• La discriminación hacia la vejez muchas veces proviene de las mismas personas mayores. Foto: iStock

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Negative thoughts about aging can be harmful. Here’s how to reduce them, original de The Washington Post.

Louise Pendry estaba impartiendo un curso de psicología en un aula llena en la Universidad de Exeter cuando se subió a su escritorio para permitir que los estudiantes se acercaran al frente y se presentaran. Sin embargo, sus piernas quedaron atrapadas en algunos cables del equipo y perdió el equilibrio.

Pendry, una conferencista senior, bromeó con sus estudiantes: “Claramente no soy la mujer que solía ser”.

Irónicamente, el curso trataba sobre estereotipos. Después de clase, un estudiante sugirió que Pendry había participado en un sesgo de edad, pero contra sí misma.

“Y pensé, ‘es algo absolutamente cierto'”, dijo Pendry, de 57 años de edad. “¿Sabes qué? Cualquiera habría tenido dificultades para trepar sobre esos escritorios. No tiene que ver con que alguien mayor”.

El sesgo de edad no aparece solo como una clara discriminación (“queremos a alguien más joven para ese trabajo”) o con tarjetas de cumpleaños sarcásticas. Una de las fuentes más potentes de edadismo proviene de las mismas personas mayores, y al igual que otras formas de edadismo, el tipo autoinfligido está asociado con niveles más bajos de salud emocional y física, y puede reducir años de vida de las personas.

Sin embargo, las personas pueden cambiar estos sentimientos negativos para mejorar su bienestar. Cuando a las personas mayores se les recuerdan las innumerables cosas positivas sobre el envejecimiento, pueden experimentar beneficios inmediatos como volverse más fuertes y tener más voluntad de vivir, explicó Becca Levy, profesora de epidemiología y psicología en la Escuela de Salud Pública de Yale, quien es una experta líder en los efectos del edadismo en la salud.

Leer más  Científicos de Harvard detallaron cuáles son los alimentos que retrasan el envejecimiento

“Las creencias sobre la edad no son inamovibles”, dijo Levy, autora de Rompiendo el código de la edad: Cómo tus creencias sobre el envejecimiento Determinan qué tanto y qué tan bien vives. “Son maleables. Esa es una pieza realmente clave”.

¿Qué es el edadismo internalizado?

El edadismo internalizado es la voz negativa en la cabeza de una persona que puede llevarla a tomar medidas extremas para parecer más joven (como el cambio radical de imagen que se hizo Madonna) o decirse a sí mismo que está teniendo un “momento de vejez” cada vez que olvida un nombre.

Estas actitudes son casi universales: más del 80 % de las personas entre las edades de 50 y 80 años suscriben estereotipos edadistas, según un estudio dirigido por Julie Ober Allen, profesora asistente de ciencias de la salud y el ejercicio en la Universidad de Oklahoma.

Lo irónico es que en realidad, la gran mayoría de las personas mayores sienten que tienen buena salud y están satisfechas con sus vidas. Pero es algo que no se llega a saber por cómo representan a las personas mayores en la publicidad y el entretenimiento: olvidadizas, malhumoradas y frágiles.

Puede parecer paradójico tener prejuicios contra uno mismo, pero el edadismo internalizado se afianza de manera sigilosa. Comienza en la infancia, con cuentos de hadas sobre brujas malvadas, y se profundiza con el tiempo gracias a los mensajes negativos que absorbemos de los medios de comunicación y la sociedad, según dicen los expertos en envejecimiento. Luego, en algún momento, cuando notamos que nuestro cabello se está volviendo gris o las personas más jóvenes comienzan a ofrecernos sus asientos en el autobús, las creencias tóxicas sobre la edad  se vuelven personales.

“La cantidad de personas mayores que realmente se creen inferiores a los demás debido a su edad es asombrosa”, comentó Marvin Formosa, profesor asociado de gerontología en la Universidad de Malta.

Leer más  ¿Cómo es la técnica 3-3-3 que mejora la concentración y aumenta la productividad?

Las personas niegan su edad, incluso a sí mismas, acotó, y la industria del antienvejecimiento en rápido crecimiento atiende a esos impulsos. Los estadounidenses gastaron 5,4 millardos de dólares en 2022 en productos para la piel contra el envejecimiento, según una investigación de mercado de Euromonitor International.

El sesgo contra la edad no solo vende cremas antiarrugas, también afecta cómo las personas piensan, sienten y actúan.

En su investigación, Levy expone subliminalmente a las personas mayores a palabras cargadas sobre el envejecimiento, estereotipos positivos como sabio y exitoso, o negativos como senil y dependiente, mientras juegan un juego de computadora. Antes y después del juego, su equipo pide a los participantes que completen tareas como reproducir de memoria un patrón de puntos que habían visto previamente, hablar sobre un evento estresante, caminar una corta distancia y mantener el equilibrio.

