• Alexandra Hidalgo sufrió una violación grupal y aseguró que fue ordenada por su exesposo. 17 años después la justicia venezolana absolvió al presunto responsable e inició una investigación en contra de la mujer

Durante 17 años Alexandra Hidalgo ha buscado justicia incansablemente. Fue violada por un grupo de hombres, entre ellos su exesposo, quien según su testimonio habría planificado la agresión sexual. El 31 de agosto de 2021, el tribunal cerró el juicio de su caso. ¿El resultado?, la absolución del acusado y el inicio de una investigación penal en contra de la víctima. 

Hidalgo fue víctima de múltiples formas de violencia de género, que incluye también el retardo procesal y falta de preparación de las autoridades del país para abordar casos de este tipo. 

La historia de terror de esta mujer inició poco tiempo después de que contrajo matrimonio con Ivan Sosa, un exteniente del Ejército. Su hogar fue escenario de maltratos, humillaciones, amenazas y persecuciones en su contra durante 14 años. En el año 2004 tomó valor y firmó el divorcio, a pesar de los obstáculos y las negativas de Sosa. 

Una nueva etapa de su calvario inició el 21 de mayo de 2004. Salía de pasantías cuando cinco hombres la interceptaron y la llevaron a un lugar aislado. Ahí la golpearon y la violaron. Ella declaró que en ese grupo de agresores se encontraba Iván Sosa, su exesposo. 

El 22 de junio de 2004 capturaron a cuatro de los agresores. Un mes después el tribunal firmó una orden de captura contra Ivan Sosa. A pesar de la traumática agresión sexual que vivió y amenazas posteriores, Hidalgo se mantuvo firme en su decisión de buscar justicia. Ese ímpetu se mantuvo durante 17 años pese a los obstáculos y revictimización del sistema de justicia venezolano.

Una corte de apelaciones ratificó en el año 2005 la privativa de libertad en contra de Sosa, quien se mantuvo ocho años prófugo de la justicia. El 31 de mayo de 2011 la Dirección de Inteligencia Militar, actualmente la DGCIM,  detuvo al acusado en un centro comercial en la isla de Margarita. 

Luego de la captura fue trasladado a Caracas para ser juzgado en un tribunal militar. Durante diez años Sosa estuvo detenido y el caso de Alexadra Hidalgo sin sentencia. 

Durante ese tiempo se difirieron 18 audiencias y varios juicios no se concluyeron. Además del retardo procesal y la inoperatividad de los tribunales, Alexandra Hidalgo se enfrentó a situaciones revictimizadoras desde el momento en que puso la denuncia. 

“Las dificultades a las que se enfrenta una víctima de violencia son múltiples: el sistema no está hecho para nosotras. Si queremos justicia debemos invertir muchísimo tiempo. Tiempo que bien podríamos usar trabajando o educándonos”, dijo en una entrevista para Cinco8. 

El 11 de junio de 2021 Alexandra Sosa, hija de Alexandra Hidalgo, denunció en su cuenta de Twitter que durante la última audiencia la juez no permitió que su madre fuera parte acusadora del caso. Solo podía estar en calidad de víctima y testigo lo que le impedía a sus abogadas no podían interrogar a los testigos ni intervenir en las audiencias.

“Esta decisión traerá sus consecuencias porque mi madre está en desventaja en un debate dónde la fiscalía de Mujer 82 no se ha presentado en ninguna de las audiencias a defender los derechos que como Mujer tiene y que en su debida oportunidad fue delegada para tal fin. No me cansaré de admirar tu fuerza y constancia”, escribió Sosa. 

Indignación y exigencia de justicia

La absolución de Ivan Sosa de los delitos de violación y privación ilegítima de la libertad, además de la apertura de una investigación en contra de Alexandra Hidalgo, ha generado indignación en redes sociales. 

Organizaciones de derechos humanos y movimientos feministas venezolanos se han unido en una campaña para exigir justicia en este caso. Con la etiqueta #JusticiaParaAlexandraHidalgo muchas personas han alzado la voz. 

La imagen de la campaña en redes sociales para exigir justicia en este caso

“Alexandra Hidalgo es una de las víctimas más resilientes que hemos conocido, atravesó un largo proceso judicial y revivió los hechos una y otra vez, sin embargo, el Estado venezolano aún no ha podido garantizar un verdadero acceso a la justicia”, escribió la periodista y defensora de derechos humanos Gabriela Buada. 

Otras personas han destacado la revictimización que el sistema de justicia ha infligido en contra de Hidalgo. 

“El Estado venezolano ha perdido una nueva oportunidad para proteger a Alexandra Hidalgo, y por el contrario la ha revictimizado una y otra vez, teniendo que narrar los hechos repetidamente durante 17 años y abriendo una investigación en su contra”, dijo Melanie Agrinzones, miembro del grupo feminista independiente Uquira.

Versión de la defensa

A continuación, en El Diario publicamos la versión de la defensa de Ivan Sosa, quien pidió derecho a réplica por la publicación de este artículo donde se detalla el caso de Alexandra Hidalgo.  

Según las afirmaciones de Marisol Barrios, miembro del equipo de abogados defensores del teniente coronel Ivan Sosa, no se respetó el debido proceso desde el inicio. Señaló que no hubo imputación del Ministerio Público en contra del acusado y que, sin esta imputación, el juez acordó su orden de aprehensión.

Indicó que tampoco citaron a Sosa a la investigación. Esto, según Barrios, “facilitó el fraude en la formación de pruebas inconstitucionales que luego fueron anuladas por el juez de control”.  

Además, argumentó que hubo “fraude procesal” y destacó irregularidades en los organismos que atendieron el caso. 

“En este caso hubo un fraude procesal en la etapa de investigación. Este resultado no es un triunfo de la justicia, es una evidencia de la penetración en el sistema de justicia de situaciones que no reúnen las condiciones legales”, afirmó la abogada. 

Comenta que se “incumplió el debido proceso” en torno al caso de Sosa, además señala que el juicio se suspendió en tres oportunidades. 

“Las pruebas documentales del Ministerio Público se recepcionaron todas. No hubo ninguna experticia o exámen biológico vinculado con nuestro representado. Ninguna de las pruebas lo vincularon con la escena del crimen. Es de ahí de donde viene la absolutoria”, argumenta la abogada. 

La abogada aseveró que Sosa es “inocente” de los señalamientos que hicieron en su contra. Según la documentación de la defensa, hubo “falso testimonio”  en las declaraciones de Alexandra Hidalgo en reiteradas ocasiones. Por esta razón, considera que no había elementos suficientes para que Sosa se mantuviera detenido y por eso fue absuelto en el juicio. 

En el juicio final realizado se declara la absolución del acusado y la defensa solicita en audiencia una investigación por falso testimonio contra Hidalgo, petición que el juez acuerda. 

Noticias relacionadas