premios Oscar 2024: ¿quiénes son los nominados a Mejor Director? 

Los niños pequeños están particularmente en riesgo porque pueden absorber cuatro o cinco veces más plomo que los adultos, según la Organización Mundial de la Salud.

¿Qué sucede si una prueba de sangre muestra niveles elevados de plomo?

En la mayoría de los casos, el primer objetivo es trabajar con un médico o experto en salud para identificar las fuentes de exposición al plomo y eliminarlas, dijeron los expertos. La exposición prolongada al plomo hace que el cuerpo almacene plomo en los huesos y órganos, según Alan Woolf, médico en el Centro de Salud Ambiental Pediátrica del Hospital Infantil de Boston.

“Si un niño tiene exposición diaria, es más difícil eliminarlo del cuerpo”, advirtió.

Un niño con niveles elevados de intoxicación por plomo puede ser tratado con quelantes, un medicamento recetado administrado por vía oral o intravenosa, que ayuda a eliminar el plomo de la sangre.

Los quelantes pueden tener efectos secundarios, como reacciones alérgicas, inflamación hepática y supresión de la médula ósea, y no son tan efectivos con niveles más bajos de intoxicación por plomo, según los expertos.

Los alimentos ricos en calcio, hierro, vitamina D y vitamina C pueden ayudar a bloquear la absorción de plomo por parte del cuerpo, explicó Gómez. Un efecto común a largo plazo de la exposición al plomo es la anemia o bajos niveles de glóbulos rojos, que se pueden tratar con alimentos ricos en hierro o suplementos.

Leer más  La obesidad y los peligros de romantizar este padecimiento

¿Cuáles son los síntomas de la exposición al plomo?

La mayoría de las veces, la exposición al plomo no causa síntomas inmediatos. “Por lo general, no lo sabrías al observar al niño porque los efectos del plomo tienden a ser a más largo plazo”, expuso Gómez.

A niveles más altos, por encima de aproximadamente 45 microgramos de plomo por decilitro de sangre, la intoxicación por plomo puede causar dolor abdominal, dolores de cabeza, fatiga y vómitos, según los expertos. A niveles superiores a 70 microgramos por decilitro, los pacientes pueden empezar a experimentar convulsiones y la intoxicación por plomo puede ser potencialmente mortal, dijo Woolf.

Las exposiciones prolongadas al plomo pueden causar irritabilidad, letargo, dolores musculares, estreñimiento, dificultad para concentrarse, temblores y pérdida de peso, según la FDA. Niveles elevados de plomo con el tiempo pueden ocasionar problemas auditivos y retrasar la pubertad, dijo Ward.

Los síntomas más preocupantes son neurológicos, mencionó Gómez. La investigación muestra que la exposición a largo plazo al plomo en niños puede llevar a niveles más bajos de coeficiente intelectual y a un mayor riesgo de discapacidades de aprendizaje o condiciones como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

¿Qué niveles de exposición al plomo son preocupantes?

No hay un nivel seguro de exposición al plomo. “El plomo no tiene ningún propósito en el cuerpo humano”, escribió Kevin Osterhoudt, pediatra y director médico del Centro de Control de Envenenamientos en el Hospital Infantil de Filadelfia, en un correo electrónico. “Por lo tanto, queremos mantener nuestra exposición lo más baja posible”.

Un estudio de 2021 en JAMA Pediatrics encontró que más de medio millón de niños examinados en Estados Unidos tenían niveles detectables de plomo en su sangre. “Es quizás la toxina ambiental más ubicua”, dijo Gómez.

Leer más  Qué se sabe sobre la salud de Kate Middleton

¿Cuáles son las fuentes más comunes de exposición al plomo?

Las fuentes comunes de exposición al plomo incluyen la pintura en viviendas construidas antes de 1978, el suelo contaminado y el agua potable de tuberías de plomo que se corroen. Pero el plomo también puede estar presente en muchos artículos del hogar, incluyendo juguetes antiguos, cosméticos importados, especias y utensilios de cocina o cerámica, según Woolf.

Los niños pequeños tienen más riesgo de exposición al plomo porque gatean y se llevan cosas a la boca, dijo Ward.

“Aunque el niño y el adulto vivan en la misma casa, es posible que el niño tenga un nivel de plomo en sangre mucho más alto que el adulto porque el adulto no está gateando por el suelo y probablemente tiene mejores hábitos para lavarse las manos”, explicó Ward.

En general, los niños deben hacerse la prueba de intoxicación por plomo cuando comienzan a gatear y nuevamente alrededor de los dos años, detalló Gómez.

Si vives en una casa antigua que es más propensa a tener pintura o tuberías de plomo, puedes contratar a un inspector o ponerte en contacto con el departamento de salud pública estatal para que revisen tu hogar en busca de plomo.

El agua potable se puede analizar en un laboratorio certificado por el estado, lo que puede costar entre 15 y 100 dólares. El uso de filtros de agua también puede ayudar a eliminar el plomo de tu agua potable, según Woolf.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas