• El mandatario resaltó algunas de las áreas a tratar durante los primeros 100 días en el cargo. Ofreció vacunas para atender la pandemia de covid-19, la disminución de la pobreza, el fomento del empleo, el respeto a la igualdad de género y a la disidencia política

Guillermo Lasso, político de centro derecha de 65 años, se juramentó el lunes 24 de mayo en el Palacio Legislativo en Quito como el nuevo presidente de la República de Ecuador. En su discurso de investidura destacó los valores democráticos que identificarán a su gobierno y relató las áreas a tratar durante su periodo presidencial 2021-2025. Para él, inició el Ecuador del “encuentro”.

De la mano de la líder indígena y presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, Lasso tomó juramento como el presidente 47° de Ecuador. Así, su mandato, que se consumó con la victoria del pasado 11 de abril sobre Andrés Arrauz, pone fin al gobierno de Lenín Moreno.

Alfredo Borrero, vicepresidente entrante, también tomó posesión y juramento de su cargo.

En la ceremonia también se conmemoró el 199° aniversario de la Batalla de Pichincha. El acceso estuvo restringido debido a las medidas de bioseguridad por la pandemia de covid-19. Aproximadamente 400 personas fueron invitadas; entre ellas estuvieron familiares, ONG, jefes de Estado, diputados y diplomáticos.

“Hoy recibimos un país con históricos niveles de desempleo. Un país que ha deslumbrado por su incapacidad para hacer frente a una pandemia brutal. Un país donde los culpables engordan sus bolsillos mientras los más inocentes -ecuatorianos recién nacidos- ni siquiera pueden llenar sus estómagos. Donde los indicadores de desnutrición crónica infantil están entre los más altos de la región”, afirmó Lasso al iniciar su discurso desde la sala Nela Martínez.

Medidas para frenar el covid-19

Ecuador le da paso a un nuevo gobierno con un total de 418.851 casos y 20.193 fallecidos por covid-19, reportan las autoridades sanitarias hasta el 23 de mayo. Lasso pretende atender la situación en sus primeros 100 días de mandato. En ese periodo se prevé vacunar a 9 millones de personas, tarea designada al Ministerio de Salud Pública.

“El país tiene que movilizarse. Ministerios, hospitales públicos y privados, médicos, enfermeras, municipios, juntas parroquiales, dispensarios médicos, todo aquel que tenga la fuerza para poner la vacuna, o para ayudar a que otro la suministre. Responderemos desde múltiples frentes”, expresó en el discurso, reseñado en El Comercio.

El presidente estima que Ecuador acceda a las vacunas a través del apoyo con los organismos internacionales y espera atender a todas las regiones del país con la ayuda del Consejo Nacional Electoral, la Vicepresidencia y la Unidad de Coordinación de Vacunación.

Compromiso económico, político, social y con la región

Haciendo alusiones a los ex presidentes Jaime Aguilera Roldós y John F. Kennedy y al novelista Jorge Icaza en su discurso, Guillermo Lasso busca con sus políticas colaborar con los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos en la Agenda 2030 de la Organización De las Naciones Unidas (ONU) y también destacar el talento e intelecto de los ecuatorianos.

Además, pretende atender problemas inmediatos relacionados a la pobreza y la erradicación de la desnutrición infantil, la atención a áreas rurales, la educación en todos sus niveles, el cuidado ambiental y de recursos, infraestructura (agua, vialidad, alcantarillado, alumbrado, escuelas, hospitales), los avances tecnológicos, el tejido social y la igualdad de género, entre otros.

Guillermo Lasso
EFE

Llamó a todos los sectores a participar en la recuperación de la economía del país, golpeada desde 2020 por la pandemia de covid-19. “Desde ya convocamos sin miedo a la reactivación económica. Aquí está la oportunidad esperada. Demuestren que sin acosos, sin persecuciones, están listos para poner sus recursos al servicio del país, y no al servicio de sus recursos”, sentenció.

Reveló también el retorno de su país a importantes acuerdos regionales y globales, de entre los cuales destaca la Alianza del Pacífico y los tratados de libre comercio con países aliados.

El anuncio lo hace en la ceremonia a la que asistieron representantes de países vecinos y aliados, como el rey Felipe VI de España; el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; de Haití, Jovenel Moise y República Dominicana, Luis Abinader; así como los cancilleres de Costa Rica, Panamá, Nicaragua, Uruguay, Guatemala, Bolivia y Argentina.

Hacia el nuevo republicanismo

Las desigualdades, enmarcadas por los gobiernos que le antecedieron, dejaron a juicio del mandatario un país en el que las diferencias entre el mundo rural y urbano se acrecentaron y en el que se le “ha fallado” a los jóvenes, a las mujeres y jubilados.

Para el guayaquileño, el gobierno que inicia representa una oportunidad para ponerle fin a la política del caudillo y “la tentación autoritaria”. “Hoy reivindicamos este día glorioso -199 aniversario de la Batalla de Pichincha- e iniciamos la lucha para recuperar el alma democrática de nuestro país”, comentó, en presencia de sus seguidores y adversarios políticos.

El no acumular el poder, el mantenerse al margen de las leyes, el no juzgar o callar a disidentes políticos son algunas de las premisas que, asegura Lasso, colaborarán a esta tarea.

Guillermo Lasso
EFE

Para él, “este no es un mero listado de promesas”, pues relata que su gobierno no será uno “que prometa, sino que comprometa” y que estimule con la ayuda del compromiso ciudadano, los destinos del Ecuador.

“Necesitamos lo mejor de este gobierno, de la ciudadanía, y de cada partido democrático también, especialmente los aquí reunidos. Aquí, ante los ojos de nuestros mandantes, hago un llamado a la unidad que debe ser atendido cívicamente”, puntualizó.

De igual forma, se enfocará en gobernar un territorio laico y en el cual la sociedad entre y participe en la dinámica Estado-mercado; que años atrás logró la dolarización de la economía.

Desde la Asamblea Nacional de Ecuador, entre aplausos y una gestión entrante llena de retos, Guillermo Lasso aseguró que “la democracia no es la ausencia de diferencias e incluso de conflictos. La democracia es la búsqueda del tratamiento pacífico y en derechos de esas diferencias. Así debe ser el Ecuador”.

Noticias relacionadas