• Durante el procedimiento llevado a cabo contra el futbolista para determinar su culpabilidad o inocencia, se han tomado en cuenta los testimonios de los involucrados y testigos

Durante los tres días de juicio contra el futbolista brasileño Dani Alves, acusado de abusar sexualmente de una joven en un baño de una discoteca en diciembre de 2022, la defensa del jugador mantuvo su petición de absolución, aunque ha planteado como alternativa una condena de un año de cárcel y 50 mil euros de indemnización. 

Alves está en prisión preventiva desde el 20 de enero de 2023, cuando los Mossos d’Esquadra (Policia de Cataluña) lo detuvieron en el despacho de su abogada después de que la mujer de 23 años lo denunciara por violación. 

Sin embargo, en la Audiencia Provincial de Barcelona, máximo órgano judicial de la provincia, la Fiscalía ratificó su petición de nueve años de cárcel para el futbolista, mientras que la acusación particular pide que sean 12 años de prisión y 150 mil euros de indemnización. 

Comenzó el juicio contra Dani Alves: ¿por qué la defensa pidió anular el proceso?
Foto: EFE/ Alberto Estévez

¿Qué dijeron los testigos?

La primera jornada de juicio contra Dani Alves inició el 5 de febrero. Durante el procedimiento, la Fiscalía, la acusación particular y la defensa tuvieron la oportunidad de escuchar los seis primeros testimonios, que permitirán a los magistrados determinar si el acusado es culpable o no. 

Los medios de comunicación no tuvieron acceso al testimonio de la denunciante pronunciado durante el juicio. De acuerdo con el portal de noticias CNN, la mujer testificó detrás de un biombo, para evitar el contacto visual con Alves; con las partes involucradas refiriéndose a ella como “la denunciante” para que no se registre su nombre en la grabación.

Tras el testimonio de la denunciante, su amiga relató lo ocurrido la madrugada del 30 de diciembre de 2022 en la discoteca Sutton, donde al poco tiempo de haber llegado recibieron la invitación para unirse a un reservado VIP, donde estaba Alves y un amigo.

Desde que se saludaron, la amiga afirmó que recibió “una actitud babosa” por parte del jugador. “Me puso la mano en la espalda, bajó la mano”, añadió, y afirmó que casi le toca las nalgas. 

Leer más  Venezuela y Nicaragua encabezan la lista negra de Freedom House sobre libertades en 2023

Mientras relataba lo sucedido, la voz de la mujer se fue resquebrajando al recordar los momentos posteriores a que Alves y la denunciante entraron en el baño. “Me acuerdo que decía que le había hecho mucho daño. En ese momento es como si no estuviera en sí”, señaló. 

Además, indicó que animó a su amiga a que denunciara, aunque ella no quería hacerlo porque pensaba que dirían lo hacía por dinero. 

Lo ocurrido tuvo un grave efecto en la denunciante

“Al principio estaba bien, pero luego empezamos a estar incómodas”, inició la prima de la denunciante cuando le tocó declarar, refiriéndose al momento en el que compartieron mesa con el futbolista. 

El motivo de esa incomodidad, según respondió a pedido de la fiscal, era que el brasileño le puso “la mano en su zona íntima” mientras bailaban. “Sé que a mi prima también le puso la mano en su zona íntima”, aseguró.

Indicó que eso, sumado a los hechos que la demandante afirma que tuvieron lugar en el baño, tuvo un grave efecto sobre su prima. “No duerme, se tiene que medicar (…) comenzó a tomar antidepresivos”, añadió.

Durante la primera sesión también testificaron dos camareros y un portero de la discoteca, a quienes las partes le realizaron varias preguntas para reconstruir las escenas desde lo que presenciaron.

Juicio contra Dani Alves: qué declararon los testigos y cuándo será el dictamen
Foto: EFE/ Alberto Estévez

Otros testimonios

El segundo día de juicio cerca de 20 personas fueron llamadas a testificar, entre ellas personal de seguridad de la discoteca, algunos agentes de los Mossos d’Esquadra que atendieron a la joven, la esposa del acusado (Joana Sanz), y el amigo con quien Alves compartió mesa VIP esa noche.

Leer más  AN entregó ante el CNE propuesta para el cronograma de elecciones presidenciales en Venezuela

Durante su intervencion, los Mossos d’Esquadra confirmaron que las imágenes de las cámaras de seguridad de la discoteca Sutton de Barcelona “corroboran completamente” la denuncia de la joven que acusa a Dani Alves de violación.

Los agentes indicaron que cuando atendieron a la víctima estaba en “shock”, se “derrumbaba” cuando daba detalles de la violación y se resistía a denunciar porque temía que no la creyesen o que se difundiera su identidad. Aseguraron que la mujer les dejó claro que “no quería dinero, solo justicia”.

