• Luego de tres años sin lanzar en las Grandes Ligas, el pitcher de 30 años de edad expresó en exclusiva para El Diario que ha trabajado para regresar al montículo. Quiere demostrar que aún tiene calidad en sus lanzamientos

Ser lanzador en Grandes Ligas no es tarea fácil. Un mal pitcheo o una mala apertura puede provocar que te aparten del equipo por un tiempo, sin saber cuando puedes regresar al montículo. Para el pitcher venezolano Henderson Álvarez regresar a la Major League Baseball (MLB) no ha sido sencillo, pero, luego de años de lucha, su trabajo rindió frutos.

Álvarez firmó un contrato de Ligas Menores con los Piratas de Pittsburgh el 10 de agosto, y debido a que este año los equipos pueden tener una lista de 60 jugadores, se prevé que el lanzador criollo se prepare para incorporarse al equipo de las mayores.

Tres años pasaron desde que Henderson tuvo su última aparición en un montículo de Grandes Ligas antes de que las lesiones lo apartaran del Big Show. Pero nunca se rindió, en cambio, decidió enfocarse en sanar y entrenar su físico para volver a ser el pitcher que participó en un Juego de las Estrellas e incluso lanzó en un juego sin hit, ni carreras.

Twitter, una ventana para mostrar su potencial

Foto cortesía

Twitter se ha convertido en una ventana en la que los seguidores pueden observar su buen estado físico. A través de este canal comparte los ejercicios que realiza y parte de sus sesiones de pitcheo, en las que solo pide una oportunidad de volver al montículo. Quiere mostrar que aún le queda calidad en sus lanzamientos para desafiar a los bateadores en las Grandes Ligas.

“Si quieres conseguir lo que quieres, tienes que trabajar y aquí estoy activo en Miami. No importa que no valores el talento y lo dejes ir, seguiré jugando para mi familia”, expresó el jugador en uno de sus tuits.

Tras la suspensión del beisbol mexicano, Henderson firmó con los Lecheros de Milwaukee. En un encuentro pitchó en 4.2 innings, permitió solo dos hits, una carrera limpia y abanicó a dos bateadores. Esa aparición fue suficiente para que lo llamaran desde los Piratas de Pittsburgh. Un hecho que supone que su regreso a la MLB está cada vez más cerca.

Me siento super bien, contento de obtener una oportunidad, que era lo que estaba buscando para volver a lanzar en Grandes Ligas. Voy a dar el 100%”, expresó Álvarez en exclusiva para El Diario.

El lanzador comentó que tal vez los equipos tenían dudas de firmarlo por las lesiones y operaciones en su hombro, pero que ha trabajado para tener la fuerza y recuperar su velocidad. Además, explicó que ha corregido aspectos en su mecánica y el tiempo le ha servido para mejorar.

“Nunca perdí la fe, siempre confié en mí. Tuve el apoyo de mi familia, de mi esposa y de mis hijos. Sin ese apoyo no estuviera jugando pelota. Me mantuve trabajando fuerte, nunca bajé la cabeza, siempre la tuve en alto”, expresó el ahora pitcher de Pittsburgh.

En cuanto a su nuevo equipo comentó que conoce de vista al pelotero venezolano José Osuna porque ha lanzado contra él en el beisbol de Venezuela. También conoce al lanzador puertorriqueño Yacksel Ríos y aunque no se ha puesto en contacto con ellos, afirmó que pronto se estarán conociendo.

La carrera de Henderson Álvarez 

Foto cortesía

El lanzador de 30 años de edad debutó en Grandes Ligas en 2011 con los Azulejos de Toronto. Esto tras su paso por las Ligas Menores, donde fue seleccionado al Juego de Futuras Estrellas. Con Toronto obtuvo su primera victoria en las mayores. Un logro que lo convirtió en el pitcher más joven de los Azulejos en ganar desde 1979.

La temporada de 2012 finalizó con récord negativo de 9-14 en 31 aperturas, pero logró su primer blanqueo ante los Angelinos de Anaheim. En noviembre de ese año lo cambiaron a los Marlins de Miami, donde desplegó todo su arsenal y se convirtió en uno de los principales torpederos del equipo.

