• Conseguir el primer empleo para estudiantes y recién graduados es una tarea complicada debido al alto perfil y experiencia previa requeridos por los reclutadores. Otros, a pesar de conseguir trabajar en aquello para lo que se formaron, enfrentan condiciones laborales adversas y sueldos que frustran cualquier expectativa de prosperidad a futuro

Para muchos estudiantes, trabajar en la profesión para la que se formó, más que un sueño, es el objetivo fundamental para el que invierten años de estudio y esfuerzos. Más en un contexto como el venezolano, donde temas como el transporte, el sueldo docente y los servicios públicos pueden complicar más este propósito. 

Sin embargo, insertarse correctamente en el mercado laboral se ha convertido, desde hace años, en una odisea para una generación que pese a su alta preparación académica, no cuenta con las mismas oportunidades que sus antecesores. Aunque muchos jóvenes buscan ejercer sus carreras antes de graduarse para ganar experiencia, a veces las condiciones laborales y la oferta salarial los sumergen en una paradoja de la cual algunos incluso se replantean su futuro profesional.

Bajo ese panorama, el equipo de El Diario consultó a un grupo de jóvenes recién graduadas, o en sus últimos años de la universidad, para conocer cómo ha sido su acercamiento al mundo laboral y los desafíos de obtener experiencia en un entorno altamente competitivo y exigente, pero que no ofrece ingresos suficientes para cubrir el costo de la vida actual.

El reto de ejercer de los jóvenes

Ejercer en tiempos de crisis: el desafío de los jóvenes para conseguir trabajo en Venezuela
Universidad de los Andes. Foto: Cortesía

Liliana Rivas espera recibir a principios de 2024 su título en Comunicación Social de la Universidad de Los Andes (ULA). Pertenece a la segunda cohorte de su carrera en el núcleo de Mérida, aunque en entrevista para El Diario, reconoce que originalmente soñaba con estudiar Física o Ingeniería Mecánica. Las protestas del año 2017 hicieron que aquellas carreras no abrieran inscripciones, pero sí Comunicación Social, la cual aceptó sin aún estar del todo convencida. 

Con el tiempo no solo se enamoró del periodismo, sino que, junto a otros compañeros, logró crear la mención de Desarrollo Científico, formando parte de su primera promoción. “Eso fue algo que a mí me emocionó, pues a partir de ahí mis expectativas con la carrera crecieron un montón”, evoca.

Como muchos jóvenes, Rivas no esperó a la graduación para buscar trabajo. Sabía que era importante contar desde temprano con experiencia, pues es lo más cotizado entre los empleadores, y más en esa profesión que decidió abrazar. También comenta que lo asumió como un objetivo personal. “Empezó como una necesidad de escribir y que la gente me leyera, porque eso me gustaba y me gustaba leer. Además quería tener algunos ingresos para gastos propios de la universidad”, dice.

Ejercer en tiempos de crisis: el desafío de los jóvenes para conseguir trabajo en Venezuela
Foto: Referencial

Por eso comenzó a escribir reseñas sobre galerías y eventos culturales. Afirma que no siempre le pagaban por sus textos, pero le sirvió para ir haciendo un nombre en la ciudad de Mérida. Entre 2019 y 2020, partiendo de su propia situación familiar, escribió sobre la dura realidad de su estado, golpeado por la crisis económica, los cortes eléctricos y la escasez de gasolina. Allí tuvo su primera gran tribuna en portales como Cinco8 y Caracas Chronicles, que publicaron sus reportajes. Desde entonces, ha colaborado en diferentes proyectos para medios de comunicación venezolanos e internacionales.

***

Rivas actualmente trabaja como periodista independiente, especializada en la fuente ambiental. Además, pertenece a la Red Latam de Jóvenes Periodistas de Diferentes Latitudes y la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia. A pesar de contar ya con casi cuatro años de trayectoria periodística, cuenta que aún es subestimada por su edad, lo cual le ha complicado crecer en algunos ambientes de trabajo.

“Tengo 23 años de edad. Justo ahora estoy tratando de coordinar un proyecto ambiental nacional, escribo desde hace ya rato, he sido becada y tengo bastante experiencia. Sin embargo, a veces hay espacios en los que es como ‘es muy joven y no está para ese cargo’. Esto es algo que se intenta desmitificar ya en otros espacios de Europa, pero por lo menos en América Latina sigue estando súper presente. Son algunas barreras o paredes con las que a veces choco”, afirma.

