• Son muchos los escándalos que han involucrado a la Iglesia católica. La salida a la luz de al menos 216.000 niños abusados por el clérigo durante 70 años pone sobre la mesa la necesidad de una reforma en la institución eclesiástica

La Iglesia católica está envuelta en un nuevo escándalo. Una investigación de dos años reveló un patrón de abuso sexual sistemático de clérigos de Francia contra niños desde 1950 hasta el año 2020. 

La indagación de una comisión de obispos realizada de manera independiente reveló que al menos 216.000 niños fueron abusados sexualmente por la Iglesia durante 70 años en Francia. 

El informe, publicado el 5 de octubre, señala que las víctimas podrían elevarse a 330.000 si se incluyen las agresiones por parte de miembros laicos.

El 80 % de las víctimas eran varones de entre 10 y 13 años de edad, por lo que los investigadores afirman que se trató de un “abuso sistemático”. 

La investigación, que contó con más de 2.500 páginas, concluyó que la Iglesia no solo ocultó los crímenes sexuales, sino que también “permitió que siguieran ocurriendo”. En algunos casos, mantuvo a la víctima en contacto con su agresor a pesar de que ya conocía la situación.

“La Iglesia católica es, después del círculo de familiares y amigos, el entorno que tiene la mayor prevalencia de violencia sexual”, asevera el documento. 

El 80 % de las víctimas eran varones de entre 10 y 13 años de edad

Los delitos de pederastia lo cometieron alrededor de 3.000 agresores, de los cuáles 2.000 eran sacerdotes que trabajaron en la iglesia durante el periodo investigado. 

Los investigadores realizaron encuestas, grupos de investigación y entrevistas con los afectados. A través de una convocatoria de testimonios, identificaron a 2.700 personas abusadas y hallaron miles de casos en archivos.

Francois Devaux, una de las víctimas de las agresiones por parte de miembros de la Iglesia católica francesa y fundador de la asociación de víctimas La Parole Libérée (Libertad de Expresión) , aseguró que el número de casos revelado es mínimo porque muchas personas afectadas no se atreven a hablar o a confiar en la comisión que investiga los abusos. 

Ustedes son una vergüenza para nuestra humanidad. En este infierno ha habido abominables crímenes en masa, pero ha habido cosas aún peor, traición a la confianza, traición a la moral, traición a los niños», dijo Devaux durante la presentación del informe.

Reacción de la Iglesia

Después que se divulgaron los hallazgos del informe, el papa Francisco expresó su “vergüenza y dolor” a las víctimas por los traumas y abusos que sufrieron. 

Deseo expresar a las víctimas mi tristeza y mi dolor por los traumas sufridos y también mi vergüenza, nuestra vergüenza, por la incapacidad de la Iglesia durante mucho tiempo para ponerlos en el centro de sus preocupaciones”, dijo.

Animó a los miembros del clérigo y feligreses a contribuir para que la Iglesia sea un lugar más seguro y para que no se repitan esas “tragedias”.

El papa Francisco expresó su dolor por los actos cometidos por miembros de la Iglesia

El presidente de la Conferencia Episcopal Francesa, Eric de Moulins–Beaufort, pidió perdón a cada uno de las víctimas de abuso sexual. 

La comisión resaltó que se trata de una “falta grave” además de la evidencia de una política de encubrimiento y silencio. Instó al clero a tomar “acciones firmes”. Asimismo, exigió al Estado francés que ayude a compensar a los afectados, especialmente en los casos que han prescrito.

Jean-March Sauvé, jefe de la comisión, aseguró que 22 delitos aún se pueden enjuiciar, por lo que los remitieron a la Fiscalía.

Más escándalos

No es la primera vez que la Iglesia se disculpa por crímenes que involucran al clérigo. El escándalo más reciente ocurrió el 6 de julio de este año en Canadá; donde se hallaron más de 1.100 restos de niños indígenas en los terrenos de la antigua residencia escolar St. Eugene Mission School, en la escuela residencial indígena Marieval, en la provincia de Saskatchewan y en la escuela de Kamloops. 

Entre los años 1831 y 1996, en esos lugares se llevó a cabo la supresión de la lengua; la cultura e identidad de los pueblos indígenas canadienses. El gobierno de ese país reconoció que en estos internados ocurrieron vejaciones, como el abuso físico y sexual de los niños nativos.

