• Los expertos recomiendan estar alertas a los síntomas que presenten los niños para saber cuándo acudir a un especialista 

Los bebés nacen con algunas defensas naturales en su organismo, sin embargo, su sistema inmunitario se fortalece durante los cinco primeros años de vida. 

Al no tener anticuerpos ni memoria inmunitaria contra algunos patógenos, durante los primeros meses, e incluso hasta su edad preescolar, suelen ser más susceptibles a contraer enfermedades comunes. 

El Diario llevó a cabo una investigación que se basó en estudios de la Academia Estadounidense de Pediatría, la Asociación Española de Pediatría y otros portales de salud infantil, con el fin de recopilar las afecciones más comunes que afectan a los bebés.

Enfermedades respiratorias

Las infecciones respiratorias, como la gripe y la bronquiolitis, son las enfermedades más comunes que desarrollan los bebés durante su primer año. 

La gripe, ya sea causada por un virus o por factores ambientales, presenta síntomas como congestión nasal, tos y fiebre leve. 

Si un bebé tiene alguna de estas señales, los expertos recomiendan mantenerlos cómodos, abrigados y bien hidratados. En algunos casos, el pediatra puede indicar ciertos medicamentos para aliviar el malestar.

La bronquiolitis es una infección viral que afecta a las vías respiratorias más pequeñas de los bebés, como los bronquiolos. Esta afección suele causar dificultad para respirar, sibilancias (sonidos que provienen del pecho) y tos persistente. 

Cuáles son las enfermedades más comunes en los bebés y cómo prevenirlas
Foto: Pixabay

En este caso, es importante que los padres estén atentos a la evolución de la enfermedad para evitar una hospitalización derivada de la falta de oxígeno.

Leer más  Referéndum en Ecuador: ¿cuáles son las preguntas y el alcance de este proceso?

Para prevenir este tipo de afecciones, los medios consultados concuerdan en que se debe mantener un ambiente limpio y libre de humo, lavarse las manos antes de tocar al bebé y evitar el contacto con personas enfermas para evitar la propagación de estas enfermedades.

Problemas gastrointestinales

Los problemas gastrointestinales, como los vómitos, cólicos y la diarrea, también aparecen con frecuencia en los bebés y son un motivo de consulta médica regular.

La Asociación Española de Pediatría refiere que los cólicos en los bebés vienen acompañados de un llanto inconsolable por el malestar abdominal. Son frecuentes en los primeros meses de vida de un niño y aunque la causa exacta de los cólicos no está clara, consideran que inciden factores como la inmadurez del sistema digestivo, el exceso de gases y la sensibilidad a ciertos alimentos.

En el caso de la diarrea en los bebés, esta suele ser causada por infecciones virales, intolerancias alimentarias o la intoxicación por alimentos en mal estado. Esta es una afección que debe ser tratada por un especialista para evitar la deshidratación del pequeño.

Los vómitos podrían aparecer en casos de intoxicación alimentaria o de algún virus que haya contraído el bebé. Se debe obtener un diagnóstico médico preciso y un plan de tratamiento adecuado, que puede incluir un cambio en la dieta o fármacos para mejorar la condición. 

Cuáles son las enfermedades más comunes en los bebés y cómo prevenirlas
Foto: Pixabay

La prevención en estos casos radica en mantener la higiene a la hora de preparar el tetero, darle alimentos acordes a su edad y no dejar que se lleven objetos del piso a la boca. 

Leer más  La OMS insta a estar atentos de la transmisión de la gripe aviar H5N1 a humanos

Erupciones cutáneas y alergias

Las erupciones cutáneas y alergias son otros de los problemas de salud más comunes durante el primer año de vida de un niño. Estas afecciones, que causan incomodidad y preocupación, pueden ser causadas por diversas razones, como la dermatitis del pañal, el eczema o incluso una reacción alérgica a ciertos alimentos o productos. 

Para saber el origen de la irritación, el pediatra debe observar la apariencia de la erupción, si es roja, escamosa, con ampollas o si causa picazón. Así podrá determinar la causa y buscar el tratamiento más adecuado.

En el caso de las alergias en los bebés, refieren en el ente de salud infantil estadounidense que estas pueden manifestarse de diferentes maneras, como urticaria, ampollas y hasta problemas respiratorios o digestivos.

