• En Internet existe mucho contenido sobre dietas, planes de alimentación y consejos nutricionales. Este exceso de información puede llevar a las personas a cometer desaciertos en busca de una mejor salud. Foto principal: IStock

Iniciar una buena alimentación es un paso que marcará para siempre la vida de una persona. A largo plazo representará una mejor salud y menor riesgo de padecer enfermedades crónicas. 

Esta decisión está precedida por muchas otras que pueden resultar agobiantes. Hacerlo solo, buscar a un especialista, elegir una dieta o qué alimentos eliminar son algunas de las preguntas que surgen a veces en el camino y, en ocasiones, el proceso está lleno de desaciertos. 

Es normal que se cometan errores en la búsqueda de una alimentación saludable. Los más comunes son pensar que un plan de alimentación funciona de la misma manera para todo el mundo y que comer bien es igual a pasar hambre”, explicó Andrea Sambrano, especialista en nutrición y creadora del proyecto Make it grain, para El Diario.

Sambrano señaló que las personas a veces se someten a regímenes de alimentación restrictivos en busca de un resultado rápido. Sin embargo, estos métodos pueden tener efectos adversos. 

La especialista indicó que las dietas restrictivas suelen ser muy rígidas y están muy lejos de lo que considera una buena alimentación. Además, este tipo de dietas pueden provocar trastornos alimenticios a largo plazo. 

En este sentido, Sambrano recomienda que el cambio de alimentación no sea radical, sino progresivo. 

“Queremos que se convierta en un estilo de vida y no una dieta de un mes. Además si es radical la persona va a tener menos adherencia al plan y la idea no es esa sino hacer un cambio a futuro”, aseguró. 

Dietas problemáticas

Andrea Sambrano indicó que las personas que buscan una buena alimentación por primera vez pueden presentar problemas con algunas dietas específicas. 

Explicó que la mayoría de los planes de alimentación que representan un obstáculo para el paciente son aquellos que eliminan grupos de alimentos de forma injustificada. 

Esto lo que produce es un ciclo de restricción comelona. Es decir, eliminas todo lo que no debes eliminar, en lugar de aprender a comerlo. Por eso haces que te provoque muchísimo más y terminas comiendo en exceso”, detalló.

De acuerdo con la especialista, lo ideal es llevar una dieta en la que se incluyan todos los grupos alimenticios. Esto ayudará a mantener la energía, aportar los nutrientes necesarios al cuerpo y sentirse bien.

Consejos para evitar errores

  • Buscar a un especialista: un experto en nutrición o dietética podrá evaluar a la persona de la mejor manera y recomendar un plan de alimentación adaptado a sus necesidades. 
  • Evitar las restricciones: mantener una alimentación lo más variada posible y sin restringir alimentos de forma injustificada. A excepción de que se trata de alimentos que producen alergia o intolerancia. 
  • Tomar decisiones saludables: elegir alimentos naturales en lugar de procesados, comer fruta entera en lugar de jugos, comer en casa y no en la calle son algunas opciones sanas. 
  • Buscar fuentes confiables de información: existe mucha información en Internet sobre alimentos, dietas y mitos de nutrición. Lo recomendable es consultar con un experto médico sobre el tema que busque. 
  • Acompañar la alimentación con rutinas de ejercicio: si lo que se busca es un estilo de vida saludable, una rutina de ejercicio adaptada a las condiciones físicas y necesidades de la persona será una buena decisión. 
  • Ser constante: mantenerse firme en el objetivo de una alimentación saludable será clave para que sea una decisión duradera. 

Para Sambrano, amar el proceso es lo más importante para lograr un cambio significativo en la alimentación. Po eso invita a las personas a tomar la decisiones saludables sin torturarse ni eliminar de sus vidas lo que les gusta. En eso consiste tener un balance. 

Noticias relacionadas