• Durante la última década el país registró una reducción de su producción petrolera de aproximadamente 1.5 millones de barriles por día

Petróleos de Venezuela (Pdvsa), la que en su momento fuese la mayor industria del país y principal productora de divisas para la nación, atraviesa actualmente uno de los peores momentos de su historia, tal como lo reflejan las cifras de producción de petróleo de organismos tanto nacionales como internacionales.

Históricamente, el grueso de las exportaciones petroleras de Venezuela tenía como destino Estados Unidos debido a múltiples factores que propiciaban el comercio entre ambas naciones. Entre estos, destaca la cercanía geográfica y la capacidad instalada de EE UU para procesar el crudo pesado venezolano, lo que se traducía, hasta el año 2009, en el envío diario de aproximadamente 1.000.000 de barriles de petróleo a refinerías estadounidenses. En contraposición, otros países de la región con una menor producción de petróleo, como Ecuador y Colombia, enviaban 185.000 y 276.000 barriles diarios respectivamente, según cifras de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés).

Venezuela, para esa fecha, ocupaba la tercera posición entre los países que vendían mayor cantidad de crudo a Estados Unidos — solo por debajo de Canadá y México — y era además uno de los cuatro mayores productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con aproximadamente 2.300.000 de barriles diarios.

Transcurrida una década, la situación es totalmente distinta. Pues como consecuencia de la corrupción que impera en el Estado venezolano y la falta tanto de inversión en el sector como de mano de obra calificada Pdvsa dejó de producir alrededor de 1.500.000 de barriles de petróleo por día, según el último informe publicado por la OPEP en el mes de septiembre. Esta merma en la producción de crudo se tradujo en una pérdida significativa de las cuotas de mercado que hasta ese momento mantenía Pdvsa, las cuales fueron asumidas por otros productores como Irán, Irak, Arabia Saudita, Canadá y Colombia, quienes durante el mismo lapso registraron un aumento tanto en su producción como en sus envíos de petróleo a Estados Unidos.

“Durante los últimos años todos los países que integran la OPEP han aumentado su producción, el único que ha hecho lo contrario ha sido Venezuela”, comentó en exclusiva para El Diario de Caracas el ingeniero petrolero y ex trabajador de Pdvsa, Rafael Gallegos.

La brecha entre los envíos de Venezuela y Colombia a EE UU ─que en el año 2009 se ubicaba en unos 720 mil barriles─ dejó de existir en el mes de febrero de 2018, cuando por primera vez en la historia las exportaciones de crudo del vecino país superaron a las de Pdvsa por casi 5.000 barriles de petróleo al día.

“Venezuela exportó en septiembre entre 500.000 y 600.000 barriles diarios. En su pico, el país consumía más de 800.000 barriles diarios. Venezuela produce menos que Brasil, México, Colombia, Argentina y casi lo mismo que Ecuador”, lamentó vía Twitter el economista Francisco Monaldi.

“En el mejor momento de Pdvsa, solo en el Lago de Maracaibo se producían más de 1 millón de barriles al día, mientras que hoy en día la producción nacional no llega a los 700 mil barriles, esa es la muestra más clara de la destrucción de nuestra industria”, continúa Gallegos.

La situación de Pdvsa se ha vuelto más alarmante durante el año en curso, luego de que el gobierno de Estados Unidos decidiera reconocer a Juan Guaidó ─presidente de la Asamblea Nacional─ como presidente interino de Venezuela a partir de su juramentación como tal, en el mes de enero.

El desconocimiento a la figura de Nicolás Maduro como presidente de la República por parte del gobierno de Estados Unidos originó que este país aplicase una serie de sanciones que incluyen, entre otros aspectos, el embargo de los activos de Pdvsa en EE UU ─valorados en más de 7 millardos de dólares─ y la creación de un fideicomiso en el que deberán ser depositados todos los ingresos provenientes de la venta de crudo venezolano para que estos recursos sean manejados por el gobierno de Juan Guaidó.

Pese a esta situación Gallegos es tajante en afirmar que la debacle en la que se encuentra actualmente Pdvsa no es producto de las sanciones impuestas por Estados Unidos, si no que obedecen a una pésima gerencia aunada a una falta de mano de obra calificada.