Leer más  ¿Qué es Cushing, el síndrome que padece la actriz estadounidense Amy Schumer?

Menos oportunidades de trabajo

La ULA requiere un presupuesto de 17 millones de dólares para su recuperación
Foto: Referencial/Archivo

Rivas forma parte de una nueva generación de periodistas independientes que, desde las regiones, apunta a los portales informativos de alcance nacional. Una estrategia que para muchos profesionales emergentes se ha vuelto necesaria ante la reducción que en los últimos años ha sufrido el campo laboral no solo en Mérida, sino en otros estados del país. 

“El ecosistema de medios de comunicación es súper pequeño y casi ni paga, por lo que tengo entendido. No es algo en lo que tú puedas escalar muchísimo, es algo muy local, pero igual creo que son espacios para adquirir experiencia”, apunta.

Reconoce que, debido a las oportunidades que aprovechó en el camino, ha logrado cumplir su objetivo de proyectar su carrera más allá de las fronteras locales. Algo que no todos sus compañeros de promoción pudieron alcanzar. Al ser una carrera que apenas abrió su segunda cohorte, en medio de todas las dificultades que atraviesa la ULA, señala que no siempre recibió en clases las herramientas adecuadas ni consejos para incorporarse al mundo laboral. Básicamente, el éxito de buscar empleo recae en la suerte o determinación de cada estudiante.

Comedor UCV almuerzo, Reinicio actividades comedor universitario, Almuerzos en el comedor UCV, Menú comedor universitario UCV, Horarios comedor UCV, Servicio de almuerzo UCV, Noticias comedor UCV, Regreso a clases comedor UCV, Almuerzos para estudiantes UCV, Comedor universitario reabre con almuerzos, Ofertas de almuerzo en la UCV, Novedades comedor estudiantil UCV, Comedor UCV reinicia operaciones, Almuerzo saludable UCV, Horarios y menús comedor UCV, Comedor estudiantil UCV noticias, Almuerzos asequibles UCV, Comedor universitario novedades, Regreso a la rutina con almuerzos en el comedor UCV, Comedor UCV horarios y menús actualizados
Comedor de la UCV. Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

“Hay que esforzarse un montón, pero todo tiene su recompensa. A veces tenemos la mentalidad de que bueno, como estamos en un estado muy al occidente de Caracas, un pueblo como dicen, no es posible llegar a estos espacios grandes con la misma facilidad. Yo viví seis meses en Caracas haciendo unas pasantías y me di cuenta de que allá los estudiantes tenían muchísimas posibilidades que aquí nosotros ni siquiera soñamos con tener. Entonces sí es un esfuerzo mayor el que hay que hacer, pero creo que a veces la única forma de lograr ejercer desde aquí depende mucho de los estudiantes”, relata.

Otra dificultad que enfrenta Rivas es al momento de colaborar con portales extranjeros, por su situación como venezolana. Principalmente por la complejidad de los métodos de pago, y la exigencia de dominar varios idiomas. En Venezuela, pese a trabajar en espacios importantes, también ha tenido dificultades para establecerse en un empleo fijo. “Los medios de comunicación en Venezuela en general están pasando un poquito por una crisis, y no están buscando contratar más allá de pasantes”, acota.

Paradojas laborales

En el estudio Perspectivas a la juventud venezolana: una mirada a sus oportunidades, publicado en 2016 por la socióloga Genny Zúñiga Álvarez para la fundación Friedrich-Ebert-Stiftung, se mencionan dos paradojas que definen la situación laboral de muchos jóvenes venezolanos: aquellos con mayor nivel educativo son quienes sufren mayores dificultades para insertarse al campo laboral; y un amplio sector con escasa instrucción sí consigue empleo, pero de baja calidad.

“Las deficiencias del sistema educativo y productivo hacen precisamente de los jóvenes una de las poblaciones más vulnerables”, señala. Un problema que no se limita solo al país, sino a toda una generación cuya forma de percibir el trabajo cambió por completo con fenómenos como la pandemia de covid-19 y el home office, la austeridad por la crisis económica mundial y el avance tecnológico.

Campo reducido

Así va el proceso de elección de autoridades rectorales en la UCV
Foto: Jordan Flores

María Isabel Velásquez tiene 26 años de edad, pero trabaja desde que tenía 19. En entrevista para El Diario, asevera que esto la ha vuelto muy selectiva al momento de aceptar una oferta laboral. “La cultura organizacional tanto en empresas privadas como públicas es un desastre, y siempre terminas haciendo más de lo que te pagan, por un sueldo que es mucho menos de lo que necesitas”, sentencia.

