• En El Diario hicimos una cronología de los hechos, anuncios y decisiones que se han tomado en el país desde que inició la pandemia

Venezuela superó los 10.000 casos positivos de coronavirus este 14 de julio, luego de que Nicolás Maduro, anunciara 303 nuevos casos. Con eso, son 10.010 casos positivos en total para la fecha.

Más de 110 días después de que anunciaran los dos primeros casos y del decreto de cuarentena en todo el país, la curva de casos positivos parece estar atravesando su pico más alto. Por ello, en El Diario hicimos una cronología de los hechos, anuncios y decisiones que se han tomado en el país desde que inició la pandemia. Algunos de ellos dan cuenta de las razones del aumento exponencial de contagios.

Primeros casos y cuarentena

Luego de varias semanas de reportes de contagios de coronavirus en Europa y Latinoamérica, Delcy Rodríguez confirmó el 13 de marzo los dos primeros casos en el país. Se trató de dos venezolanos, una mujer (41 años) y un hombre (52 años), que llegaron al país en vuelos de la aerolínea española Iberia los días 5 y 8 de marzo, respectivamente. Los ciudadanos habían viajado por España, Italia y EE UU. 

Posteriormente, el régimen de Maduro ordenó la cuarentena obligatoria para todos los pasajeros del vuelo.

Nada más conocerse la noticia, las autoridades chavistas ordenaron el uso obligatorio de mascarillas en las calles y sistemas de transporte público. Las actividades académicas y escolares fueron suspendidas, así como eventos y concentraciones, incluidas las manifestaciones políticas. Cines, museos y otras actividades culturales también fueron clausuradas.

Delcy Rodríguez anunció los dos primeros casos de coronavirus en Venezuela.

Estado de alarma

El 16 de marzo, Maduro ordenó la cuarentena total en el Distrito Capital y en los estados Vargas, Miranda, Táchira, Apure y Cojedes, luego de confirmar 17 casos de covid-19. Al día siguiente anunció la cuarentena total en el país. La Gaceta Oficial N° 6.519 Extraordinario contenía el Decreto presidencial N° 4.160, que declaró el estado de alarma nacional y se extendió hasta en dos ocasiones. Sigue vigente.

Cierre de fronteras

El 13 de marzo, Colombia decretó el cierre de la frontera con Venezuela. En su momento, los voceros del chavismo catalogaron el hecho como una insensatez. Sin embargo, el 21 de marzo, el régimen venezolano hizo lo mismo y decretó el cierre de sus fronteras. Hasta ese momento había 42 contagios.

Hoteles para pacientes con covid-19

El 21 de marzo el ministro de Comunicación del régimen, Jorge Rodríguez, anunció por primera vez que hoteles del país serían habilitados para el aislamiento y la atención de pacientes diagnosticados con el nuevo coronavirus. En principio aseguró que la medida aplicaba a personas infectadas que no requieren de hospitalización, pero luego también fueron utilizados para personas que cruzaron la frontera. La medida la acordó con la Asociación Venezolana de Cámaras Hoteleras. Días después agregó que estarían disponible un total de 4.000 camas en distintas instalaciones.

No obstante, lejos de ser una forma para contener los casos o posibles casos de coronavirus, se ha convertido en otro punto débil de la estrategia del régimen chavista. En algunos hoteles, las personas allí aisladas han denunciado maltrato, falta de alimentación, e incluso en muchas de las instalaciones habilitadas no se cumple con la cuarentena. El 18 de junio, por ejemplo, el mismo Maduro reconoció:

“Estaban en hoteles y ellos creían que estaban de vacaciones. Recibían a familiares, salían a caminar y violaron los protocolos de seguridad y contaminaron a sus vecinos y sus familias”.

Desinformación: medicinas caseras

María Alejandra Díaz Marín, integrante de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), publicó en su Twitter una noticia falsa sobre cómo “curarse” del coronavirus. Hasta ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no confirma ningún medicamento que cure el covid-19, aunque el pasado 16 de junio celebró un “avance científico” de unos investigadores británicos sobre un medicamento de la familia de los esteroides que reduce significativamente la mortalidad en los pacientes graves.

