• Declaraciones de impuestos filtradas por el medio estadounidense ProPublica revelaron los mecanismos utilizados por los multimillonarios para evitar desembolsar grandes cantidades de dinero

Algunos de los hombres más ricos de Estados Unidos se convirtieron en el centro de atención luego de que se filtraran sus declaraciones de impuestos y se revelara que los montos que han pagado son significativamente menores a lo esperado.

La filtración contiene información financiera sensible acerca de personalidades como el propietario de Amazon, Jeff Bezos; el dueño de la compañía de autos eléctricos Tesla, Elon Musk y el inversor y empresario, Warren Buffett, entre otros. En conjunto los patrimonios de estos tres individuos suman aproximadamente unos 450 millardos de dólares.

La divulgación de las declaraciones de impuestos de estos magnates ocurre luego de una investigación realizada por ProPublica, una agencia de noticias independiente y sin fines de lucro.

Como parte de la filtración se pudo conocer que los multimillonarios utilizaron durante años estrategias legales que les permitieron reducir al mínimo el pago de impuestos, llegando en algunas oportunidades a evitarlo completamente.

“Nos sorprendió bastante que puedas bajar los impuestos a cero si eres multimillonario. En realidad, que alguien pueda no pagar nada de impuestos realmente nos dejó perplejos. La gente rica puede eludir el sistema de una manera totalmente legal”, afirmó el editor de ProPublica, Jesse Eisinger.

Más dinero y menos impuestos

Un ejemplo de ello es que pese a duplicar su fortuna, entre 2006 y 2007, Jeff Bezos no tuvo que pagar ningún impuesto federal en Estados Unidos. Una situación que se repitió posteriormente en 2011, aun cuando en dicho lapso su patrimonio había aumentado de forma sostenida al pasar de 4,3 a 18,9 millardos de dólares.

En esta última fecha la declaración fiscal de Bezos señalaba que en gran medida sus ingresos se habían visto opacados por pérdidas generadas por algunas de sus inversiones. Esto hizo posible, no solamente que no pagase impuestos, sino que además recibiera un crédito fiscal de 4.000 dólares para la manutención de sus hijos.

Entre 2006 y 2018 la riqueza de Bezos aumentó a 127 millardos de dólares, no obstante, pagó impuestos por un total de 1,4 millardos de dólares, lo que equivale a una carga impositiva real de 1,1% de su fortuna.

Desde ProPublica indican que los documentos a los que han tenido acceso demuestran que es un mito la idea de que todos los estadounidenses pagan impuestos y que los millonarios son quienes mayor carga impositiva tienen.

Los registros de Hacienda muestran que los más ricos pueden (de forma legal) pagar impuestos sobre la renta que son solo una pequeña fracción de los cientos de millones si no miles de millones, que sus fortunas crecen cada año” ProPublica

Plantean que un escenario completamente diferente ocurre en el caso de la clase trabajadora, cuyos ingresos promedios se ubican en unos 70.000 dólares al año, monto del cual deben deducir los impuestos federales que representan un 14%.

El medio estadounidense explica que en muchos casos los aumentos del patrimonio de los multimillonarios se origina a partir del aumento vertiginoso del valor de sus activos como acciones y propiedades. No obstante dichas ganancias, según las leyes de Estados Unidos, no son susceptibles a ser declaradas como impuestos, a menos que sus propietarios decidan venderlas.

Otro caso llamativo es el de Warren Buffett, pues según información de Forbes, su patrimonio se incrementó entre 24,3 millardos de dólares entre los años 2014 y 2018. Pese a ello, reportó a Hacienda ingresos por 125 millones de dólares cifra que le permitió pagar poco menos de 24 millones de dólares. Esto significa que el monto pagado por Buffett representó poco menos de 0,1% del dinero que amasó en ese lapso.

Bajos sueldos y préstamos

En ProPublica detallan que existen múltiples vías, todas ellas legales, mediante las cuales los multimillonarios pueden evadir el pago de impuestos al tiempo que siguen aumentando sus fortunas.

Apuntan que una de ellas es el asignarse sueldos meramente simbólicos tal y como en su momento lo hizo el fundador de Apple, Steve Jobs, a su regreso a la empresa en la década de los noventa cuando fijó su salario en un dólar.

Esta política, que durante mucho tiempo se consideró un hecho anecdótico que apuntaba en cierta medida a un desinterés del empresario con respecto al dinero, ha sido replicado por otros multimillonarios como el creador de Facebook, Mark Zuckerberg; el cofundador de Google, Larry Page; así como el cofundador de Oracle, Larry Ellison.

ProPublica plantea que esta postura permite que los impuestos que deban cancelar por concepto de sueldos, los cuales son relativamente altos, sean en muchos casos cercanos a cero.

Sin embargo, este no es el gesto modesto que parece ser: los salarios se gravan a una tasa alta. Los 25 estadounidenses más ricos reportaron 158 millones de dólares en salarios en 2018, según los datos del IRS. Eso es solo 1.1% de lo que enumeraron en sus formularios de impuestos como su ingreso total declarado. El resto provino principalmente de dividendos y la venta de acciones, bonos u otras inversiones, que están gravadas a tasas más bajas que los salarios” ProPublica

Otra vía empleada por los multimillonarios para no pagar es hacer uso de préstamos colosales que les permiten acceder fácilmente a efectivo sin tener que elevar sus sueldos y, por ende, sus impuestos.

Una muestra de ello es que Tesla informó en 2020 que Elon Musk había puesto 92 millones de acciones, valuadas en unos 57,7 millardos de dólares, como garantía para préstamos personales.

Algo similar a lo documentado en 2014, cuando el Oracle reveló que su CEO tenía una línea de crédito que se encontraba respaldada por parte de sus acciones en la compañía valoradas en 10 millardos de dólares.

Subir el impuesto a los ricos

La información divulgada por ProPublica generó un debate en Estados Unidos en torno a los impuestos que pagan las personas más adineradas. Esto cobra un mayor énfasis tomando en cuenta que una de las promesas electorales de Joe Biden previo a su llegada a la Casa Blanca fue que implementaría reformas fiscales para aumentar los impuestos a las personas con más recursos.

Estos cambios regulatorios permitirían duplicar la recaudación proveniente de las ganancias generadas en los mercados bursátiles por los inversionistas y gravar las herencias de grandes capitales.

Sin embargo, algunos sectores ven estas medidas como algo insuficiente. Consideran que no representan un cambio sustancial a las condiciones que actualmente permiten a los millonarios evadir impuestos de forma legal.

“Aunque algunos estadounidenses adinerados, como los administradores de fondos de cobertura, pagarían más impuestos bajo las propuestas actuales de la Administración de Biden, la gran mayoría de los 25 principales vería pocos cambios”, afirman en ProPublica.

Desde la Administración de Biden solamente han expresado que la filtración de las declaraciones de impuestos constituye un delito, razón por la que se encuentran investigando cuál fue el origen de la información publicada.

Noticias relacionadas