• Vales, pago móvil y billeteras virtuales son tan solo algunos de los métodos utilizados por los comercios para concretar las ventas en divisas

La persona que despacha en el establecimiento se dispone a indicar el monto total de la compra, pero antes de hacerlo repite una frase que han escuchado casi todos los venezolanos que efectúan pagos en dólares: “¿No tienes sencillo? Es que no tengo para darte cambio”.

Esta escena se ha convertido en una constante desde que inició el proceso de dolarización transaccional que vive la economía venezolana, que ocurre en un contexto en el que, según firmas como Ecoanalítica, 60% de las transacciones son realizadas en una moneda distinta al bolívar.

Esta falta de billetes de baja denominación ha ocasionado que muchos comercios deban crear mecanismos para poder ofrecerle a sus clientes alternativas al momento de realizar sus compras.

Olga Gutiérrez, propietaria de una tienda de repostería en el municipio Libertador del Distrito Capital, comenta en exclusiva para El Diario que esta problemática ha ocasionado que tenga que ingeniárselas para poder contar con mecanismos para tener cambio disponible.

Cuenta que en principio intentó entregar vales a sus clientes cuando no contaba con el dinero exacto para dar vuelto. Sin embargo, tuvo que abandonar la idea rápidamente pues eran pocos quienes aceptaban este método de pago.

“Nosotros anotábamos el monto que se le debía al cliente en un papelito y le poníamos un sello para que fuese más seguro, pero a la gente no le gustaba ese método y muchas veces nos dijeron que preferían no comprar”, indica Gutiérrez.

Si bien en su caso esta opción no tuvo una buena acogida, otros negocios han estado utilizando este mecanismo desde finales de 2020. 

Una solución

Esto ocasionó que la comerciante tuviese que idear otra estrategia. Fue así como pensó que una posible solución a este problema era dar el cambio en bolívares, calculado a la tasa de cambio oficial, utilizando la plataforma de pago móvil.

Farmatodo. La cadena de farmacias acordó con el Ministerio de Comercio crear un sistema para dar cambios en divisa a sus clientes.

Comenta que esta alternativa tuvo una mayor aceptación entre sus compradores, tal y como se lo manifestaron algunos de ellos, pues lo consideran más seguro que recibir un papel con un sello.

Esta opción, si bien ha significado una solución en el caso de esta pequeña comerciante, no puede ser replicada por negocios más grandes tal y como explica en redes sociales el director de la firma Econométrica, Henkel García.

El experto argumenta que en el caso de los grandes negocios esta alternativa es sumamente compleja desde el punto de vista operativo. Un ejemplo de ello son los límites diarios de movilización de dinero que existen para operaciones de pago móvil, que en el caso del Banco Mercantil son de 400 millones de bolívares en la cuentas de las personas jurídicas.

Agrega que en el caso hipotético de que los grandes comercios empiecen a utilizar esta estrategia, se abriría la posibilidad de que se utilice esta vía como un medio para realizar operaciones de cambio de divisas.

“Imaginen que alguien necesita bolívares. Para obtenerlos podría ir a estos establecimientos, hace una compra por un monto inferior al billete que tenga y pide vuelto vía pago móvil. Y listo, ya tienen su operación cambiaria”, advierte.

Billetera virtual

Cambio en efectivo: ¿cuáles son las estrategias de los comerciantes?

La cadena de supermercados Excelsior Gama no está exenta de los quebraderos de cabeza asociados a la escasez de billetes de baja denominación para dar cambio en dólares. 

Esta problemática los llevó a crear una billetera virtual que permite a sus clientes almacenar el vuelto que le adeuda el comercio y utilizarlo en una compra a futuro. A diferencia de los vales, esta opción plantea una capa de seguridad que va más allá de la confianza entre el usuario y el comercio, pues la creación de la billetera requiere el número de cédula del cliente y su huella dactilar.

Montos. La billetera digital permite depositar montos de entre 1 y 20 dólares.

El funcionamiento de esta plataforma inició a finales de 2020 y paulatinamente se ha ido expandiendo hasta abarcar las 24 sucursales de la red de supermercados.

Utilizar esta opción es simple, una vez en la caja -cuando el cliente se disponga a cancelar su compra- debe indicarle al cajero que desea registrar su huella dactilar en el sistema para que crear la billetera. 

Posteriormente, el saldo a favor del cliente será depositado en la billetera digital y estará disponible para su uso en cualquiera de las sucursales de la cadena.

Un aspecto importante de este sistema es que los montos depositados se mantienen en divisas, por lo que las variaciones en la tasa de cambio no supondrá un perjuicio para el cliente que tenga dinero almacenado en ella.

Stablecoin

Criptomonedas

Para solucionar los problemas asociados con la falta de billetes de baja denominación, algunas empresas de tecnología financiera han propuesto crear una moneda digital que facilite los pagos en el país.

Jan Domínguez, CEO y cofundador de la firma de inversión en criptomonedas CMR Capital, comenta para El Diario que la propuesta realizada por la asociación Fintech Venezuela contempla la creación de lo que denomina como una stablecoin.

“Es un tipo de criptomoneda estable, cuyo valor va a la par de una manera fiduciaria (dólar, euro, bolívar) por lo que su relación es de 1:1”, afirma.

Plantea que en el país están dadas las condiciones para que una criptomoneda de estas características pueda resultar positiva. Por este motivo, cree que su implementación podría poner fin a los problemas de efectivo de Venezuela.

Criptomonedas. Venezuela se ubica como uno de los países con mayor utilización de criptomonedas en el mundo.

Domínguez señala que el uso de este tipo de moneda digital solo requeriría el uso de un teléfono con capacidad para enviar mensajes de texto, algo que considera se encuentra al alcance de gran parte de la población.

“Todas las condiciones están dadas para que un proyecto de stablecoin se aplique. En Venezuela pese a la situación económica, muchas personas poseen por lo menos un teléfono inteligente con servicio de SMS”, comenta.

Sin embargo, aclara que para que esta opción sea viable es necesario que tanto los comerciantes como el resto de los actores económicos estén dispuestos a recibir y entregar este tipo de criptomonedas.

Concluye que de concretarse la adopción de una stablecoin, se abriría la posibilidad para que esta pueda ser intercambiada por otras monedas digitales como por ejemplo, bitcoin.

La necesidad de mecanismos que permitan a los comercios dar cambio pese a la falta de billetes de baja denominación demuestra cuán afianzado se encuentra el uso del dólar en la economía venezolana.

Noticias relacionadas