• La obra El Pelícano se presentó durante la cuarta semana del 9° Festival de Jóvenes Directores Trasnocho. Con un drama histórico cargado de referencias bíblicas, explora el dolor del trauma y los conflictos familiares con una propuesta que incorpora la danza para generar nuevos simbolismos. Foto principal: cortesía Paulo Reyes

Alrededor del siglo III d.C., el obispo Eusebio de Cesarea escribió: “Así como la serpiente da muerte a sus propias crías, el pelícano hiere su propio pecho hasta sangrar, vertiendo su sangre sobre sus crías muertas para que vuelvan a la vida”. Esta ave, que a principios del Antiguo Testamento era un símbolo de desolación y abandono, luego pasó a representar para el cristianismo el propio sacrificio de Jesús, pasando a ser relacionado con el amor materno, la caridad y solidaridad.

Esta redención que parece haber tenido el ave dentro de lo simbólico tiene un peso importante en la obra teatral El Pelícano. Como parte del 9° Festival de Jóvenes Directores, Jesús Orsini presentó seis funciones de esta pieza entre el 15 y 18 de febrero en la sala Espacio Plural del Trasnocho Cultural, en el centro comercial Paseo Las Mercedes, Caracas. Es la cuarta propuesta del festival, donde se exhibirán semanalmente los proyectos de sus seis directores participantes hasta el 3 de marzo.

Es la más antigua de las obras del festival, estrenada en Estocolmo, Suecia, en noviembre de 1907. Su autor es August Strindberg, considerado uno de los escritores y dramaturgos más importantes de su país, además de un antecesor del teatro de la crueldad. Sus trabajos se caracterizaban por el choque de dualidades: lo joven contra lo viejo, matrimonios problemáticos o la lucha entre sexos. Todas con una fuerte carga de violencia para lo que él denominó “lucha de mentes” y “crímenes psicológicos”.

El Pelícano fue una de las últimas obras de Strindberg, quien para esa etapa había incursionado en un estilo más expresionista. Esto está especialmente resaltado en la puesta en escena de Orsini, quien se apoya en un sincretismo entre las artes para incorporar la danza al montaje original. Esto para revelar aquellos sentimientos y subjetividades que se esconden entre los diálogos densos, y explotan deformando la realidad a momentos.

Ficha técnica

Producción ejecutiva: Daniela Rodríguez.
Producción: Andrea García y Daniela Iglesias.
Asistente de dirección: Minerva Harrington y Valeria Olivares.
Dirección de arte: Daniela Rodríguez con asesoría de Mariángel Gelvis.
Asistentes de arte: Gabriela Vielma y Verónica Pochet.
Dirección de coreografía: Sasha Ascanio.
Fotografía: Leonardo Galavís.
Vestuario: Gabriela Labrador.
Diseño de iluminación: Gerónimo Reyes.
Diseño gráfico: Edisson Morillo.

Elenco: Francis Romero, Gabriel La Rosa, Karla Mosqueda, César Núñez y Daniela Rodríguez.
Bailarines: Sasha Ascanio, Samuel Estévez y Esteban López.

Todo queda en familia

Jesus Orsini desangra con el teatro las heridas de una infancia hambrienta
Foto: cortesía Paulo Reyes

Ambientada a mediados del siglo XIX, El Pelícano cuenta la historia de una familia que acaba de perder a su padre. Y en esa casa, todavía con olor a formaldehído y la urna en un salón que nunca se alcanza apreciar, Elisa (interpretada por Francis Romero), la madre, regresa para imponerse nuevamente como ama y señora. 

Leer más  Sudeban: “Operaciones de Bancamiga se desarrollan con normalidad”

Strindberg sufría de un trastorno esquizofrénico que le hacía tener delirios de persecusión, y en esta obra se transmiten perfectamente a Elisa, quien parece estar en un constante estado de paranoia, imaginando (o quizás viendo realmente) cosas extrañas en todos lados. Además, es una persona en extremo egoísta, tacaña y narcisista, que esconde tras su aparente intransigencia una crueldad perversa.

