• El 27 de mayo de 2015, el expresidente de la FVF y otros seis jerarcas del fútbol mundial fueron arrestados en Zúrich, Suiza. Esto, como resultado de una investigación que inició el FBI en 2011, por esquemas de soborno, fraude y lavado de capital | Foto: AFP

Hace seis años se destapó el escándalo de corrupción más grande que haya salpicado al fútbol mundial: el FIFA Gate, en el que reconocidos dirigentes del deporte rey fueron detenidos en Zúrich, Suiza, como resultado de una investigación por soborno, fraude y lavado de dinero. Entre los involucrados estuvo Rafael Esquivel, quien para ese momento presidía la Federación Venezolana de Fútbol (FVF).

El 27 de mayo de 2015 se iba a desarrollar el 65º Congreso de la FIFA. En su programa estaban previstas las elecciones presidenciales de este organismo. Sin embargo, la policía suiza allanó las instalaciones del Hotel Baur Au Lac para capturar a siete funcionarios de la FIFA. Esto fue en coordinación con la Oficina Federal de Investigación (FBI).

En un principio imputaron a 14 personas: 9 con cargos de la FIFA y 5 empresarios relacionados con el fútbol. Esquivel, quien estuvo al frente de la FVF entre 1988 y 2015, también formaba parte del Comité Ejecutivo de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol).

Los otros dirigentes que detuvieron en Zúrich:

— Jeffrey Webb: vicepresidente interino de la FIFA y presidente de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf)

— Eugenio Figueredo: expresidente de la Conmebol y la Asociación Uruguaya de Fútbol

— José María Marín: expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol

— Eduardo Li: presidente de la Federación Costarricense de Fútbol

— Julio Rocha: presidente de la Federación Nicaragüense de Fútbol

— Costas Takkas: exsecretario general de la Federación de Fútbol de las Islas Caimán

Claves del FIFA Gate

FIFA Gate: seis años del caso en el que estuvo implicado Rafael Esquivel
Foto: EFE

La investigación del FBI sobre el FIFA Gate comenzó en 2011. La Fiscalía de Nueva York hizo la pesquisa de un supuesto pago por más de 100 millones de dólares a dirigentes de la FIFA, a cambio de obtener los derechos de transmisión, publicidad y patrocinio de competiciones organizadas por dicho organismo, como la Copa América.

Dos días después de la redada, a Joseph Blatter lo reeligieron como presidente de la FIFA por un periodo de cuatro años; pero Chuck Blazer— miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y exsecretario general de la Concacaf— confesó en junio de 2015 que muchos de sus compañeros aceptaron sobornos cuando se escogió a Suráfrica como sede para el Mundial de 2010.

Joseph Blatter. A raíz del FIFA Gate, fue suspendido de su cargo en octubre de 2015, y desterrado de cualquier actividad relacionada con el fútbol por ocho años.

Posteriormente, a petición de la FIFA, el Ministerio Público de Suiza investigó en noviembre de ese año los trámites sobre la elección de Rusia y Catar como sedes para el Mundial de 2018 y 2022, respectivamente, ante la sospecha de gestión desleal en la compra de coimas y lavado de dinero.

Michel Platini —quien presidía la Unión de Federaciones Europeas de Fútbol (UEFA)— era uno de los candidatos para relevar a Blatter. No obstante,  por el supuesto cobro de sobornos, la Comisión de Ética de la FIFA también lo inhabilitó por ocho años. En diciembre de 2015 hubo más arrestos en Zúrich, como el de Juan Ángel Napout, presidente de la Conmebol, y Alfredo Hawit, titular de la Concacaf.

Rafael Esquivel en prisión

FIFA Gate: seis años del caso en el que estuvo implicado Rafael Esquivel
Foto: Reuters

Al momento de la detención en Zúrich, a Esquivel lo acusaron de aceptar sobornos por los derechos televisivos y transmisión de cinco ediciones de la Copa América: Venezuela 2007, Chile 2015, Estados Unidos 2016, Brasil 2019 y Ecuador 2023 (ahora 2024). La justicia estadounidense, en este sentido, lo imputó por soborno, fraude y blanqueo de capital. 

