• El edificio 11 de la calle Montalbán, en la capital española, integra a su arquitectura tres obras del maestro del cinetismo venezolano creadas antes de su muerte, en 2019. A pesar de estar ubicadas en un conjunto residencial privado, el estudio encargado de su instalación planea realizar visitas guiadas virtuales y presenciales

En pleno corazón de Madrid, España, se encuentra la calle Montalbán. Entre el parque El Retiro y el Paseo del Prado, forma parte del denominado “triángulo de las artes” de la capital, con edificios como el Museo Nacional de Artes Decorativas, el Museo Naval y la sede del Ayuntamiento madrileño. Ahora, dentro de esas mismas cuadras, albergará obras de uno de los maestros del cinetismo venezolano, Carlos Cruz-Diez (1923-2019).

El 22 de abril de 2021 se inauguró el edificio número 11 de la calle Montalbán, un conjunto residencial rehabilitado en antiguas oficinas de la Azucarera Nacional. La estructura de 105 años de antigüedad fue el espacio seleccionado por Cruz-Diez en el año 2016 para la instalación de su obra Ambientación Cromática Montalbán 11, que integra su característica visión del espacio y el color con la arquitectura del edificio.

Edificio 11 (gris), en la calle Montalbán, en el centro de Madrid. Foto: Cortesía

Karina Saravo Sánchez, directora del estudio de arquitectura In Situ Art Projects, fue la encargada de la integración de las obras de arte al inmueble. La venezolana colaboró en vida con el artista cinético, y su taller creativo, el Atelier Cruz-Diez. Destaca que el proyecto no solo respetó el valor histórico y estilo señorial de la antigua azucarera, sino que le aportó un valor patrimonial artístico.

“Creamos un edificio muy original y novedoso, donde todas las disciplinas se integran. Es la primera vez en España que se integran arte y arquitectura en la concepción de un espacio arquitectónico”, señala en entrevista para El Diario.

Arte habitable

Cruz-Diez
Cromointerferencia en la cabina del ascensor. Foto: Cortesía

Saravo Sánchez explica que tres obras fueron creadas para el edificio Montalbán 11. Al ingresar por la sala de entrada, los residentes y visitantes son recibidos por un mural de su serie Inducción cromática a doble frecuencia. “Distintas gamas cromáticas aparecen y desaparecen continuamente en función de la dirección e intensidad de la fuente luminosa y del ángulo y distancia de observación del espectador. A cada paso, el visitante verá cómo los colores cambian, se mueven”, describe.

Luego, en el área del ascensor, la cabina fue intervenida con su investigación Cromointerferencia, la cual cambia en la medida que sube por sus seis pisos en ocho diferentes armonías cromáticas. Finalmente dentro de cada una de las nueve viviendas que componen el espacio residencial, se encuentra un separador de ambiente de 2×2 metros que forma parte de su investigación Transcromía

Vista interior del ascensor. Foto: Cortesía

Todas las piezas fueron desarrolladas por Cruz-Diez en 2016, por lo que la Ambientación cromática Montalbán 11 se puede considerar uno de sus últimos proyectos, aunque no póstumo. “Lo único que él no pudo ver fue su materialización porque claramente fue hace un año que se terminaron de instalar las obras, pues el trabajo de rehabilitación se alargó”, afirma Saravo.

La gerente comenta que el artista caraqueño, quien falleció en París, Francia, el 27 de julio de 2019 a los 95 años de edad, dejó en su despacho una gran cantidad de diseños aún inéditos. El Atelier Cruz-Diez, actualmente dirigido por Carlos Cruz Delgado, hijo del cinetista, posee todos los derechos para darle continuidad a su obra en proyectos futuros.

Transcromía en el interior de uno de los apartamentos. Foto: Cortesía

 Acceso al público

Por tratarse de un edificio residencial privado, Saravo Sánchez reconoce que el acceso al público no va a estar abierto de forma permanente. Acota que In Situ Arts organiza junto a la Galería Odalys una serie de visitas guiadas para grupos reducidos. Estos se anunciarán próximamente a través de sus redes sociales.

“Promoveremos en el tiempo, en ciertos momentos del año y sujeto a la permisología por parte de los propietarios, la realización de visitas al público que permitan mostrar este proyecto tan icónico”, apunta.

Obra de Cruz-Diez
Foto: Cortesía

Además de los recorridos, se tiene planteado editar un libro en el cual se recoja toda la historia del edificio Montalbán 11. Desde su construcción en 1916 como sede administrativa de la Azucarera Nacional, hasta su restauración 100 años después. También contendrá información sobre todo el proceso de creación de las tres obras de Cruz-Diez y su concepción del proyecto de integración artística y arquitectónica.

Durante la pandemia de covid-19, diferentes galerías y museos recurrieron a la virtualidad para permitir a los amantes del arte ver sus salas desde el confinamiento en casa. El Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York y el Museo Nacional del Prado, en Madrid, han estado a la vanguardia de este tipo de exposiciones. Aunque la capital española las últimas semanas reactivó paulatinamente su actividad comercial y cultural, Saravo no descarta hacer recorridos virtuales en el Montalbán 11.

“Es una manera fácil de acercar el arte a todas las personas, especialmente a aquellas que no están en Madrid ni tienen la oportunidad de viajar para disfrutarlas”, agrega.

Noticias relacionadas