Asimismo, el 24 de marzo, cuando la cifra de contagios era de 84, Maduro difundió una medicina natural y compartió, durante una alocución al país, un «antibiótico natural» que está recomendando el médico Sirio Quintero para el coronavirus: «Con malojillo, sauco, jengibre, pimienta negra, conchas de limón, miel de abeja, y allí hacen un preparado que el (médico) dice que tiene cualidades antibióticas naturales», dijo.

Médicos y organizaciones como la Academia Española de Nutrición y Dietética descartan que el consumo de hierbas y frutos pueda proteger a la población de la pandemia.

El primer fallecido

El 26 de marzo se reportó el primer fallecido en Venezuela por covid-19. El paciente estaba residenciado en el estado Aragua y presentaba una enfermedad previa en los pulmones. En ese momento, la cifra de contagios en todo el país era de 107. 121 días después de que se detectaran los primeros casos positivos, la cifra de fallecidos es de 96.

Las “coronaparty”

Pocos días después del decreto de cuarentena en todo el país, se registró una fiesta en Los Roques. “Por ahí hubo una fiesta, en un lugar, en una isla. Prácticamente todas las personas que estuvieron en esa fiesta están dando positivo», dijo Maduro. Unos días más tarde, precisó que la celebración había tenido lugar en Los Roques. Varios medios locales reseñaron que cantantes de reguetón –nacionales y extranjeros–, algunos supuestamente cercanos al régimen, participaron en esa celebración que acabó sin ningún arresto.

Asimismo, después de 15 días del decreto de la cuarentena y cuando la cifra de casos positivos había aumentado a 135, 18 personas fueron detenidas por participar en una fiesta en Los Palos Grandes, municipio Chacao, estado Miranda. Al menos dos de los participantes resultaron positivos por coronavirus. “Estaban contagiados y contagiando (…). En esa fiesta había drogas y armas”, dijo Maduro, y agregó: “¿Qué hacían en la fiesta si tenían que estar en su casa? ¡Andaban por ahí contagiando!”.

Ayuda extranjera

Una delegación de médicos especialistas en afecciones respiratorias y un cargamento de medicinas llegaron al país en el primer vuelo proveniente de China el 14 de marzo. Posteriormente, el 29 de marzo, según Delcy Rodríguez arribó otro vuelo con medio millón de kits de pruebas rápidas, 50.000 de pruebas PCR, ventiladores (respiradores), tomógrafos, desfibriladores, cinco millones de mascarillas y más de 100.000 trajes de aislamiento para el personal de salud.

Luego, a principios del mes de junio, llegó también desde China un cargamento de 80 toneladas con insumos médicos y equipos tecnológicos para el procesamiento de pruebas PCR para la detección de coronavirus. Hasta ese momento se registraban 2.316 casos positivos.

Desde la detección de los primeros contagios, Cuba, Rusia, y Alemania también han enviado delegaciones de médicos, medicamentos y otros utensilios.

El riesgo de las pruebas rápidas

Hasta el 11 de abril se habían realizado en Venezuela 6.045 pruebas rápidas. Y, desde el inicio de la cuarentena hasta la actualidad, las pruebas rápidas son una de las estrategias de las cuales alardean Maduro y sus voceros. Hasta la actualidad, aseguran que ya se han superado el millón de pruebas rápidas realizadas.

Sin embargo, Miguel Angel Navas, infectólogo venezolano, explicó en una entrevista para El Diario que los casos confirmados deben ser reportados de acuerdo con las PCR realizadas y no tomando en cuenta las pruebas rápidas, debido a que esta última puede dar positivo y lo que está realmente indicando es que la persona estuvo en contacto con el virus.

