Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota She Craved Salt and Felt Nauseated for Months. What Was Wrong?, original de The New York Times.

El camarero apenas había dejado el plato frente a ella cuando la mujer de 46 años de edad sintió que el color de su rostro desaparecía. Estaba en Fresno, California, en un viaje de trabajo y había ido a un restaurante para reunirse con una vieja amiga para cenar. Pero, de repente, se le cayó el estómago, como lo haría en una montaña rusa. Un repentino frío en su rostro le dijo que había comenzado a sudar. Se sintió mareada y un poco confundida. Vio el rostro alarmada de su amiga y supo que se veía tan mal como se sentía. Se disculpó y se dirigió con cuidado al baño. Se sentó frente al tocador y apoyó la cabeza en los brazos. Tenía el ahora familiar dolor punzante en el estómago.

No estaba segura de cuánto tiempo se quedó así. ¿Fueron 10 minutos? ¿15? Por fin sintió como si pudiera levantarse. Mientras se apresuraba a encontrarse con su amiga en la entrada, sintió que el contenido de su estómago subía. Se tapó la boca mientras el vómito se disparaba entre sus dedos. Bajó la cabeza y salió disparada por la puerta, tratando de no ver los rostros horrorizados de los comensales.

En el estacionamiento, la avalancha del contenido del estómago continuó hasta que estuvo completamente vacía. Agotada, se hundió en el asiento del carro de su amiga. Estaba demasiado enferma para volver a su hotel, dijo su amiga. En cambio, la amiga la llevaría a su casa, hasta que se sintiera mejor.

Lo siguiente que recordó la mujer fue que estaba sentada en el suelo de la ducha de su amiga, el agua caliente golpeándole la espalda. Cuando pudo, se metió en la cama. Durmió hasta tarde la mañana siguiente. Agradeció a su amiga, canceló sus reuniones matutinas y más tarde ese mismo día se dirigió a su casa en Stockton, California.

Nada mal

Había estado enferma durante meses antes de esa noche en el restaurante. Toda su vida había estado orgullosa de su estómago de hierro, pero desde unos ocho meses antes, se había vuelto extrañamente frágil. En estos días estaba mareada todo el tiempo. Era difícil comer y, cuando lo hacía, la comida volvía a subir. Y ella estaba débil. Había estado haciendo yoga durante años, pero recientemente no podía mantener algunas de las posturas más básicas. Ella siempre se sentía cansada. No podía dormir lo suficiente ni sentía que ingería suficiente sal. Nunca había usado sal, pero ahora la vertía sobre todo lo que comía, cuando podía comer.

Leer más  Más de 130 personas fueron arrestadas en un operativo contra la trata de personas en la Unión Europea

Cinco o seis meses antes, fue al consultorio de su médico y vio a una enfermera. La examinó y envió algunos exámenes de laboratorios. No mostraron mucho; su sodio era un poco bajo, pero la enfermera no estaba preocupada por eso. Un mes después, fue a ver a su médico. Había visto a este médico solo un par de veces, generalmente para exámenes físicos; ella nunca estuvo enferma. Explicó lo débil y cansada que se sentía; cuánto le dolía el estómago. El médico la examinó y leyó los resultados de la prueba. Todo se veía bien, le dijeron. Así que la mujer siguió tomando pastillas para la acidez estomacal de venta libre, con la esperanza de sentirse mejor pronto.

El día que regresó a Stockton, hizo otra cita con su médico. Describió los horribles eventos que tuvieron lugar la noche de la cena y le recordó al médico que se había sentido enferma durante los últimos meses. El médico asintió pensativo. No estaba segura de por qué la mujer se sentía tan cansada y débil, pero dijo que lo que sintió durante la cena probablemente era reflujo. Puedo darle un medicamento más fuerte que el que se compra sin receta.

¡Reflujo! La palabra la golpeó como una bofetada en la cara. Esto no fue reflujo. ¡Realmente le pasaba algo! ¿No había estado escuchando el médico? Sintió una ráfaga de lágrimas calientes correr por su rostro. ¿Por qué estás tan alterada? preguntó el doctor. Parecía sorprendida y un poco molesta. La paciente salió del consultorio con una receta para un medicamento contra las náuseas y otro para el reflujo, y la determinación de encontrar un nuevo médico.

La mujer tenía una enfermedad que detectó su dermatólogo
Ilustración: Ina Jang

Un bronceado inesperado

Cuando la paciente se miró en el espejo, apenas se reconoció. Había perdido 7 kilos. Su ropa colgaba de su cuerpo. Su piel también se veía diferente. Estaba preocupada por algunas manchas oscuras en su rostro y manos. Si no podía arreglar su estómago, se dijo, al menos podría arreglar su piel. La semana siguiente hizo una cita con su dermatólogo, el Dr. Gerald Bock.