Ante este descubrimiento, la Iglesia católica canadiense emitió un comunicado en el que reconoció con “profundo remordimiento” el sufrimiento perpetrado a niños indígenas. 

“Reconocemos los graves abusos cometidos por algunos miembros de nuestra comunidad católica; física, psicológica, emocional, espiritual, cultural y sexual. También reconocemos el trauma histórico y continuo y el legado de sufrimiento y desafíos que enfrentan los pueblos indígenas que continúan hasta el día de hoy, nosotros, los obispos católicos de Canadá, expresamos nuestro profundo remordimiento y nos disculpamos inequívocamente”, reza el comunicado. 

Ante estos descubrimientos, al menos 10 iglesias fueron vandalizadas e incendiadas.

En Winnipeg hubo casos de iconoclasia con el derribo de estatuas de la reina Isabel II y de la reina Victoria. Foto: Efe

La Comisión de la Verdad y Reconciliación, creada por el gobierno de Canadá en el año 2008 para investigar estos internados, declaró que se cometió un genocidio cultural. Más de 4.300 niños indígenas murieron mientras asistían a estas escuelas.

Alrededor de 150.000 niños indígenas fueron separados de sus familias e inscritos en estás escuelas en los años 1830 hasta el 1996.

Voceros de derechos humanos de las Naciones Unidas exigieron al gobierno de Canadá y al Vaticano que investiguen lo sucedido. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, exigió a la Iglesia católica y al papa Francisco que se disculparan por los abusos contra los niños en esos internados. 

El 6 de junio el sumo pontífice lamentó lo ocurrido en los internados de Canadá. Hizo un llamado de reconciliación y alejarse del modelo colonizador.  

“El hallazgo incrementa la conciencia del dolor y del sufrimiento del pasado. Que las autoridades políticas y religiosas de Canadá sigan colaborando con determinación para aportar luz sobre ese triste suceso; que se comprometan con humildad a recorrer un camino de reconciliación y sanación», dijo el papa Francisco. 

Otras revelaciones de abuso de la Iglesia

En el año 2018, una investigación de la fiscalía de Pensilvania (EE UU) descubrió casos de abusos sexuales contra al menos 1.000 niños. Los delitos, perpetrados por más de 300 sacerdotes, fueron encubiertos por la Iglesia católica de ese estado. 

Una amplia investigación del Boston Globe, en el año 2000, descubrió que el clérigo de la diócesis de ese estado, en particular el exarzobispo Bernard Law, encubrió sistemáticamente los abusos sexuales cometidos por unos 90 sacerdotes durante décadas.

Bishop Accountability, la biblioteca más grande del mundo que registra abusos del clero, registró que la Iglesia estadounidense recibió denuncias de más de 18.500 víctimas de abusos sexuales por parte de más de 6.700 clérigos entre 1950 y 2016. 

En 2019 condenaron a seis años de prisión al cardenal George Pell, en Melburne (Australia), por la violación y la agresión sexual de dos monaguillos en 1996 y 1997 en la catedral de San Patricio. Su condena la anuló el tribunal superior de ese país, que lo absolvió en el año 2020 ante el beneficio de la duda.

Una investigación realizada en 2018 por un consorcio de investigadores universitarios  de Alemania descubrió que abusaron sexualmente de al menos 3.677 niños entre los años 1946 y 2014 por al menos 1.670 clérigos. El 18 de marzo de 2021, un informe independiente solicitado por la Iglesia alemana, registró el abuso sexual de 314 menores. Los hechos los perpetraron 202 clérigos o laicos entre 1975 y 2018 en la diócesis de Colonia.

En el año 2000, las instituciones de la iglesia de Irlanda se vieron implicadas en las acusaciones de abusos sexuales contra 14.500 niños durante años. Varios obispos y sacerdotes, acusados de encubrir los abusos, fueron sancionados.

Al sacerdote Bernard Preynat lo condenaron en el año 2020 a cinco años de prisión por agredir sexualmente a 70 jóvenes scouts entre 1986 y 1991. 

La salida a la luz de situaciones críticas que involucran a la Iglesia pone sobre la mesa la necesidad de reformar las políticas dentro de la institución.

Noticias relacionadas