Actualmente estudia dos carreras en la Universidad Central de Venezuela (UCV): Comunicación Social, en la que cursa sexto semestre; y Letras, donde espera para diciembre de 2023 su acto de grado. Se siente afortunada de poder ejercer su primera  carrera como correctora en una agencia. Explica que sus oportunidades laborales son muy reducidas en este sector, sobre todo tras la salida del país de las grandes editoriales hace unos años dejó la industria sumamente deprimida. En las pocas editoriales independientes que aún persisten las ofertas son mínimas, por lo que no es común ver procesos de selección abiertos.

Leer más  Encuesta Nacional de Hospitales: Un paciente necesita 22,5 salarios mínimos para costear insumos quirúrgicos en Venezuela 

“No me pagan mal, pero siento que la realidad venezolana se come cualquier sueldo. De hecho, he pensado conseguir ingresos extra con un segundo trabajo, pero me enfrento justamente a que la mayoría de sitios piden un licenciado en Letras o Comunicación social, que redacte, diseñe, maneje redes sociales, maneje paid media, lleve relaciones públicas y tome fotos. Y por menos de 500 dólares”, resalta.

Antes de conseguir su empleo actual, Velásquez estuvo en otras agencias donde los sueldos eran muy bajos y con frecuencia se retrasaban en los pagos. Por eso pasó  más de seis meses aplicando en todas las plataformas de empleo posibles, hasta que finalmente la llamaron desde su agencia editorial, que está ubicada en Estados Unidos, y en la que ya tiene un año trabajando. Comenta que, a pesar de que muchas empresas extranjeras suelen descartar a los trabajadores venezolanos, goza de mejores condiciones laborales de las que podría ofrecerle una empresa de su propio país.

“Si estuviera desempleada ahora, preferiría mil veces freelancear que estar fija en una empresa en Venezuela por $150 o $200, porque es tiempo y esfuerzo invertido y te terminas quemado antes de tus 30 años de edad por las malas condiciones. Realmente no siento que haya un incentivo al desarrollo profesional ni a la meritocracia”, agrega.

Por su cuenta

Ejercer en tiempos de crisis: el desafío de los jóvenes para conseguir trabajo en Venezuela
Foto: Cortesía Universidad Monteávila

Para Vicky Martínez, el trabajar como freelance, es decir, de manera independiente, es justamente la única forma rentable de generar ingresos. Trabaja desde casa en diferentes tareas, de acuerdo con las necesidades de sus clientes como diseñadora gráfica, community manager y copywriter, aunque también como productora en un podcast. Estima que para cubrir sus necesidades básicas, necesita un mínimo de cuatro clientes al mes.

“Es mejor trabajar freelance y vas agarrando varios clientes de afuera (extranjero). Así haces tu sueldo desde tu casa y es lo que ahorita estoy haciendo. Sin duda a mí me gustaría trabajar presencial, en alguna agencia de marketing o en producción audiovisual”, declara en entrevista a El Diario.

Originalmente Martínez estudió Odontología en la UCV, pero entre las protestas del año 2017, y los frecuentes paros universitarios, pronto se desilusionó de la carrera. Optó por Comunicación Social en la Universidad Monteávila. Por sus calificaciones no solo consiguió en su momento una beca que cubría el 70 % de la matrícula, sino que también se graduó con mención honorífica a principios de noviembre de 2023. 

***

Ejercer en tiempos de crisis: el desafío de los jóvenes para conseguir trabajo en Venezuela
Foto: Cortesía

En ese tiempo, Martínez equilibró las clases con una pasantía en una emisora de radio cerca de su casa. “Fue muy chévere, pues sentí como que era como mi familia. Me hubiese gustado trabajar ahí, pero ya todos los puestos están ocupados y no me podían dejar fija porque no hay vacantes disponibles”, lamenta. Desde entonces, ha buscado empleo en diferentes empresas sin éxito. Ha recibido algunas ofertas de parte de agencias de publicidad y dos canales de televisión, pero todas con sueldos que no se ajustan a las exigencias del trabajo para el que se postula. 

Exigen muchas cosas de tu parte, que tengas una súper experiencia, pero al mismo tiempo no te quieren pagar nada. Hay agencias que ofrecen sueldo mínimo más bonificaciones en dólares, y eso de verdad no creo que pase de $100 al mes. Yo he metido full currículos, pero me han llamado de lugares donde no ha cuadrado el trabajo por el sueldo, o por lo lejos que queda. Siento que gastaría más en transporte y estacionamiento que lo que me pagarían”, razona.