Leer más  Venezolanos operan como coyotes en la frontera de Estados Unidos

El médico la saludó cálidamente. Luego, con más severidad, dijo: “Parece que te has bronceado. ¿Has salido al sol? No era la primera vez que escuchaba eso. “¡Mis amigos siguen diciendo eso!”, exclamó. No había estado en ningún lugar cálido, no iba a los salones de bronceado, no usaba productos bronceadores. No sabía por qué su piel se veía más oscura. Y realmente, se sentía tan mal estos días que no tenía la energía para ni siquiera pensar en eso.

Bock sabía que algunos de sus pacientes no reconocían de inmediato sus hábitos de bronceado. Pero se dio cuenta de que ese no era el caso de este paciente. Salió de la sala de examen y se dirigió a su oficina. En su computadora, buscó las causas de la hiperpigmentación. Inmediatamente surgieron dos trastornos raros: la hemocromatosis, una enfermedad hereditaria en la que los pacientes nacen sin los productos químicos necesarios para eliminar el exceso de hierro. Con el tiempo, estos pacientes terminan con demasiado hierro en su sistema. Cuando se acumula en el páncreas, los pacientes desarrollan diabetes; en las articulaciones, se desarrolla artritis. Y cuando se acumula en la piel, los pacientes se ven más oscuros.

Problemas suprarrenales

El otro trastorno conocido por causar oscurecimiento de la piel es la insuficiencia suprarrenal primaria (PAI). Las glándulas suprarrenales son glándulas de forma triangular ubicadas en la parte superior de los riñones. Los órganos diminutos reciben sus instrucciones de una sustancia química natural, ACTH (hormona adrenocorticotropina), que se produce en la glándula pituitaria del cerebro. Cuando se libera ACTH en la circulación, las glándulas suprarrenales liberan su carga de hormonas, incluida la adrenalina y el cortisol, que ayudan al cuerpo a responder a tensiones biológicas como enfermedades, hambre o fatiga. Otra hormona suprarrenal, la aldosterona, controla los niveles de sodio y, a través de ella, la presión arterial. Los altos niveles de ACTH también estimulan los melanocitos, las células que producen los pigmentos de la piel.

En el PAI, la glándula y su maquinaria para producir hormonas se destruyen, generalmente por un sistema inmunológico mal dirigido. Ciertas infecciones, incluido el VIH, así como la tuberculosis y el cáncer también pueden destruir las glándulas. Los síntomas más comunes de esta rara enfermedad son náuseas, debilidad y presión arterial peligrosamente baja.

Leer más  Tiroteo del 4 de julio en Estados Unidos fue planeado con semanas de antelación

Bock no había visto ningún caso de ninguna de las dos enfermedades. Pero ambos pueden matar si no se diagnostican y tratan. “Es una posibilidad remota”, le dijo a la paciente, pero que vale la pena investigar.

Hormona chillona

Unos días después, volvió el primer lote de laboratorios. Estos midieron la ACTH, la hormona que controla las glándulas suprarrenales. Normalmente, solo un susurro de ACTH es suficiente para que las glándulas suprarrenales funcionen. Pero la prueba de la mujer mostró que la hormona prácticamente estaba gritando y todavía no se escuchaba. Su nivel de ACTH, que normalmente es inferior a 50, fue de casi 2.000. E incluso a ese nivel, la hormona de respuesta suprarrenal esperada, el cortisol, apenas era detectable. Tenía insuficiencia suprarrenal primaria. El trastorno, anteriormente conocido como enfermedad de Addison, fue descrito por primera vez en 1855 por Thomas Addison, un médico inglés. Recientemente, la comunidad médica se ha alejado de los epónimos, que hacen referencia al médico descubridor, a nombres que describen los propios trastornos.

Bock sospechaba que el nivel anormalmente alto de ACTH era responsable del bronceado de la piel. Las náuseas, la fatiga y los antojos de sal fueron el resultado de la falta de hormonas suprarrenales, que a su vez causaron la elevación de la ACTH. Puso una derivación a un endocrinólogo. Más tarde ese día, la paciente recibió una llamada de este nuevo médico pidiéndole que fuera a su consultorio de inmediato. Los resultados de la prueba sugirieron que estaba en un estado increíblemente frágil.

Comenzó con dos medicamentos: hidrocortisona, para reemplazar el cortisol, y Florinef, para reemplazar la aldosterona. 48 horas después de comenzar con los medicamentos, la paciente comenzó a sentirse como antes. Ha sido un largo camino de regreso. Después de 18 meses, dice, todavía no está del todo bien. Pero ha vuelto a su práctica habitual de yoga, y su salero está en la parte trasera de su armario de especias, donde pertenece.

Noticias relacionadas