• Oswaldo Narváez, CEO de la SLB y director de selecciones de la Fevebaloncesto, dio detalles para El Diario sobre el campeonato nacional y los proyectos de la FVB | Foto: Ticket VIP

A pesar de que el repunte de casos por covid-19 ha causado la reprogramación de la actividad deportiva en Venezuela, la Superliga de Baloncesto (SLB) se mantiene en pie para 2020, a fin de recobrar la mística y el espectáculo que transmitía la pelota naranja en el país, expresa Oswaldo Narváez, gerente general del nuevo circuito.

La SLB cuenta con el aval de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), pretende impulsar la Liga Especial de Desarrollo (LED) y hacerle frente a la Liga Profesional de Baloncesto (LPB), que el año pasado se llevó a cabo con un calendario de solo 10 semanas de duración, bajo el nombre de Copa LPB.

Tenemos la idea de que para este año haya Superliga. Nuestra idea original era empezar el 9 de septiembre, pero ese inicio está supeditado al plan del Ejecutivo. En cuanto a ligas del país, nosotros estamos de segundos en orden de operaciones. Primero empezará el fútbol, luego el baloncesto”, asegura el gerente en exclusiva para El Diario.

Comenta que la SLB espera la autorización del Ministerio para el Deporte, y así terminar de establecer una fecha para que las 18 franquicias —hasta el momento— se incorporen a los tabloncillos y cumplan con los protocolos de trabajo. Las prácticas contarán con tres fases: individuales, después en grupos pequeños y luego el equipo completo.

“Hemos estado en estricta coordinación con nuestra comisión médica. Seguramente, habrá un anuncio del ministerio para el regreso a los entrenamientos. Posterior a eso, tendremos la comunicación oficial del inicio de la Superliga.  No sabemos si será en septiembre o en octubre, pero sí estamos claros de que estamos preparados para arrancar”, enfatiza.

Salvando las distancias, el formato que se anunció para la Superliga de Baloncesto es similar al de la NBA, con la diferencia de que en lugar de una sede serán dos. Narváez acotó que las mismas no han sido confirmadas. Debido a la pandemia, siguen en revisión por el Ministerio para el Deporte y la comisión presidencial. 

“En Venezuela no se juega baloncesto de primer nivel desde julio de 2019. Nuestra intención es que en cada uno de los escenarios esté un número determinado de equipos. Esto obligaría a que todos los participantes tengan la responsabilidad de cumplir con las medidas”, indica.

Hace énfasis en que los eventos deportivos de baloncesto tienen la necesidad de aliarse con las autoridades gubernamentales para reiniciar sus actividades. “Esto es un mandato de la FIBA hacia todas las federaciones nacionales”, añade el director de operaciones, quien está a favor de que haya un aporte híbrido, en el que participe la empresa privada a través del patrocinio.

Leer más  Los Héroes de Portland del 92: 30 años de una hazaña histórica para el baloncesto de Venezuela

“Nuestra intención es tener la mejor relación posible con el Estado, que pudiera ayudarnos con la financiación a través del Fondo Nacional del Deporte; pero no hay que depender exclusivamente de ello, también es importante contar con el capital privado. Es importante que la Superliga pueda tener algo de solidez en medio de esta crisis que estamos viviendo”, dice.

Oswaldo Narváez
Foto: @LATAMPodcastUCU

Un torneo distinto a la LPB

Oswaldo Narváez aclara que la Superliga de Baloncesto es una institución completamente distinta a la Liga Profesional de Baloncesto. La modalidad de fichas —que existió en la LPB— ya no se va a utilizar; sino la del contrato, puesto que la SLB se apega a las normativas de la FIBA. 

“Nosotros respetamos las nóminas que traen aquellos equipos de la LPB que participarán en la Superliga de Baloncesto. En cuanto a los clubes que no son parte de la SLB, todos los jugadores quedaron en el mercado; tienen la posibilidad de negociar sus responsabilidades contractuales con los equipos de la Superliga”, destaca.