Mientras sigue en su búsqueda, Martínez ha visto cómo compañeros de clase han conseguido puestos bien remunerados en empresas venezolanas, pero tras ingresar por el favor de algún familiar o amigo. Incluso, sus propios proyectos como freelancer han sido gracias a recomendaciones. “Estoy ayudando en la producción de un podcast y producción de casting, pero más que todo es por contacto. Si algo hay que decirle a la juventud hoy en día, es que todos los trabajos se mueven por contacto”, aconseja.

Leer más  Inameh: presencia de polvo de Sahara en el país durará toda la semana

Networking

Ejercer en tiempos de crisis: el desafío de los jóvenes para conseguir trabajo en Venezuela
Universidad Simón Bolívar. Foto: Cortesía TalCual

Yaraní Acosta está en el último semestre de Estudios Internacionales en la Universidad Simón Bolívar (USB). Señala que la naturaleza multidisciplinaria de su carrera, así como la preparación que reciben como analistas, le permite tener un amplio campo laboral en diferentes espacios, desde embajadas e instituciones del Estado, hasta organizaciones no gubernamentales (ONG). En su caso, le interesa particularmente estas últimas, siendo parte de su rol como activista por los derechos humanos.

En entrevista para El Diario, indica que precisamente el camino del activismo la llevó a su primera experiencia laboral en la ONG Sin Mordaza. Allí llegó a ser coordinadora nacional de organización, además de participar en programas de formación como Lidera y el modelo de Naciones Unidas de su universidad. Todo esto le permitió hacer networking, es decir, crear una red de contactos, la cual se apoya entre sí cada vez que surge una nueva vacante laboral.

“Creo que siempre estuve rodeada de gente que estaba ya involucrada en el medio laboral, sobre todo en el tema de las ONG de activismo y política universitaria. Eso fue lo que me abrió las puertas para todas estas ofertas laborales que vinieron en el futuro”, resalta.

Agrega que para su carrera el tener referencias es clave, y que esto hace que no todos sus compañeros partan con las mismas oportunidades para acceder a buenas ofertas. De hecho, desde hace un tiempo ella misma no ejerce su profesión, pues actualmente trabaja como guía de campamento e instructora de PowerBike. 

***

En sus trabajos como activista, Acosta reconoce que su paga no era suficiente para llevar una vida independiente. Una realidad que se extiende al resto de profesiones, donde los jóvenes no son tomados en cuenta por los reclutadores. Un hecho que resulta paradójico, pues exigen experiencia previa a los recién graduados para trabajar, pero muchas veces tampoco aceptan estudiantes por no tener un título. 

Una persona recién egresada o de último semestre podría estar perfectamente capacitada para un trabajo, pero piden muchos años de experiencia que normalmente son difíciles de conseguir mientras estudias. Al igual que los horarios, si es un trabajo de tiempo completo con buen salario un estudiante no podría aplicar, puesto tendría que valorar si estudia o trabaja”, dice.

Añade que en otros casos, sí contratan a los estudiantes, pero aprovechan su necesidad de experiencia para asignarles más trabajo del que les corresponde. “Muchísimas veces haces el mismo trabajo que un licenciado o una persona con título, incluso más, y te pagan mucho menos solo por no tener el grado académico”, matiza.

Poder adquisitivo de los jóvenes venezolanos

Precios compradores vendedores trabajos informales comercio comercios Canasta Básica Alimentaria Verduras, Frutas y Hortalizas Mercado mercados a cielo abierto Catia supermercados Ferias de hortalizas venezolanos calidad de alimentos ofertas economía
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), la canasta básica familiar se ubicó en octubre de 2023 en $493,53 dólares. Es decir, que una persona necesita al menos 140,3 salarios mínimos mensuales para costear su precio. Este momento resulta incluso muy superior a los ingresos de muchos trabajadores en el sector privado. Por ejemplo, Martínez señala que aún depende de su familia económicamente, pues sus ingresos de entre $200 y $300 mensuales no alcanzan para hacer mercado. Mucho menos para gastos mayores, como el mantenimiento de su carro o la idea de alquilar en la capital. 

