• Investigaciones coinciden en establecer un equilibrio entre la alimentación y la actividad física. Foto principal: iStock

Las inflamaciones abdominales se han convertido en un problema común que afecta a muchas personas. Investigaciones afirman que estas pueden surgir por diversas razones, desde una mala alimentación hasta condiciones médicas más serias. 

Una de las más comunes es la mala alimentación por el consumo excesivo de alimentos altos en grasas saturadas, azúcares refinados y bajos en fibra. Este hábito puede provocar problemas digestivos y la acumulación de gases, lo que contribuye al aumento de la inflamación.

Mientras que otras causas incluyen enfermedades gastrointestinales como la enfermedad inflamatoria intestinal, la colitis y la enfermedad celíaca. Las infecciones bacterianas o virales, así como el síndrome del intestino irritable, también pueden desencadenar inflamaciones abdominales.

Leer más  Oferta de vehículos nuevos en Venezuela: ¿cuáles son los modelos que están en el mercado?

El dolor abdominal y la distensión abdominal son síntomas relacionados con el área del abdomen, pero se refieren a experiencias diferentes y pueden tener causas distintas.

Síntomas más comunes de la inflamación abdominal:

-Sensación de hinchazón (distensión abdominal)

-Flatulencias y eructos frecuentes.

-Diarrea o estreñimiento.

-Malestar general.

-Náuseas y vómitos.

-Cambios en el apetito.

-Fiebre.

Variaciones en las inflamaciones

Los síntomas de las inflamaciones abdominales pueden variar, pero comúnmente incluyen dolor o malestar en la región abdominal, hinchazón, gases excesivos, cambios en los hábitos intestinales y sensación de llenura con pocas porciones de alimentos. 

Leer más  11 de abril: las heridas de Puente Llaguno siguen abiertas en la memoria de los venezolanos

Para los especialistas, es crucial prestar atención a estos signos debido a que podrían indicar la necesidad de atención médica para abordar el problema y establecer el tratamiento adecuado.

Diversas investigaciones respaldan la conexión entre la dieta y las inflamaciones abdominales. La Organización Mundial de Gastroenterología (WGO por sus siglas en inglés) en Estados Unidos, ha llevado a cabo investigaciones que vinculan la inflamación abdominal con enfermedades gastrointestinales crónicas. 

¿Qué provocan las inflamaciones abdominales y cómo prevenirlas?
Imagen referencial iStockphoto.

Los médicos también recomiendan estar atentos a los alimentos que, sin saberlo, son intolerantes a ella o tienen alergia al gluten.

Por otro lado, estudios indican que el estado emocional puede tener un impacto significativo en la función del sistema gastrointestinal y en el desarrollo de enfermedades gastrointestinales. 

Leer más  OVP: Traslados penitenciarios son un atentado económico contra familiares de los presos

Este fenómeno es conocido como la conexión mente-cuerpo o eje cerebro-intestino debido a que el estrés y la ansiedad contribuyen a aumentar la producción de ácido en el estómago, lo que podría derivar en problemas como la acidez estomacal y la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). 

Las emociones intensas como el miedo o la ansiedad, pueden afectar la motilidad intestinal, causando movimientos más rápidos o más lentos.

Prevención

Según especialistas de la salud, la prevención de las inflamaciones abdominales implica adoptar un enfoque integral para la salud digestiva.  Estas son algunas estrategias efectivas respaldadas por expertos:

Leer más  Detuvieron a un venezolano en España por estafa con criptomonedas en su país

-Dieta equilibrada: aplicar una dieta rica en fibra, alimentos antiinflamatorios como frutas, verduras y pescado, y reducir el consumo de alimentos procesados y grasas saturadas.

-Hidratación: mantenerse hidratado es esencial para un sistema digestivo saludable. El agua ayuda a facilitar la digestión y prevenir el estreñimiento, lo que puede contribuir a la inflamación abdominal.

-Ejercicios: la actividad física regular no solo promueve la salud cardiovascular, sino que también estimula el movimiento intestinal y puede reducir la inflamación.

-Manejo del estrés: el estrés crónico puede afectar negativamente al sistema digestivo. Practicar técnicas de relajación como el yoga o la meditación puede ayudar a mantener un equilibrio emocional y prevenir la inflamación.

Noticias relacionadas