• Expertos en neurociencia de Israel y Estados Unidos determinaron que la música influye directamente en cinco campos cerebrales relacionados con el amor, el placer, la motivación, la estructura del lenguaje y la disminución de estrés. Foto: Pixabay

La música, aparte de ser una de las principales fuentes de entretenimiento en la actualidad, es una herramienta que promueve la interacción y unión de las personas dentro de las sociedades. De acuerdo con estudios científicosrevelados en junio de 2021, el crear o escuchar música relaja a los humanos, mejora la empatía e impulsa las habilidades comunicacionales. 

Los resultados fueron obtenidos y evaluados por neurocientíficos de la Universidad Bar-Ilan, en Israel, y de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos. Dada su potencialidad, los expertos afirman que la música ayuda a dejar en segundo plano las diferencias entre las personas y sacar su lado más humano. 

La pandemia del covid-19 ha ido de la mano con un periodo de más de un año de cuarentena y distanciamiento social en todo el mundo. A propósito de esto, los especialistas de ambas universidades se enfocaron en las interacciones sociales que fueron surgiendo a partir de las canciones. 

Estrenos de canciones oficiales de los artistas, conciertos online, videoconferencias o eventos transmitidos por streaming, son algunas de las actividades que más público han reunido durante la pandemia, y todas nacen de la misma raíz: la música. 

Los neurocientíficos notaron que la capacidad de este arte para mantener la cercanía interpersonal a pesar del distanciamiento se evidenció de manera muy similar durante la pandemia de la gripe española en 1918, una época en la que la música también fue uno de los principales puentes para retomar los lazos sociales. 

El impacto musical en el cerebro 

Se elaboró un modelo cerebral capaz de determinar y ubicar las conexiones entre varias zonas del cerebro al momento de percibir estímulos auditivos de la música. Igualmente confirmaron la existencia de los procesos que lleva a cabo el cerebro, los cuales ejercitan algunas funciones sociales. 

Estudios de neurociencia afirman que la música mejora las relaciones sociales y disminuye las divisiones culturales
Efectos de la música en el cerebro | Foto: Getty Images

Las conclusiones de la investigación se publicaron por medio de una nota de prensa y detallaron que hay por lo menos cinco mecanismos centrales en el cerebro que potencian las conexiones sociales por medio de la música. 

Uno de los mecanismos hace más propensa la secreción de oxitocina (la hormona del amor); otro facilita la liberación de dopamina (la hormona del placer); igualmente está uno que promueve el ánimo y la motivación; el cuarto ayuda a dinamizar las estructuras del lenguaje; y el último se encarga de regular la hormona cortisol y disminuir el estrés. 

Estas reacciones no suceden solo de manera individual, sino que grupalmente (en particular, cuando es una agrupación artística que hace música) también se producen e incluso se suelen potenciar, además de influir directamente en las interacciones sociales durante el proceso y creación del trabajo musical. 

Un mejor acercamiento a la humanidad por medio de la música 

“La música es una herramienta que potencia nuestra humanidad”, aseguran los expertos. Esto se puede observar en la importancia de la retroalimentación entre un músico y el público o el músico y otros artistas. Las observaciones del estudio señalan que durante estos diálogos la experiencia sensorial y emocional aumentan. 

El descubrimiento del conjunto de elementos que engloba fue tan relevante, que los científicos estimaron que la música podría llegar a convertirse, en un futuro no muy lejano, en el mejor canal para eliminar paulatinamente las divisiones sociales más complejas entre los grupos sociales, sobre todo internacionalmente. Esto se traduce de forma directa en un mundo con menos violencia y conflictos. 

Un estudio anterior, publicado por la Revista de Neuro-Psiquiatría de la Universidad Peruana de Cayetano Heredia, indica que “tienen razón quienes plantean que la vida sin música es simplemente inimaginable”, ya que evalúa todas las funciones y consecuencias positivas que genera. Algunas de estas se derivan del campo emocional que promueve sensaciones subjetivas, cambios en el sistema nervioso autónomo y endocrino, expresiones motoras como sonrisas y tendencias en la actividades como bailar, cantar, aplaudir, entre otras. 

Noticias relacionadas