Sostiene que la SLB apuesta por televisar un número importante de partidos a nivel nacional, y transmitirlos todos vía streaming, con el objetivo de tener un mayor alcance en tiempos de covid-19. Agrega que es muy complejo iniciar una competición deportiva sin tomar en cuenta los factores de riesgo.

“En nuestro argot tenemos cuatro medios de elegibilidad: cambio, cesión, transferencia y jugadores en libertad. Esto le da más dinamismo al mercado”, complementa Narváez, quien considera que con la expansión de equipos que se está implementando en la Superliga habrá una mayor cantidad de jugadores elegibles.

“La Superliga de Baloncesto trata evitar que haya deudas con jugadores. Es una estrategia que nosotros tenemos tanto desde el punto de vista normativo como ejecutivo, puesto que el marketing, la aportación del capital privado y del gobierno es insuficiente”, reitera.

Oswaldo Narváez
Foto: Cortesía

“Estamos reconstruyendo el plan nacional”

Oswaldo Narváez, quien además es director de selecciones de la Federación Venezolana de Baloncesto (FVB), considera que el organismo sufrió un período de inestabilidad desde 2017, cuando hubo una pugna para generar un cambio en la presidencia de la FVB.

“En la federación estamos reconstruyendo el plan nacional de selecciones. La idea es lanzar un plan a largo plazo, que sea hasta 2032, independientemente de las personas que se mantengan al frente. Se ha trabajado muchísimo con Fernando Duró (seleccionador nacional) y su cuerpo técnico. La idea no es resolver temas de inmediatez, sino generar un plan”, sostiene el directivo.

Durante 24 años, una sola voz de mando se había escuchado en el ente federativo: la de Carmelo Cortez, quien fue reemplazado por el entrenador Bruno D’Adezzio en 2018. Para ese momento, la selección nacional corría el riesgo de ser excluida de los torneos organizados por la FIBA, puesto que los comicios presentaron una serie de irregularidades.

Leer más  Los Héroes de Portland del 92: 30 años de una hazaña histórica para el baloncesto de Venezuela

Cuando D’Adezzio estaba en el poder se plantearon varios proyectos que no se terminaron de cumplir, en vista de que hubo una división dentro de su junta directiva por una disputa de poderes. Para Narváez, se descuidaron a las selecciones juveniles durante ese período.

Se debe hablar menos y hacer más. Qué bueno hubiera sido sumar, en lugar de colocarle gasolina a la parrilla. Ellos creyeron que entrar a la FVB era cualquier cosa, y mira el desastre que causaron. Lo peor es que todos los que estuvieron allí se desligaron; ahora nadie fue, nadie asume responsabilidades”, expone el directivo.

En marzo de 2019, la Fevebaloncesto destituyó de sus cargos a Francisco Delgado, secretario general, y Daniel Domínguez, director general. Debido a “injerencias indebidas en la FVB”, también fue vetado el jugador Greivis Vásquez, quien había apoyado la campaña de D’Adezzio a través del grupo Somos Baloncesto.

Oswaldo Narváez en rueda de prensa
Foto: Prensa IND

“Hay que investigar en detalle las pérdidas patrimoniales que hubo. Para no extenderme, hubo un supuesto convenio con una marca italiana, que se anunció con bombos y platillos, y no se supo nada. Ojalá tengamos tiempo y salud para seguir haciendo cosas por el baloncesto venezolano. Es el deporte en conjunto que más alegrías le ha dado al país”, manifiesta Narváez.

De acuerdo con su criterio, no hubo capacidad para organizar un torneo profesional de alto nivel, causando que se desmembrara el sistema de competiciones internacionales. En este sentido, acota que el calendario interno de la Superliga de Baloncesto está sujeto a la participación de Venezuela en el ámbito internacional.

“En ese período de críticas y señalamientos, que no llevó a absolutamente nada, se dejaron de hacer muchas cosas valiosas. Lo mejor que podemos hacer es construir un plan sólido, que permita obtener resultados a corto y mediano plazo; que cada vez más niños y niñas quieran jugar baloncesto”, apunta.