Leer más  Edmundo González: "Acepto la responsabilidad de ser el candidato de los que quieren un cambio electoral"

Elisa dista muchísimo de ser como el pelícano bíblico. Siente un profundo desprecio por sus hijos, en especial de Frederick (Gabriel La Rosa), a quien constantemente somete y humilla. También controla a su hija Gerda (Karia Mosqueda), minimizándola, aunque solo parece querer realmente a su yerno, Axel (César Núñez). Ambos hermanos, en la medida que van rememorando sus traumas y experiencias de la niñez, irán tomando conciencia de los abusos de su desnaturalizada madre, lo que iniciará un juego de tramas, conspiraciones y peleas en las que saldrá a relucir la verdadera personalidad de cada uno de los miembros de la familia.

La obra es una representación de la decadencia de una familia pequeñoburguesa que sucumbe ante los problemas económicos, pero sin dejar de aparentar hasta el final un estatus que ya no poseen. Y ese juego de poder donde colapsan las jerarquías y se traicionan unos a los otros, solo el genuino amor entre dos hermanos que atravesaron juntos por el infierno puede hallar consuelo en las llamas de la expiación. 

Fantasmas 

Jesus Orsini desangra con el teatro las heridas de una infancia hambrienta
Foto: Jordan Flores

En un análisis para el portal Zenda, el dramaturgo español Darío Sigco señaló que cada personaje de El Pelícano es un símbolo en sí mismo. Cada uno de ellos representa aspectos de la cultura europea durante la revolución industrial, cada vez más neurótica e individualista, donde la sociedad es una madre capaz de hacer sangrar a sus hijos para saciarse a sí misma.  Y donde el frío y el hambre, tan literales como se muestran, son además las propias carencias afectivas en las que el autor plasmó sus propios problemas mentales y familiares.

Leer más  La OMS insta a estar atentos de la transmisión de la gripe aviar H5N1 a humanos

En ese mismo plano de lo simbólico, Orsini comentó en entrevista para El Diario que su propuesta creativa se apoya precisamente en la danza como un nuevo lenguaje que añade sensaciones, mensajes y significados a la historia. Para ello se apoya en las propias referencias bíblicas que maneja la obra para incorporar a tres fantasmas que acompañan a la madre silenciosamente, como un presagio de su destino.

“Son unos fantasmas que representan los tres estados: el cielo, el infierno y el purgatorio. Las danzas que utilizamos eran representativas de cada uno de esos estados”, comentó.

El director

El Festival de Jóvenes Directores le apuesta a la cooperación entre creadores emergentes
Jesús Orsini. Foto: Jordan Flores

Jesús Orsini se graduó de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Se inició en el grupo Teatro UCAB, donde se formó por cuatro años como actor y director, además de actuar para otros grupos como Skena. También fue coordinador de la Fundación Medatia, dando clases de teatro para niños y jóvenes de sectores populares de Caracas.

Leer más  Referéndum en Ecuador: ¿cuáles son las preguntas y el alcance de este proceso?

Comentó que es su tercera experiencia como director. En septiembre de 2023 presentó en la Sala Cabrujas de Chacao, estado Miranda, la obra Fui mal informado (sehnsucht), escrita por él mismo y codirigida junto a Minerva Harrington. Destacó que allí formó a gran parte del actual equipo de trabajo con el que realizó El Pelícano.

Orsini indicó que para este montaje, si bien tuvieron algunos problemas en sus primeras funciones, eventualmente lograron reponerse y mejorar con cada presentación. Resaltó el trabajo de la coreógrafa Sasha Ascanio y los músicos al momento de desarrollar un elemento completamente nuevo para la obra, el cual tuvo una buena acogida del público. “Ahora no tengo la esperanza, sino la certeza de que vamos a seguir creciendo”, dijo.

El festival

Jesus Orsini desangra con el teatro las heridas de una infancia hambrienta
Foto: cortesía Paulo Reyes

El pelícano se presentó en la cuarta semana del Festival de Jóvenes Directores Trasnocho, que inició el 25 de enero con la obra Cruz de Mayo, de Bárbara Arez. Luego con Mi hermano Cristian, de Ángel Silvino, y La niña jamón, de Leandro Campos. 

El festival continuará del 22 al 25 de febrero con su quinta propuesta, Historia de una escalera, dirigida por Ignacio Fernandes. Cerrará con su última participante, Amneris Treco, quien presentará la obra Fando y Lis del 29 de febrero y el 3 de marzo.

Cada una de las obras tendrá funciones de jueves a viernes a las 7:00 pm, y dos funciones los sábados y domingos, a las 4:30 pm y 7:00 pm. Las entradas tienen un costo en taquilla de 5 dólares.

Noticias relacionadas