Incumplimiento de la cuarentena

El 13 de abril, usuarios de la red social Twitter reportaron que los habitantes del Área Metropolitana de Caracas necesitarían de un “pase de movilidad” para poder acceder a zonas como Catia. El mismo sería distribuido por los consejos comunale. El mecanismo consistía en un carnet por familia. Y aunque los consejos comunales repartieron el carnet en algunas casas de la localidad, la medida no se cumplió.

En Catia o Petare, la acumulación de personas sin el debido uso de la cuarentena es habitual. Las autoridades han asegurado que ambas zonas son un foco de contagio. En Distrito Capital, hasta el 27 de junio, hay 308 casos reportados. En Miranda, en cambio, son 404 casos positivos.

Limpieza infructuosa

El 15 de abril, con 193 contagios en todo el país, Maduro anunció una jornada de desinfección y limpieza en las calles, para supuestamente prevenir el contagio de covid-19. “Vamos a hacer una jornada nacional de limpieza, desinfección y embellecimiento de Venezuela, pueblo por pueblo, comunidad por comunidad, casa por casa (…) desinfección de todo el país: bulevares, avenidas, autopistas, mercados, y dentro de las casas también”, dijo.

Sin embargo, estas jornadas no se han hecho regularmente. De acuerdo con el epidemiólogo Julio Castro, las limpiezas y desinfecciones de las calles para evitar los contagios y la propagación del coronavirus tienen “cero impactos sobre la transmisibilidad”, pero tienen un “alto” impacto en la opinión pública. «Hay que enfocarse en lo que sí ayuda», aseguró el especialista.

La Academia de Beisbol en Nueva Esparta

Al menos 66 personas se han contagiado en el estado Nueva Esparta luego que se generó un foco en la Academia de Béisbol Roberto Vahlis, ubicada en la isla de Margarita. Para el 17 de abril eran oficiales 20 nuevos casos positivos en el estado entre jóvenes y adolescentes de entre 12 y 19 años, y cinco trabajadores y entrenadores de la academia.

Tres días después, el Ministerio Público arrestó a cuatro miembros de la escuela de beisbol y a una epidemióloga. Entre los detenidos se encuentra Roberto Vahlis, director de la academia, que está inscrita en el “Programa de Asociación con Entrenadores” independientes de las Grandes Ligas (MLB) de Estados Unidos.

El 23 de abril, Maduro amenazó con la cárcel a Alfredo Díaz, gobernador de Nueva Esparta. “Si hay responsabilidades del gobernador, también hay que ponerle los ganchos”, advirtió Maduro, y agregó que fue un “sabotaje” de Díaz.

Casos “importados”

En las alocuciones diarias de los voceros del régimen chavista, el número de contagios se ofrece de acuerdo con su origen, y han utilizado la figura de “casos importados” para hacer referencia a los venezolanos que regresaron de otros países vecinos, como Colombia, Brasil, Ecuador, y Perú.

Aunque en un principio la cifra de “importados” era superior a la de comunitarios, en las últimas semanas se ha hecho frecuente que el número de los segundos sea superior. 

Foto: AFP

Informe de la Acfiman

El 8 de mayo, cuando en el país había 388 contagios, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman) publicó un estudio titulado Estado actual de la epidemia de la Covid-19 en Venezuela y sus posibles trayectorias bajo varios escenarios, en el que alertaban de posibles picos de contagios de entre 1.000 casos diarios en el mes de septiembre o 4.000 casos diarios en el mes de julio.

Cinco días después de la publicación, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente del régimen, citó el estudio en su programa Con el mazo dando e hizo una “invitación para los organismos de seguridad del Estado llamen” a la institución. Ismardo Bonalde, primer vicepresidente de la junta de directores de la Acfiman, dijo para El Diario que no deben existir razones para cuestionar ni amenazar a la institución.

Encuestas y despistaje

El 11 de mayo, Maduro anunció una encuesta diagnóstica del coronavirus a través del Sistema Patria para detectar los casos o sospechas de contagio de covid-19. Hasta ese momento se registraban 414 casos en el país.