Para evitar estas reacciones, un experto debe identificar los desencadenantes de las alergias con lo que se podría prevenir el patógeno que las ocasionan. 

Infecciones de oído y garganta

De acuerdo con los análisis consultados por El Diario, las infecciones de oído y garganta se presentan con regularidad en los bebés. 

Cuáles son las enfermedades más comunes en los bebés y cómo prevenirlas
Foto: Pixabay

La otitis (inflamación del oído) puede llegar a ser muy dolorosa para los pequeños y a menudo se presentan con síntomas como irritabilidad, fiebre, dificultad para dormir y en algunos casos, pérdida de apetito. 

Mientras que las infecciones de garganta, como la faringitis o amigdalitis, también son frecuentes en los bebés. Estas pueden manifestarse con dolor al tragar, enrojecimiento de la garganta y fiebre. 

Leer más  Edmundo González: "Acepto la responsabilidad de ser el candidato de los que quieren un cambio electoral"

Si un bebé presenta estas señales, recomiendan consultar a un médico para que se le indique la atención pertinente.

Para prevenir estas infecciones, es importante mantener una buena higiene, evitar que el bebé se meta las manos sucias u objetos en el oído o boca, así como asegurarse de estar al día con todas las vacunas. 

Fiebre

La fiebre es otro padecimiento común en los bebés,ya que suele ser una respuesta natural del cuerpo a una infección, ya sea viral o bacteriana.

En estos casos, los expertos indican que es importante monitorear la temperatura y buscar atención médica si persiste por más de tres días o si el pequeño muestra otros síntomas.

Para tratar la fiebre de manera adecuada, se deben seguir las recomendaciones del pediatra, que pueden incluir el uso de medicamentos para bajar la calentura, así como mantener al bebé hidratado y fresco.

Cuáles son las enfermedades más comunes en los bebés y cómo prevenirlas
Foto: Pixabay

Otras enfermedades comunes en los bebés

La afección mano-pie-boca, también conocida como fiebre aftosa, es una infección viral común causada por un grupo de enterovirus. De acuerdo con la Academia Española de Pediatría, más del 90 % de los casos ocurren en niños menores de 5 años de edad. 

Los síntomas incluyen fiebre, llagas en la boca y un sarpullido en las palmas de las manos y los pies, aunque no existe un tratamiento específico para esta enfermedad, el pediatra puede indicar un tratamiento para aliviar la fiebre y el dolor.

Leer más  Piden crear una “gran coalición nacional” para movilizar a los votantes en las elecciones presidenciales

La conjuntivitis puede aparecer durante el primer año de vida de un bebé y es la inflamación de la membrana transparente entre el párpado y el globo ocular. Se presenta una inflamación de uno o ambos ojos con picazón y enrojecimiento, lagrimeo y puede aparecer una especie de costra en las pestañas.

En la mayoría de los casos, el tratamiento de esta condición consiste en el alivio sintomático, con lágrimas artificiales, compresas húmedas y frías en la zona afectada y la limpieza de ojos al menos dos veces al día. 

Vacunación y prevención de enfermedades

La vacunación es una de las formas de prevención de enfermedades en los bebés, el pediatra indicará el calendario de vacunas que debe recibir para mantenerlo protegido. 

Jesús, el primer bebé que nació de un útero trasplantado en España
Foto: Unsplash

Además, existen otras medidas adicionales que los padres y cuidadores pueden tomar para reducir el riesgo en su salud. Estas son algunas herramientas preventivas: 

– Mantener una buena higiene, como lavarse las manos regularmente y limpiar los juguetes y superficies con frecuencia. 

– Evitar el contacto con personas enfermas y asegurarse de que el bebé reciba una alimentación saludable y equilibrada para fortalecer su sistema inmunológico.

– Cuidar la alimentación, que sea una dieta equilibrada, nutritiva y acorde con su edad.

– Llevar al bebé a un control médico regular para chequeos de rutina y seguimiento de su desarrollo.

– Tener un ambiente seguro, lo que implica mantener una temperatura fresca, un entorno limpio y con objetos pequeños fuera del alcance del bebé.

Noticias relacionadas