Hanthony Coello. El actual presidente de la Fevebaloncesto también es viceministro de Política Interior y Seguridad Jurídica.

Narváez incursionó en el ámbito federativo en 2013, y en enero de 2014 a nivel de selecciones nacionales. Trabajó de la mano con Cortez y D’Adezzio. Ahora forma parte de la junta directiva que lidera Hanthony Coello para el período 2020-2024.

Cuenta que lo que más lo motivó a integrar esta nueva directiva es la posibilidad de ejecutar un plan “en el que todos sumen y miremos hacia un objetivo común; así como el sentido de pertenencia que tengo por nuestro baloncesto”, más allá de las diferencias personales que existan.

Leer más  Los Héroes de Portland del 92: 30 años de una hazaña histórica para el baloncesto de Venezuela

“Si no hay una liga femenina busquemos a los que la eliminaron ¿Que no hay baloncesto profesional en Venezuela? Busquemos a los que suprimieron la Liga Nacional. Cuando la gente me hace una crítica siempre les pregunto: ‘¿Tú qué propones? ¿Cuál es la viabilidad de esa propuesta?’ Por mucho esfuerzo que se haga, cuesta reconstruir un proceso. Por eso también he propuesto esta una nueva liga”, afirma.

Reunión de la FVB
Foto: Prensa FVB

Respuesta a Greivis Vásquez

Greivis Vásquez declaró en una entrevista para El Diario que, en términos de evolución y progreso, el baloncesto venezolano está en una etapa terminante. También cuestionó la gestión de la nueva FVB. De acuerdo con sus palabras, Oswaldo Narváez le ha dado éxitos a la disciplina, pero también sufrimientos. 

Duele que una persona como Greivis Vásquez, con ese background de haber jugado en la NBA, utilice su tiempo para destruir, en lugar de construir. Creo que el único sufrimiento que le he causado al baloncesto venezolano ha sido las lágrimas de alegría por las medallas obtenidas. Ojo, no es que yo salga a la cancha y meta los puntos, pero desde la oficina colaboro”, responde el directivo.

Comenta que Vásquez y su grupo solo se encargaron de descalificar la gestión de Carmelo Cortez, la cual “funcionaba en pro del baloncesto venezolano, cuando éste estaba pasando por su mejor momento”.

“Luego de ese debacle administrativo entre 2018 y parte de 2019, hubo un silencio absoluto. Nosotros le presentamos a Greivis un formato para las categorías formativas, pero nunca le prestó atención. Entonces, él cree que las personas que piensan distinto están actuando mal”, explica.

Greivis Vásquez
Foto: Wilfredo Álvarez

Para Narváez, quienes aspiran a liderar el baloncesto venezolano no pueden caer en la improvisación y mejorar las actuaciones de las selecciones nacionales, en lugar de criticar.

“Tú puedes ser un buen jugador y tener grandes ideas, pero si no estás capacitado para implementar esos proyectos estamos mal. Qué bueno hubiera sido que esa gente que habla mal del baloncesto venezolano se hubiera enfocado en los resultados obtenidos. Esto lo que causa es alejar a las personas que todavía quieren invertir en el baloncesto. El grupo de Greivis Vásquez no termina de entender esto”, expone.

Oswaldo Narváez es claro y contundente al momento de contestar. Expresa que su objetivo es seguir fomentando la creación de ligas de distintas categorías en Venezuela, donde el basquetbolista que está en proceso de formación tenga la posibilidad de desarrollarse y competir.

“Veo un futuro promisorio, con un relevo importantísimo. En las categorías formativas, tenemos una lista de aproximadamente 350 jugadores que están alrededor del mundo. Tenemos jugadores en Francia, Italia, España y Estados Unidos; ni hablar de todo el continente americano. Todo eso forma parte del plan nacional que estamos llevando a cabo”, concluye con optimismo.

Noticias relacionadas