«Esta encuesta nos ha permitido identificar muchos casos de riesgo porque responden a tales o cuales características, entonces mandamos a los médicos a esos hogares, hacemos la prueba, despejamos los casos, si es o no es, para aplicar los procedimientos respectivos», dijo Maduro semanas después.

Escasez de agua

A medida que avanzaba la cuarentena y les pedían a los ciudadanos tomar medidas de limpieza para evitar el contagio por el coronavirus, la crisis por la falta de agua aumentaba. En Miranda y Caracas se han registrado protestas en los sectores Vista Hermosa, La Dolorita, Palo Verde, La Urbina, Petare, San Bernardino, Parque Central o Maripérez.

Aunque el 17 de mayo llegaron a Venezuela 252 cisternas desde China, con el fin de abastecer a 188 municipios del país, el diputado de Un Nuevo Tiempo por el estado Lara, Guillermo Palacios, denunció que 9 de cada 10 personas no reciben servicio de agua constante, lo que evidencia que más de 90% de los hogares venezolanos tiene irregularidades en el suministro del agua.

Foto: Abraham Tovar

Foco en el mercado de Las Pulgas

El 20 de mayo, Omar Prieto, gobernador del estado Zulia designado por la ANC, anunció la radicalización de las medidas de contención ante un “brote importante” de coronavirus en el estado. Sin embargo, según estadísticas oficiales, hasta la tarde de este 24 de mayo, el Zulia solo acumulaba 9 casos confirmados. Cuatro días más tarde, ordenó el cierre del mercado, y aseguró que se trató de un “plan paramilitar” desde Colombia.

Hasta el 28 de junio se registraron 869 casos positivos en el estado Zulia de los cuales al menos la mitad son del foco del mercado de Las Pulgas, pero de acuerdo con las alocuciones diarias de los voceros del régimen, hay contagios en los estados Lara, Mérida o Falcón cuyo origen es también el mercado zuliano. Para el 14 de julio, cuando se superó la cifra de los 10.000 casos de covid-19, el estado Zulia registró 2.109 casos acumulados.

Inconsistencia con las cifras

Hasta el 26 de mayo, la cifra reportada era de 1.211. Sin embargo, la organización Humans Right Watch y los centros de Salud Pública y Derechos Humanos de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, dijeron que dudaban de las cifras, casos y fallecidos por coronavirus que daba el régimen de Maduro, debido a la baja fiabilidad de las pruebas, por la escasez prolongada de agua en hospitales y por la persecución a médicos y periodistas que niegan la versión oficial.

Además, usualmente hay discrepancias entre los mismos voceros o plataformas del régimen en cuanto a las cifras. El 19 de junio, por ejemplo, el anuncio fue de 106 casos ese día, pero según el boletín nacional del Sistema Patria, el número fue 107 casos nuevos y un total de 3.591 casos. Un día después, el 20 de junio, Delcy Rodríguez reportó 106 casos comunitarios, pero Carlos Alvarado anunció 107. Y tres días después, el 23 de junio, en el desglose por estados que hizo Rodríguez, la suma dio 56 casos “comunitarios”. Sin embargo, Maduro habló de 58.

Plan de flexibilización

El 1° de junio, Maduro anunció el plan de flexibilización de la cuarentena en el que se le dio autorización a ocho sectores comerciales para restablecer sus operaciones. En principio, bajo la fórmula 5 +10. Es decir, 5 días de apertura, y 10 días de cuarentena. Sin embargo, luego se cambió por la fórmula 7 + 7.

Castro indicó para ese momento que Venezuela no cumplía con los parámetros establecidos para hacer una flexibilización de la cuarentena. Hasta ese día, se registraban 1.663 contagios. 28 días después, hasta la publicación de esta nota, los casos superan los 5.000.

“Lo que está escrito en los documentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para permitir la flexibilización es que esté controlada la epidemia, aquí no lo está; que se tenga un sistema de diagnóstico con un número de pruebas eficiente, aquí no lo hay, y que se puedan detectar rápidamente los casos, tampoco se puede”, dijo el médico en una entrevista para El Diario.

