• La crisis económica ha empujado a los venezolanos hacia la compra y venta de divisas a través de distintas redes sociales, un hecho que ha despertado la atención de estafadores y usurpadores de identidad

La compra y venta de dólares, en efectivo y en digital, se ha convertido en un negocio popular en Venezuela, país que registra una acelerada devaluación del bolívar con respecto a monedas extranjeras como el dólar y el euro; esta crisis económica sin precedentes golpea a sus habitantes y los empuja a buscar estrategias que les permitan percibir un mayor ingreso de dinero.

El dólar es mucho más apreciado que el bolívar como única forma de ahorro seguro en el país y, cada vez más, también como medio de pago, sobre todo de bienes y servicios o incluso para algo tan simple como la compra de alimentos.

Esta metodología ha permitido que algunas personas estafen a otras. El modus operandi se aplica principalmente a quienes quieren transar a través de las redes sociales.

Una mujer, quien prefirió mantener anónima su identidad, relató su experiencia para El Diario. Le vendió 200 dólares a una de sus amigas, con quien siempre hacía este tipo de transacciones, todo a través de una conversación por Whatsapp. Sin embargo, luego de concretar la venta y de transferir la suma acordada, descubrió que la identidad de su amiga había sido usurpada por estafadores.

Varios ciudadanos también han denunciado que han sido víctimas de estafas de este tipo a través de las redes sociales. Una de las usuarias afirmó que una persona se hizo pasar por su mejor amiga e intentó venderle divisas. Perdió 1.300 dólares.

La periodista Pableysa Ostos también denunció que a una de sus amigas le escribieron por Whatsapp para ofrecerle dólares. Asimismo, un usuario dio a conocer su caso. No perdió su dinero, pero los estafadores actuaban de la misma forma: haciéndose pasar por una persona conocida.

Varios usuarios denunciaron casos parecidos en los que clonan o hackean cuentas de Facebook e Instagram para estafar a las personas ofreciendo venta de divisas.

El método es casi siempre el mismo: usurpar la identidad de algún conocido de la persona, proceder al engaño y posteriormente al robo.

Denuncias y legalidad

Foto cortesía

El licenciado en Administración de Empresas y magíster en Finanzas y Mercado, José Ignacio Guarino, explicó para El Diario que las únicas operaciones cambiarias que son amparadas por la ley son aquellas que pasan a través de las mesas interbancarias, mecanismo aplicado por el Banco Central de Venezuela.

“En un país que lleva 16 años de control cambiario y donde el mercado alternativo no está penado ni regulado, al ser víctima de un caso de estafa en venta de dólares por redes sociales, no se puede denunciar ni se puede hacer nada”.

En Venezuela, cuando se negocia la moneda americana por fuera de la estructura del Estado dispuesta para eso, el comprador y el vendedor violan la Ley. Ambos pueden resultar involucrados en delitos de legitimación de capitales y asociación para delinquir.

A pesar de la maraña ilegal que envuelve a este tipo de casos, la Oficina Nacional Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo (Oncdoft), encargada de manejar estas situaciones, advierte que los estafadores suelen desaparecer del radar gracias al “traspaso” de cuentas a las que envían el dinero de cobro del estafado; sin embargo, al momento de las denuncias las personas deben determinar de dónde proviene el dinero para no enfrentar cargos. No especifican ningún tipo de cargo para quien denuncia la situación.

En el estado Zulia detuvieron a cuatro personas por delitos informáticos, específicamente por hackear cuentas de redes sociales como Instagram o Facebook y de esa forma publicar la venta falsa de divisas americanas. Luego de que captaban a los compradores, les facilitaban cuentas bancarias para la recepción de los bolívares y una vez que tenían el dinero, los estafadores no entregaban los dólares.

Dentro del marco de legalidad, el método del hackeo es una acción criminal que se puede atacar por varios costados: a través de la Ley Especial Contra los Delitos Informáticos, la Ley Orgánica Contra Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo y el Código Penal. Los delincuentes pueden ser acusados por acceso indebido, sabotaje de sistema, robo de información, usurpación de identidad, estafa y asociación para delinquir.

Recomendaciones

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) aconseja a los venezolanos a realizar la compra de divisas en bancos autorizados, además de no realizar ningún tipo de transacción a través de las redes sociales y siempre denunciar el caso.

Asimismo, varios funcionarios de seguridad venezolanos recomiendan proteger la cuenta a través de verificación de dos pasos: con número de teléfono y correos alternativos, un mecanismo que evitará que se adueñen de las cuentas. También aconsejan el uso de claves que no sean vulnerables.

Evitar comprar en el mercado negro es la más importante sugerencia. Si bien el acceso de las divisas está obstaculizado por las leyes, no existen garantías ni salvoconductos a las personas si lo hacen de otra manera.

Noticias relacionadas