La agencia de noticias EFE reseñó que la joven señaló a Dani Alves ante el director del local y ante sus amigas cuando el futbolista pasó a su lado al salir del recinto: “Ha sido él”.

El director de la discoteca, que ha explicado que Alves era un cliente habitual del local, detalló que se enteró de lo ocurrido al ver a la chica llorar, por lo que se acercó a ella y a sus dos amigas: “Costó muchísimo que nos dijera lo que había pasado”, precisó.

Testimonios que apoyan el relato de Alves

Joana Sanz, esposa del futbolista Dani Alves, y tres amigos con quienes estuvo de fiesta el 30 de diciembre de 2022, avalaron ante el tribunal su versión de que estaba borracho la noche en que una joven lo acusó de violarla, una circunstancia que su defensa recurre como atenuante.

En marzo de 2023, Sanz sugirió en Instagram que iba a poner fin a su relación con Alves, pero en su declaración recalcó que “legalmente” no se ha divorciado. El tribunal le advirtió que, por su relación de parentesco con el acusado, está excusada de testificar en su contra, pero sigue teniendo la obligación de decir la verdad.

Leer más  Reconocieron la aorta como un órgano independiente del cuerpo humano
Juicio contra Dani Alves: qué declararon los testigos y cuándo será el dictamen
La mujer de Dani Alves, Joana Sanz, y la madre de este, Dona Lucía, salen de la Audiencia de Barcelona. Foto: EFE/Enric Fontcuberta

Otro de los testigos, un chef brasileño amigo de Alves, apuntó que el futbolista estaba en estado de embriaguez. Explicó que el día de los hechos estuvo almorzando y cenando con Alves en un restaurante, donde el futbolista fue “el que más bebió” y luego se fueron de copas a un local antes de dirigirse a Sutton.

Defensa de Alves alega que hubo consentimiento

La abogada de Alves, Inés Guardiola, desacredita en sus informes finales el relato de la víctima y sus dos amigas, apoyándose en algunas de las grabaciones de los momentos previos a que el futbolista y la denunciante entraran en el baño.

Para la abogada, “no hubo una situación de terror ambiental” en el reservado, sino todo lo contrario: la denunciante “no solo rehúsa ninguna actitud cariñosa con Alves, sino que la devuelve”. 

Tras precisar que no es su intención juzgar a la denunciante, Guardiola pidió al tribunal analizar el comportamiento que tuvo antes de entrar en el baño, porque “Alves solo pudo inferir que había prestado su consentimiento”.

En ese sentido, apuntó que la víctima pudo acabar denunciando a Alves por agresión sexual tras “sentirse avergonzada por haberse desinhibido sexualmente”.

“No claudiquen ante la presión social y mediática que desde el primer día ha contaminado estos hechos. Sean valientes y apliquen de manera estricta los principios del derecho penal”, apeló la defensa.

El relato de la víctima es “absolutamente creíble”

En el tercer día de juicio, la fiscal Elisabeth Jiménez concluyó en su informe que el relato de la víctima es “absolutamente creíble”, lo que contrasta con las “contradicciones” de Alves, que ha ofrecido varias versiones y ha demostrado en el proceso que se siente “totalmente impune”, pese a los vacíos en sus explicaciones.

Leer más  ¿A qué llaman proxy en informática y cómo funciona?

Jiménez recordó que la víctima explicó que accedió ir voluntariamente al baño del reservado de la discoteca Sutton al que la invitó Alves y que se sentía culpable por ello, lo que cataloga como un “sentimiento habitual” en las víctimas de violencia machista.

En este sentido, insistió que la denunciante, pese a estar “devastada”, hizo un esfuerzo para explicar lo ocurrido y dejar claro que ya desde “primer momento dijo que quería salir de ahí”. 

Si la chica quiso besar a Alves y posteriormente, en algún momento dijo ‘hasta aquí’, es hasta aquí”, aseveró la fiscal, que ha denunciado que al futbolista le dieron igual las “súplicas” de la chica y la violó con violencia.

Además, mencionó que si Alves tuvo que utilizar la fuerza, agarrando a la víctima, tirándole del pelo y dándole bofetadas, no puede alegar que fue una relación consentida. 

Ester García, abogada de la acusación particular, destacó la credibilidad de la víctima por la persistencia del relato que ha mantenido durante todo el procedimiento, frente a los “vaivenes” en la declaración de Alves.

“Me da igual que mi representante perreara (bailara), cuando entró en el baño dijo que no. Y no es no”, argumentó la abogada, quien aseguró que no es aceptable la eximente que alega la defensa del futbolista. Aseguró que las propias psicólogas designadas por Alves afirmaron en sus declaraciones que, pese a haber bebido, el futbolista sabía lo que hacía.

La defensa de Alves pide la libertad provisional del futbolista mientras espera la sentencia del caso, que se conocerá en un plazo máximo de 20 días.

Noticias relacionadas