En marzo de 2016, el expresidente de la FVF se declaró inocente ante un tribunal de Brooklyn, Nueva York, y pidió que lo juzgaran en Venezuela. Pese a que en un principio se había negado, fue extraditado a EE UU en febrero de 2016. Además, la Comisión Ética de la FIFA lo suspendió de por vida de toda actividad relacionada con el fútbol.

Luego le concedieron libertad condicional bajo una fianza de 7 millones de dólares —2 millones en efectivo— en la que sus hijos, residenciados en Florida, actuaran como fiadores. Una de las condiciones del arresto domiciliario era permanecer en el área de Nueva York y Florida con un brazalete electrónico, mientras lo monitoreaban durante las 24 horas del día.

En noviembre de 2016, al nacido en Tenerife, España, lo imputaron por siete delitos: asociación para delinquir, tres cargos por operaciones bancarias ilegales y otros tres por lavado de dinero en sobornos aceptados por contratos de derechos televisivos y de marketing. Estos cargos sumaban una pena máxima de 20 años.

FIFA Gate: seis años del caso en el que estuvo implicado Rafael Esquivel
Foto: Reuters

En ese momento, la corte del Distrito Este de Nueva York comunicó que Rafael Esquivel usó su influencia como presidente de la FVF para alimentar sus arcas de millones de dólares en “sobornos de co-conspiradores”, que transferían los pagos desde entidades financieras en el extranjero a cuentas manejadas por él en bancos estadounidenses.

Responsable de más delitos

En noviembre de 2017 —durante la tercera semana del juicio del FIFA Gate— un testigo de la Fiscalía del Distrito Este reveló al tribunal de Brooklyn que, como método para esconder los pagos ilícitos, sus superiores le ordenaron que ubicara a estos funcionarios de la Conmebol con marcas de carros.

Esquivel, quien aparecía en la lista como Mercedes Benz, cobró un bono de 750 mil dólares por su voto en el Comité Ejecutivo de la FIFA en 2010, que le dio a Catar la sede para el Mundial de 2022. También recibió un pago de 2 millones de dólares por los derechos de transmisión de la Copa América de 2011, realizada en Argentina.

Escándalo a otras escalas

El abogado argentino Jorge Delhon, otro de los supuestos implicados en el FIFA Gate, se suicidó en noviembre de 2017, arrojándose a las vías de un tren en Buenos Aires.

Esto se produjo después de que el empresario argentino Alejandro Burzaco —director ejecutivo de la compañía Torneos— admitiera que pagó millonarios sobornos a la FIFA para acreditarse con los derechos de transmisión.

Otro complot por soborno

FIFA Gate: seis años del caso en el que estuvo implicado Rafael Esquivel
Foto: EPA

En mayo de 2020, el banco israelí Hapoalim y su filial en suiza acordaron un pago por más de 30 millones de dólares para evitar un proceso judicial, luego de realizar una operación ilícita con Full Play Group. Esta empresa argentina ganó los derechos de venta y mercadeo para las ediciones de la Copa América de 2015, 2016, 2019 y 2023.

Hugo y Mariano Jinkis, los dueños de Full Play Group, usaron cuentas de Hapoalim en Estados Unidos, Suiza y Uruguay para cancelar pagos por soborno a los que gobernaban las federaciones nacionales de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Rafael Esquivel, según informó la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York, recibió al menos 34 coimas entre 2009 y 2014, por aproximadamente 9.41 millones de dólares de la cuenta de Yorkfield, de BHBM de Miami, y de cuentas de Crosss Trading y Bayan Group, de BHS Zúrich.

Al menos 42 personas —entre directivos, compañías y empresarios— fueron acusadas de 92 delitos en el caso FIFA Gate, por solicitar y llenar sus arcas en esquemas de sobornos por más de 200 millones de dólares. De acuerdo con el periodista Gerardo Blanco, se presume que el expresidente de la FVF podría recibir pronto su sentencia y tener libertad plena. A seis años de su detención, en medio de la pandemia por covid-19, esta investigación sigue en marcha.

Noticias relacionadas