Leer más  Ipostel regulará el servicio de delivery de negocios digitales: los detalles

“A veces comparo los sueldos con los de otros países. Mi hermano, quien vive en Chile, me dice que lo mínimo que gana una persona con salario mínimo son $600. Y en otros países como España son entre 600 y 800 euros 600 por lo más bajo. Entonces tú dices yo soy profesional, saqué una licenciatura con un buen promedio y no consigo trabajo, o no consigo un trabajo con una remuneración elevada”, reflexiona. 

Una opinión similar posee Velásquez. Cree que actualmente ahorrar solo es posible para jóvenes sin hijos ni otras responsabilidades familiares. En su caso, aunque vive sola con su pareja, el precio de los alquileres hace que no se pueda permitir un trabajo como pasante o con salario mínimo.

Black Friday Viernes Negro tiendas de ropa electronicos calzados Traki boulevard Sabana grande centro comerciales Caracas El Diario by José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

“Es imposible no plantearse si de verdad hay futuro aquí para construir la vida de adulto que quieres. Afuera no es que sea más fácil comprar una casa, pero los alquileres no son una cosa loca como aquí que piden $350 mensuales, medio año de depósito y medio adelantado porque sí. Aquí es casi inexistente el crédito, y no sé cómo un joven contemporáneo conmigo, profesional, podría conseguir $20.000 para un apartamento sencillo en Caracas”, explica.

Rivas también encuentra desalentador pensar que se requieren años de trabajo duro y networking tan solo para conseguir un empleo que permita aspirar a un carro antiguo o un alquiler de vivienda.  Aquel sueño de una vida estable que para la generación de sus padres y abuelos resultó relativamente fácil de alcanzar, para ella luce cada vez más lejano.

“Eso me da risa, porque me pongo a pensar que a la edad que tengo he hecho un montón de cosas por las que en teoría debería poder tener, no sé, para agarrar y al menos viajar un fin de semana o pagar el taller que me gustaría hacer, y no es así. Para comprar una silla de escritorio y poder seguir trabajando lo tuve que pensar, y eso era una tontería. Entonces es bastante tragicómico”, añade.

Tirar la toalla

Encuesta estudiantes UCV, Uso beca universitaria, Gastos estudiantiles UCV, Compras con beca universitaria, Estudiantes y becas UCV, UCV gastos estudiantiles, Finanzas estudiantiles UCV, Uso de becas en la UCV, Compras estudiantiles con beca, Estudio de gastos UCV, Encuesta becas estudiantes, Beca universitaria y gastos, Necesidades estudiantiles UCV, Administración de becas UCV, Gastos típicos estudiantes UCV, Comportamiento financiero estudiantil UCV, Encuesta económica estudiantes UCV, Uso responsable de becas, Estudiantes UCV y presupuesto, Prioridades de gastos con beca UCV
Foto: Jose Daniel Ramos @danielj2511

Las jóvenes entrevistadas por El Diario tienen opiniones divididas en cuanto a su futuro. Mientras Martínez y Velásquez han coqueteado con la idea de emigrar, Acosta y Rivas aseguran que desean quedarse en el país. “Creo que aquí hay la capacidad de construir mejores oportunidades”, opina la futura internacionalista.

Martínez por ahora está enfocada no solo en conseguir un empleo estable, sino también en especializarse a través de cursos y diplomados en áreas como marketing. “Sí me gustaría emigrar si la situación del país no mejora, pero primero me gustaría tener unos años de experiencia para poder tener currículum. Tampoco creo que estudie algo más, a menos que sea un posgrado”, aporta.

Por su parte, para Velásquez es más una posibilidad en caso de que la situación económica no mejore. “Últimamente lo he pensado muchísimo. Quizás no de inmediato, pero sí me lo estoy planteando a mediano plazo. Mi pareja ya es profesional y su situación no es muy distinta a la mía. Cuando aplica a trabajos remotos muchas veces lo descartan solo por ser de Venezuela. No es fácil”, apunta.

En el caso de Rivas, su plan, una vez obtenga su título, es mudarse a Caracas, donde los cortes eléctricos, los problemas de Internet y transporte son menores que en Mérida. Espera allí cumplir su sueño no solo de escribir para medios de comunicación importantes, sino también de incursionar en campos que siempre fueron de su interés como el fotoperiodismo o filmar documentales. 

“Emigrar es algo que no lo he tenido sobre la palestra justo ahora. Creo que la forma en la que me imagino irme de mi país es logrando conseguir una buena beca para especializarme más en el área que me gusta, que es el medio ambiente”, asevera.

Noticias relacionadas