• Los oficiales esperaron aproximadamente una hora para ingresar a la escuela mientras el atacante continuaba asesinando niños. Foto principal: EFE

Nueva información que se ha hecho pública acerca del tiroteo masivo ocurrido el 24 de mayo en la ciudad de Uvalde (Texas), en Estados Unidos, reveló que los oficiales de policía que asistieron al lugar del incidente demoraron casi una hora en ingresar al colegio donde fueron asesinados 19 estudiantes y dos profesoras.

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos que han realizado las autoridades, el tirador, identificado como Salvador Rolando Ramos, de 18 años de edad, permaneció aproximadamente unos 40 minutos en el interior de la Escuela Primaria Robb. 

El Departamento de Seguridad Pública de Texas indicó este viernes 27 de mayo que una de las razones por las cuales no se ordenó el ingreso de los oficiales a la escuela para detener la masacre fue que pensaron que la situación se había transformado de un tirador activo a un sospechoso protegido tras una barricada.

No obstante, reconocieron que se trató de una decisión equivocada, ya que en el lugar aún había estudiantes que se encontraban en peligro y que debieron haber sido rescatados en el menor tiempo posible.

Leer más  ¿Qué es el bear y el bull market y cómo se relaciona con las criptomonedas?

“En el lugar había 19 funcionarios policiales, suficientes para hacer lo que tuviese que ser necesario, pero el oficial a cargo en la escena consideró que necesitaba tener más equipamiento y oficiales para poder realizar una entrada táctica a la escuela”, indicó el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw.

El funcionario fue enfático en expresar que al revisar cuál fue el curso de acción seguido durante el tiroteo, es manifiesto el error que cometieron los policías. A lo que agregó que “no hay excusas para eso”, ya que ellos han recibido la formación necesaria para saber cómo actuar ante este tipo de situaciones.

“Creemos que los oficiales debieron haber entrado apenas tuvieron la primera oportunidad. Si hay un tirador activo las reglas cambian, en este tipo de situaciones no hay tiempo que perder”, añadió el funcionario durante una rueda de prensa este viernes.

Llamadas al 911

McCraw también reveló que algunos de los estudiantes dentro de la escuela realizaron llamadas de emergencia al 911 pidiendo ayuda e indicando que había una persona disparando.

Destacó una llamada realizada por una niña, de la que no ofreció más detalles, que se encontraba en el salón 112 y que alertó acerca del tiroteo. Durante los minutos siguientes la niña llamó nuevamente en repetidas ocasiones para informar que había personas muertas y que en su salón había entre ocho y nueve niños aún con vida.

Padres desesperados

Foto: Uvalde Leader-News

La falta de acción por parte de las autoridades mientras se desarrollaba el tiroteo en la escuela, mientras un número importante de los padres se encontraban a las afueras del recinto educativo provocaron que Angélica Gómez, una de las madres, entrara al edificio a rescatar a sus dos hijos.

Leer más  Cuatro países crearán un grupo de trabajo para luchar contra el tráfico de personas en la frontera de México y EE UU

La mujer contó a Univisión que hizo caso omiso a las advertencias de la policía y de otros padres debido a que lo único que tenía en mente en esos instantes era poder salvar la vida de Vladimir y Pablo, sus dos hijos que se encontraban en el salón contiguo a donde se encontraba el tirador.

“En ese momento no pensé en que tal vez los podía poner en peligro si el asesino nos escuchaba y nos disparaba (…) me dijeron ‘mami, gracias’ y decían que me querían mucho, me abrazaban por el miedo que tuvieron y luego se dijeron entre sí lo mucho que se querían”, contó Gómez.

Noticias relacionadas