El último juego de la zafra de 2013 sería una apertura en la que la calidad de Álvarez quedó demostrada.

Inning a inning retiró a los bateadores con roletazos y elevados. La tensión en el estadio aumentaba tras cada cero en el que nadie quería hablar de la hazaña que estaba por realizar. En el noveno capítulo le conectaron dos rollings al pitcher, y ponchó al último bateador. Terminó con 99 lanzamientos, cuatro abanicados, un boleto y un golpeado. Pero faltaba un detalle, los Marlins debían anotar al menos una carrera para ganar el partido.

En la parte baja del noveno inning y con bases llenas, hubo un wild pitch y Giancarlo Stanton anotó. Álvarez consiguió la hazaña de un no hit – no run y se convirtió en el pitcher 282 en hacerlo.

En 2014 Álvarez comenzó la temporada donde la terminó. Obtuvo sus mejores registros con 12 victorias y 7 derrotas y una efectividad de 2.65 y tres blanqueos. Además, se ganó ir al Juego de Las Estrellas que se celebró en el Target Field de Minnesota.

Cuando comenzaba a asentarse como el as de la rotación de los Marlins las lesiones afectaron su hombro y su codo de lanzar. Tras solo cuatro apariciones tuvo que realizarse una cirugía en el hombro que lo mantuvo fuera de las mayores durante el año 2015.

En 2017 regresó a la lomita con los Phillies de Filadelfia, donde solo lanzó 14.2 innings y dejó récord de cero victorias y una derrota con efectividad de 4.30. Desde entonces ha trabajado arduamente para volver.

Números de Henderson Álvarez en Grandes Ligas

– 27 juegos ganados y 35 perdidos en 95 aperturas
– Efectividad de 3.82
– 302 ponches y 140 boletos en 577.2 entradas lanzadas

Su regreso al montículo de la MLB

Foto: Milwaukee Milkmen

El lanzador, oriundo de Valencia, estado Carabobo, aún no está listo para rendirse. Álvarez se ha mantenido trabajando fuerte para regresar y tener una oportunidad. En su cuenta de Twitter publica frecuentemente sus sesiones de bullpen en las que se observa su buena forma. Conserva la velocidad y la colocación de su recta.

“Esto es solo un bullpen. En el juego siempre voy a mí. Ahora es que Henderson es más fuerte que nunca, caballeros”, escribió en un tuit que acompañó de un video en el que aparece lanzando una recta de 95 millas (152.8 kilómetros) por hora.

Lanzar en una temporada bajo la sombra del covid-19

La zafra 2020 de las Grandes Ligas se ha empañado por la pandemia del covid-19. Varios equipos han tenido que suspender los encuentros por múltiples contagios. 

Sin embargo, Henderson expresó que no tiene miedo de lanzar en esta campaña y asegura que este es el momento de aprovechar su oportunidad al máximo y saber hacer siempre los ajustes necesarios.

Mientras me encomiende a Dios que me libre de todas las cosas malas, no tengo miedo. Si decidí jugar es porque tengo ganas de volver a pichear en Grandes Ligas y esto es una oportunidad, sobre todo ahora que muchos peloteros han decidido no participar. Es el momento que tengo para demostrar mi capacidad”, dijo.

En cuanto a los estadios sin fanáticos como medida de protección por el coronavirus, el pelotero carabobeño aseguró que es algo que no lo afecta, aunque sí será extraño porque el público es el que le da el ambiente al juego. Sabe que no deben correr riesgos por la situación mundial. 

La fe y el esfuerzo le han  brindado a Henderson Álvarez una nueva oportunidad de estar en un montículo de las Grandes Ligas. Esto para demostrar con sus lanzamientos que, a pesar de las lesiones y cirugías, puede ser el pitcher efectivo que deslumbró en Toronto y en Miami. El mismo en el que nunca dejó de creer. 

Noticias relacionadas