• La insulinoterapia es un tratamiento que le permite a las personas con diabetes tipo 1 metabolizar el azúcar en la sangre y, gracias a esto, sobrevivir a la enfermedad

Leonard Thompson, un adolescente de 14 años de edad con diabetes, recibió la primera inyección de insulina para humanos el 11 de enero de 1922 en Toronto, Canadá. Desde ese año, este tratamiento ha salvado millones de vidas en todo el mundo. 

La primera aplicación del tratamiento no fue realmente exitosa, el joven presentó una fuerte reacción alérgica y sus niveles de azúcar solo bajaron un poco. 

Los desarrolladores de la inyección: el doctor Frederick Banting y el estudiante de medicina Charles Best, con apoyo del bioquímico Bert Collip, mejoraron la preparación para aplicarla a Thompson 12 días después. En esa oportunidad obtuvieron mejores resultados. 

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona polipeptídica compuesta por 51 aminoácidos que es producida y secretada por las células beta de los islotes de Langerhans del páncreas.

Esta hormona interviene en el aprovechamiento metabólico de los nutrientes, especialmente en el anabolismo. Es decir, permite disponer a las células del aporte necesario de glucosa para los procesos de síntesis con gasto de energía.

En 1909 fue usado por primera vez el término insulina por el médico Jean Meyer, que lo tomó del latin insula (isla).

La insulinoterapia es un tratamiento en el que se administra insulina exógena para la diabetes mellitus tipo 1. La dosis es inyectada por vía subcutánea para controlar la glucosa en la sangre y prolongar la vida del paciente.

Diabetes, coma y muerte

Para el siglo XV a.C ya había registros de enfermedades con síntomas muy similares a los de la diabetes en Egipto. Entre el siglo I y II, el médico griego Areteo de Capadocia describió a la diabetes como  “una enfermedad húmeda y fría en la que la carne y los músculos se funden para convertirse en orina”. Así lo explica Germán Sanchez Rivero, miembro de la Academia de la Historia de la Medicina de Cochabamba, en su artículo “Historia de la Diabetes”

Capadocia usó por primera vez el término diabetes, que en griego significa sifón, debido a que el síntoma más llamativo es la excesiva emisión de orina. 

En el año 1679, el médico inglés Tomas Willis probó el sabor de la orina de un paciente diabético y corroboró que era dulce. 

De acuerdo con el portal Xataca, al no contar con un tratamiento para mitigar los efectos de la diabetes, quienes padecían esta enfermedad no podían metabolizar el azúcar en su cuerpo. Lo que se convertía en una cetoacidosis, llevaba a un coma y finalmente a la muerte. 

Previo al desarrollo de la insulinoterapia, los hospitales contaban con salas para niños con diabetes en coma, en las que solo esperaban el momento de su muerte. El diagnóstico de esta enfermedad implicaba que los médicos le pronosticaran al paciente un año de vida aproximadamente. 

Difícil adquisición en Venezuela 

El manejo de la diabetes en Venezuela se ha  dificultado en los últimos años debido a la emergencia humanitaria y a la crisis económica. 

La insulinoterapia es un tratamiento que resulta costoso en el país. El precio de una ampolla puede costar entre 15 y 50 dólares, mientras que el salario mínimo mensual ronda los 0,81 dólares, de acuerdo con la tasa oficial del Banco Central de Venezuela (1.200.000 bolívares).

Maribel Viloria vive en Caracas con sus padres, ambos están jubilados y tienen problemas de salud crónicos. Su madre, Maritza, es insulinodependiente desde hace cinco años, por lo que debe seguir un tratamiento estricto. 

La caraqueña aseguró que hace un par de años vivió una época difícil ante la escasez de la insulina en las farmacias de la ciudad. Sin embargo, admitió que ahora es mucho más sencillo encontrarla que pagarla. 

La última vez que adquirió el tratamiento de su mamá fue en diciembre de 2020. En ese momento gastó 49 dólares: la insulina de acción rápida costó $34 y la lenta $15. Aclaró que ese tratamiento debería durar dos semanas. 

La receta de la doctora dice que debería aplicarse una inyección en el desayuno, otra en el almuerzo y otra en la noche, pero la última le estaba cayendo mal así que solo se aplicaba dos. Ahora solo usa la del desayuno, con esa se mantiene y no ha tenido ninguna complicación”, explicó Maribel en entrevista para El Diario.
Foto: cortesía

Confesó que compra el tratamiento para su mamá en farmacias pequeñas o a distribuidores de medicamentos, debido a que las grandes cadenas de farmacias venden la insulina a un precio más elevado. 

Más allá de la insulina

Elizabeth Rojas de Poller, médica endocrinóloga y miembro de la junta directiva de la Federación Nacional de Unidades de Diabetes (Fenadiabetes), aseguró en una entrevista previa para El Diario que el panorama de las personas con diabetes en Venezuela durante la pandemia es crítico porque no pueden recibir una atención adecuada. 

“Muchos pacientes han tenido que dejar de asistir a sus consultas y acudir a la telemedicina. Los medicamentos que deberían tener en reserva para cumplir su tratamiento sin tener que salir a la calle no los tienen y algunos se han visto en la necesidad de reducir las dosis para rendirlo”, detalló Rojas, quien señaló que la variación en la dosis del tratamiento puede afectar el curso de la enfermedad. 

La especialista explicó que las personas con diabetes pertenecen a un grupo de riesgo que al contraer covid-19 podría desarrollar síntomas graves. 

Pueden tener más complicaciones y desenlace fatal si ellos no mantienen su glicemia, el colesterol, la tensión en los rangos adecuados. Si tiene además patología renal o cardiovascular debe mantenerla controlada para evitar mayores riesgos”, agregó.

La disponibilidad de medicamentos y de la insulina, aseguró la endocrinóloga, varía en las farmacias venezolanas, pero sus precios son demasiado altos en algunas de sus presentaciones. Especialmente para aquellos que dependen de una pensión o salario mínimo para subsistir. 

A 99 años de la primera vez que se aplicó una inyección de insulina en humanos, los venezolanos con diabetes luchan por mantener su salud a través de esta terapia que durante casi un siglo salva vidas. 

Noticias relacionadas