Cuando las personas absorben inconscientemente palabras edificantes sobre el envejecimiento, muestran mejoras en la memoria, su presión arterial y ritmo cardíaco disminuyen mientras cuentan un evento estresante, y caminan más rápido y tienen un mejor equilibrio. Por el contrario, después de absorber inconscientemente la negatividad relacionada con la edad, los participantes tenían un peor recuerdo y una respuesta al estrés más intensa.

Levy también ha seguido a las personas con el tiempo y encontró que las personas mayores con creencias más positivas sobre la edad eran mucho menos propensas a desarrollar demencia, incluso cuando portaban un gen de alzhéimer.

En otro estudio, descubrió que las personas que habían internalizado creencias más positivas sobre la edad vivieron, en promedio, 7,5 años más. La investigación de otros equipos ha confirmado sus hallazgos.

La hipótesis de Levy, basada en su investigación, es que el edadismo internalizado empeora la salud a través de tres mecanismos.

-Cuando crees que el declive es inevitable, tienes menos motivación para tomar tus medicamentos, comer bien y hacer ejercicio.

Leer más  Aumenta el interés de los estudiantes por cursar carreras cortas en Venezuela

Sentirse mal por envejecer puede disminuir la confianza en uno mismo, lo que puede llevar a las personas a jubilarse (un estudio reciente, por ejemplo, encontró que el edadismo internalizado hacía que las personas quisieran jubilarse temprano).

-Las emociones negativas sobre el envejecimiento pueden aumentar los niveles de estrés biológico de las personas, poniéndolas en riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Aléjate de eso

Mariann Aalda tuvo una larga carrera actuando en The Edge of Night y otros programas, pero cuando llegó a los 50 años de edad, sus trabajos escasearon. “Gran parte de mi carrera fui un apéndice de un hombre: fui la esposa, fui la novia, fui la chica bonita”, dice. “Bueno, ¿qué haces con la chica bonita cuando envejece?”.

La solución de su agente fue que aumentara 23 kilos y se convirtiera en una actriz de personajes. Aalda se negó. Como mujer afrodescendiente, reconoció que esto era solo una forma diferente de discriminación.

Aalda, de 75 años de edad, comenzó a crear y realizar espectáculos que se burlaban de la idea de que las mujeres mayores no son sexys y poderosas. Su primer espectáculo fue “¡Despierta! Solo te han hipnotizado para creer que estás derrotada”.

En la actuación, repartió bandas de goma y le dijo a los miembros del público que las estiraran cada vez que notaran un pensamiento edadista. “Tienes que ser consciente de que lo estás haciendo. Así que cuando digas: ‘Oh, ahí voy de nuevo’, estira”, dijo. “Porque es solo un hábito”.

Cómo reducir el edadismo internalizado

Cambiar los hábitos también es clave para la estrategia de tres partes de Levy para reducir el edadismo internalizado.

Reconoce el edadismo. “Si no somos conscientes de algunos de esos mensajes, entonces es difícil resistirlo, cuestionarlo y no absorberlo”, dijo Levy.

Cambia la culpa de la edad al edadismo. Un médico le dijo a Janine Vanderburg, de North Fork Valley, Colorado, que le dolía la rodilla porque estaba envejeciendo. Vanderburg, de 70 años de edad, pensó: “Entonces, ¿por qué mi otra rodilla está en buen estado? Tiene la misma edad”. Insistió en una resonancia magnética; “Tuve que presionar para eso”.

Leer más  ¿Realmente es seguro usar el navegador en modo incógnito?

Desafía los mensajes antienvejecimiento en la publicidad, la política, las conversaciones cotidianas y tus propios pensamientos.

Las personas que tienen un propósito y sienten confianza en que pueden alcanzar sus objetivos pueden ser menos susceptibles al edadismo internalizado, dijo Andrew Steward, profesor asistente de trabajo social en la Universidad de Wisconsin en Milwaukee.

Él y un colega probaron si el ejercicio, el voluntariado y el uso de la computadora reducían las creencias negativas de las personas sobre la edad, y descubrieron que las personas mayores que participaban en estas actividades tenían percepciones más positivas sobre el envejecimiento. “Si nos comprometemos con un estilo de vida saludable de diversas maneras, eso puede mitigar los impactos negativos del edadismo internalizado”, dice.

El edadismo internalizado está tan normalizado que puede ser difícil detectarlo. Incluso viene en forma de cumplidos como “No has cambiado ni un poco” o “No aparentas tu edad”. El año pasado, Aalda creó un proyecto de Instagram: ¡Di tu edad! para que las mujeres “revelen” la edad que tienen, y en junio, la activista contra el edadismo y empresaria de moda Jacynth Bassett lanzó una campaña en redes sociales, #ILookMyAge, que se volvió viral.

Miles de personas, en su mayoría mujeres, han publicado fotos y videos entusiastas de ellas mismas, y el contenido relacionado con el hashtag ha obtenido más de 27 millones de visitas.

“Cuando las personas dicen que no aparentas tu edad, en realidad estás basando esa afirmación en tu actitud internalizada de lo que significa tener cierta edad”, dijo Bassett.

Traducido por José Silva 

Noticias relacionadas