Acuerdo político

El 2 de junio se conoció la firma de un acuerdo entre el gobierno interino y el régimen de Nicolás Maduro para la recepción de ayuda humanitaria en el contexto de la pandemia por coronavirus. Para esa fecha eran 1.819 casos confirmados.

“La lógica de esto es tratar de movilizar fondos internacionales para llevar lo necesario a los hospitales venezolanos que atraviesan una situación muy lamentable y lo que dice el documento es que ambas partes están de acuerdo en enfocarse en la protección, el diagnóstico y la atención de los casos”, explicó Julio Castro para El Diario.

Médicos y enfermeros desprotegidos

La cifra del personal sanitario contagiado con coronavirus en Venezuela pasó de 79, el pasado 29 de mayo, a 144 trabajadores el domingo 21 de junio, de acuerdo con un conteo del medio Efecto Cocuyo.

Hasta la fecha ha informado contagios de personal médico y de enfermería, además de odontólogos, auxiliares y trabajadores como una cocinera de una clínica privada y el conductor de un hospital público. Además, hay 33 trabajadores y colaboradores de los Puestos de Atención Social Integral (PASI). El 2 de junio informaron el contagio de nueve miembros del personal de los PASI, otros seis el 3 de junio, nueve más el 9 de junio y otros nueve “colaboradores” el 15 de junio.

Desde el decreto de cuarentena, según las cifras oficiales, han muerto dos médicos y un enfermero, sin embargo, podría haber un subregistro. La doctora Dianela Parra, presidenta del Colegio de Médicos del estado Zulia, aseguró el 28 de junio que cinco colegas han fallecido en el servicio por contagio. Hasta el 10 de julio, de acuerdo con un balance realizado por Médicos Unidos de Venezuela, fallecieron al menos 14 trabajadores de la salud.

Nuevos focos

En las últimas semanas se han registrado al menos tres nuevos focos de covid-19 en Venezuela. Uno de ellos, en El Vigía, estado Mérida. Las autoridades señalaron que el foco en la entidad andina se produjo, presuntamente, por una fiesta familiar. 16 personas que acudieron al evento resultaron contagiadas, según Delcy Rodríguez, y el foco ya suma 18 casos en total. El estado Mérida acumula 73 contagios.

El sábado 27 de junio, Carlos Alvarado reportó 19 casos comunitarios en el estado Miranda. De ellos, 17 fueron en un supermercado de la entidad, el cual se convirtió en un nuevo foco, según dijo. El supermercado fue cerrado y todo el personal fue examinado. Los que dieron positivo están aislados. En el oriente del país, 14 casos aparecieron en Sucre, todos vinculados al foco de una empresa de pescado en Cumaná.

Flexibilización fallida

Para el lunes 13 de julio el régimen de Maduro tenía prevista la flexibilización de la cuarentena en el país con el método 7+7 en gran parte del país según los tres niveles de seguridad anunciados.

Así, el nivel uno establece una cuarentena radical sin flexibilización para el estado de Zulia y en todos sus municipios fronterizos, además de en los municipios de El Vigía (Mérida) y Cumaná (Sucre). El nivel dos, por su parte, implica la activación de diez sectores económicos, e incluía a Distrito Capital, Carabobo, Táchira, Trujillo, Mérida, Apure, Bolívar, Aragua, Miranda, Sucre, Falcón, Azoátegui y Yaracuy.

Por último, el nivel tres permite la reapertura de 24 sectores económicos en total y se implementará en diez estados venezolanos: Amazonas, Barinas, Cojedes, Delta Amacuro, Guárico, Lara, Monagas, Nueva Esparta, Portuguesa y Vargas.

No obstante, el lunes 14 de julio el régimen chavista canceló la flexibilización en Miranda y el Distrito Capital debido al aumento de caso en estos estados.

Esta nota fue publicada el 28 de junio, cuando Venezuela alcanzó los 5.000 casos positivos de coronavirus y actualizada el 14 de julio, cuando la cifra superó los 10.000 casos positivos.

Noticias relacionadas