• Las restricciones de vuelos comerciales y la poca disposición de ambos países para habilitar vuelos humanitarios hacia Venezuela ha obligado a los turistas a buscar otras alternativas para regresar a su nación

La pandemia por covid-19 dejó a cientos de venezolanos varados en diferentes países. Algunos de ellos eran migrantes que se quedaron sin trabajo e intentan regresar a su país. Sin embargo, hay grupos de turistas que fueron más allá de sus fronteras por vacaciones o visitas familiares. Estos viajes se prolongaron ante la crisis sanitaria mundial. La opción de regresar a través de Brasil es ahora una alternativa para muchos.

Así le sucedió a varios turistas en España que ante las restricciones de los vuelos internacionales llevan al menos cinco meses de espera para volver a Venezuela. 

El pasado 3 de agosto un grupo de turistas en Madrid emitió una carta abierta a las autoridades venezolanas solicitando ayuda para retornar a su país. En el documento los viajeros alegaron estar dispuestos a aplicarse pruebas para descartar contagios por coronavirus. 

En las islas Canarias ocurrió algo similar días después. El 12 de agosto un grupo de venezolanos manifestó afuera del consulado de Venezuela en Tenerife. Los ciudadanos exigieron la habilitación de un vuelo para ser repatriados a su país de origen. 

blank
Foto: El Impulso

Dos días después varios venezolanos comenzaron a pernoctar en las instalaciones del aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid-Barajas como medida de presión para que las autoridades venezolanas o españolas accedieran a trasladarlos hasta su nación. 

¿Por qué no pueden volver?

El principal impedimento para regresar a Venezuela por vía aérea es que los vuelos comerciales nacionales e internacionales están suspendidos en el país. 

Hasta el momento no se ha confirmado una fecha para la reactivación de los traslados internacionales. Sin embargo, las autoridades del Aeropuerto Internacional “Simón Bolívar” de Maiquetía anunciaron el pasado 24 de agosto que el terminal aéreo se está preparando para la “normalidad vigilada”. 

La suspensión de los vuelos comerciales estará vigente hasta el 12 de septiembre de 2020, pero existe la posibilidad de que ese decreto sea renovado. 

De acuerdo con las denuncias que se han registrado en el mes de agosto, alrededor de 700 venezolanos están varados en España por estas medidas restrictivas.

Otra alternativa

Varios turistas optaron por llegar a Venezuela a través de un viaje más largo de lo usual. La ruta consiste en viajar en avión hasta Brasil y desde ahí hacer un traslado terrestre hasta el territorio venezolano. 

El periodista Alessandro Di Stasio relató el viaje de estos venezolanos.

blank
En total fueron nueve personas que hicieron este viaje. Tres de ellas pernoctaron en la terminal 4 del aeropuerto en Madrid. El 23 de agosto decidieron tomar la ruta hacia Brasil porque ya estaban desesperadas, sin recursos y sus familiares tampoco contaban con el dinero para mantenerlas allá”, dijo Di Stasio en entrevista para El Diario.

En el grupo de viajes se encontraban Javier Marcano, un turista que quedó varado en Tenerife después de los Carnavales; Fernando Portela y su esposa, que estaban de vacaciones en París, y Vicente, un trabajador petrolero que volvió desde Arabia Saudita porque quedó sin empleo. 

La decisión de usar Brasil como destino intermedio para retornar se debe a que es uno de los pocos países de Latinoamérica que mantiene activos los vuelos comerciales. Se estima que Colombia reactive los vuelos internacionales este 1° de septiembre.

El reportero explicó que los viajeros contactaron a una agencia que ofrece la ruta que comprende un vuelo desde Madrid hacia Sao Paulo, Brasil; luego de ahí otro vuelo a Manaos y posteriormente otro traslado hasta Boa Vista.  

Desde el aeropuerto de Boa Vista los turistas debían pagar una taxi hasta la frontera con Venezuela. Di Stasio indicó que el traslado en carretera tiene un precio aproximado de entre 20 y 30 dólares por persona.

En el transcurso del viaje, el periodista mantuvo contacto con los viajeros, quienes le aseguraron que al llegar a Brasil las autoridades de ese país les dieron un buen trato. 

blank
Para cruzar la frontera los únicos requisitos que pidieron fueron el pasaporte y el test negativo de covid-19. Ellos ya se sometieron a una prueba en Madrid, pero en Brasil les hicieron otra adicional”, añadió.

Un viaje costoso

Ante el difícil escenario que enfrentan los venezolanos varados en distintos países, han surgido agencias de viajes con paquetes para los ciudadanos que desean retornar a su país. 

La principal particularidad del paquete es la ruta a través de Brasil que permite el acceso hasta la frontera con Venezuela. 

Di Stasio aseguró que la agencia que ofrece el paquete en Madrid cobra alrededor de 750 euros (892 dólares) por todo el traslado. 

El proceso para retornar desde Estados Unidos es similar, aunque el costo no. Los paquetes disponibles para venezolanos cuestan entre 1.800 y 2.000 dólares por persona. 

En esta modalidad ofrecen la entrada al país sin cumplir con la cuarentena. El traslado desde Santa Elena de Uairén hasta Caracas está incluido en el paquete. También aseguran que el viajero no debe preocuparse por las alcabalas o salvoconductos, pues la agencia se encarga de todo.

El retorno

El régimen de Nicolás Maduro ha impuesto varias medidas para el retorno de los venezolanos que llegaron al territorio durante la cuarentena nacional. Una de las condiciones para ingresar al territorio y volver a sus hogares es someterse a una cuarentena en un centro de aislamiento. 

Las autoridades del régimen han habilitados distintos espacios para estas cuarentenas. En algunos estados se han dispuesto hoteles, posadas, colegios y  centros deportivos. 

El periodista Alessandro Di Stasio aseguró que el grupo que regresó por Brasil continúa en cuarentena en Santa Elena de Uairén, estado Bolívar.

blank
Ellos están entre unas posadas y unos hoteles que pusieron las autoridades venezolanas. En algunos el régimen financia la estadía y las comidas y en otras deben pagar por las tres comidas diarias alrededor de 20 dólares. Me han comentado que la comida es buena, pero la única queja que han tenido es que no disponen de sábanas ni jabón y deben arreglárselas para conseguirlos”, explicó el periodista.

Recientemente, a los viajeros les realizaron test rápidos en los que salieron negativos, por lo que están cada vez más cerca de volver a sus hogares. 

Aunque este pequeño grupo logró ingresar a territorio nacional, la situación de muchos otros turistas venezolanos continúa complicandose. El pasado 26 de agosto varios de ellos realizaron una protesta en Puerta del Sol en Madrid. 

Los manifestantes aseguraron que su condición emocional y económica es insostenible y clamaron por que se les permita volver a sus hogares.

Noticias relacionadas