• A menudo, la persistencia de superficies sucias en la nevera puede ser un problema, pero con prácticas sencillas, es posible mantener el refrigerador fresco y sin aromas indeseados

El mal olor en la nevera puede ser desagradable y afectar la frescura de los alimentos. Para combatir este problema, es necesario seguir algunos pasos para eliminar los olores no deseados. 

La limpieza regular es clave. Se deben retirar todos los alimentos caducados, líquidos derramados y restos de comida. Una opción para limpiar las superficies es utilizar una solución de agua y vinagre para neutralizar olores.

Pero antes de empezar a limpiar, es importante retirar los estantes y compartimientos que se encuentren en el interior de la nevera para realizar una limpieza profunda.

Leer más  ¿Cómo detectar filtraciones en el hogar?
¿Cómo eliminar los malos olores de la nevera? 
Foto: iStock

Hay diversos productos que se pueden usar para absorber los malos olores en la nevera. Estos son algunos de ellos:

-El bicarbonato de sodio se usa como un absorbente natural. Se coloca en un recipiente para aspirar los malos olores y mantener la frescura en el interior de la nevera.

-El carbón activado es otro producto absorbente. En ese sentido, se debe ubicar en bolsitas en diferentes áreas de la nevera para combatir los olores fuertes.

-Las cáscaras de cítricos frescos, como limones o naranjas, también pueden ser efectivas. Se deben colocar en la nevera para aprovechar su aroma fresco y contrarrestar olores desagradables.

-Utilizar recipientes con café molido también es otra opción que ayuda en la limpieza, porque este ingrediente es absorbente. El café molido absorbe olores y localizar tazas pequeñas en la nevera ayuda a higienizar la nevera.

Leer más  ¿Qué es el face taping, la técnica viral de usar cinta adhesiva en el rostro?

-Dejar un pote con vinagre blanco en la nevera durante la noche también ayuda a eliminar bacterias y neutralizar olores.

Consejos para mantener la nevera libre de malos olores 

¿Cómo eliminar los malos olores de la nevera? 
Foto: iStock

Mantener la nevera limpia no solo es una cuestión de higiene, sino también una forma efectiva de evitar malos olores puedan afectar los alimentos. La limpieza regular es esencial para garantizar un ambiente fresco y saludable.

Cuando se trata de la organización de alimentos, se debe prestar atención al almacenamiento adecuado. Se debe evitar la mezcla de olores entre diferentes tipos de alimentos. Una práctica común es utilizar recipientes sellados para guardar alimentos, ya que esto no solo previene olores no deseados, sino que también ayuda a mantener la frescura de los productos por más tiempo.

Leer más  Sobrevivientes del derrumbe en la mina Bulla Loca pidieron al gobierno dar cifra real de muertos

La limpieza regular de la nevera es otra medida clave para evitar malos olores persistentes. Esta tarea se debe realizar de manera regular y frecuente, además de utilizar productos de limpieza suaves para evitar cualquier contaminación de alimentos. Un enfoque sistemático, comenzando por los estantes superiores y descendiendo hacia los cajones, garantiza una limpieza exhaustiva.

Por otra parte, eliminar residuos es un paso esencial en el mantenimiento de la nevera. Esto implica desechar alimentos caducados o en mal estado de inmediato, ya que estos pueden ser una fuente significativa de malos olores. Además, cualquier derrame o residuo debe limpiarse de inmediato para evitar que se acumulen y generen olores desagradables con el tiempo.

Leer más  #TeExplicamosElDía | Viernes 23 de febrero

Más allá de la limpieza física, el mantenimiento de los filtros de la nevera es una consideración importante. Consultar las instrucciones del fabricante y seguir las pautas recomendadas para revisar y cambiar los filtros garantizará un rendimiento óptimo y contribuirá a mantener un ambiente fresco en el interior.

Al seguir estos pasos, la persona garantizará un espacio higiénico y agradable en uno de los electrodomésticos más importantes de la cocina. La dedicación a estas prácticas puede marcar la diferencia en la calidad y durabilidad de nuestros alimentos, así como en la experiencia general de cocinar y comer en casa.

Noticias relacionadas