“Las sanciones impuestas por Estados Unidos no han sido las causantes de la situación en la que se encuentra Pdvsa hoy en día, porque cuando esas medidas entraron en vigor la empresa producía ya unos 900 mil barriles al día”, afirma.

Los especialistas aseguran que las sanciones impuestas por Estados Unidos no son el motivo del estado de Pdvsa | Foto cortesía

La decisión del gobierno presidido por Donald Trump ocasionó que por primera vez en la historia se detuviese el envío de crudo a Estados Unidos para evitar el embargo del mismo. Este cese de las exportaciones planteó un problema importante para Pdvsa debido a que por sus características el petróleo venezolano solo puede ser procesado en refinerías diseñadas para crudo pesado.

El impacto de dichas medidas en los ingresos a la nación ha sido significativo─más de 18 millardos de dólares anuales en pérdidas─, por lo cual se han generado algunas decisiones. Ante el cese en la compra de crudo por parte de EE UU, Pdvsa intentó incrementar la venta de petróleo a países como la India, China y Rusia, cuyas refinerías son capaces de procesar el petróleo venezolano, disminuyendo de manera drástica sus márgenes de ganancia debido a la mayor distancia y tiempo que requieren los tanqueros para llegar a su destino. Sin embargo, ante el temor de posibles sanciones por parte de Estados Unidos, India decidió detener las compras de crudo venezolano.

Ante la falta de compradores, Pdvsa se ha visto obligada a aumentar su inventario de crudo en casi 3.000.000 de barriles respecto al mes de agosto, llegando así a un total de aproximadamente 38.800.000 de barriles almacenados. Esto ocurre con el fin de no detener la producción de petróleo. Cifras publicadas por Reuters ubican la capacidad de almacenaje de petróleo en unos 60.000.000 de barriles.

Esta situación ha sido catalogada por expertos, como el economista José Toro Hardy, como el colapso de Pdvsa ante la imposibilidad de hallar nuevos compradores para el petróleo que se está produciendo y la incapacidad de almacenarlo debido a la falta de tanques operativos, producto de la falta de mantenimiento.

“Restricciones de espacio de almacenamiento por indisponibilidad de los tanques y buques de carga han afectado todas las áreas operacionales de Pdvsa. La compañía enfrenta un colapso”, publicó Hardy vía Twitter.

Gallegos señala que ante el aumento de los inventarios la empresa ha decidido realizar un recorte, de la ya por sí mermada, producción que está por el orden de los 100.000 barriles diarios con el objetivo de no quedarse sin capacidad de almacenamiento.

Todas estas circunstancias permiten afirmar que Pdvsa posee una escasa capacidad de maniobrabilidad y toma de decisiones, pues ante la negativa de muchos países de recibir crudo venezolano aunado a la inminente incapacidad de continuar aumentando su inventario de crudo, el abanico de opciones de la empresa se ve cada día más reducido. Dada la complejidad de la situación, en la empresa estudian la posibilidad de tener que detener la producción de petróleo por primera vez en la historia del país que cuenta con las mayores reservas del hidrocarburo en el mundo.

“El almacenamiento está casi a la máxima capacidad. Estamos a solo unos días de ser obligados a cerrar la producción en algunos campos petroleros del Este”, aseguró un directivo de la compañía a Reuters.

Una empresa endeudada

El experto señala que de los 644.000 barriles de crudo que produjo Pdvsa durante el mes de octubre, según las cifras de la OPEP, solo una pequeña parte se tradujo en ingresos para la nación pues a lo destinado al consumo interno se sumó lo exportado a países como China y Rusia con motivo del pago de deudas contraídas durante el gobierno de Hugo Chávez.

“De los barriles que estamos exportando la mayoría no genera flujo de caja, es decir, no produce una entrada de divisas para la nación. Esto ocurre porque unos 300.000 b/d se le están enviando a China como parte de una compra de petróleo a futuro por aproximadamente 50.000 millones de dólares que fue realizada durante el gobierno de Hugo Chávez”, explica Gallegos, quien señala que el Estado venezolano aún adeuda casi 20.000 millones de dólares al gobierno chino.

El ingeniero añade que a estos envíos debe sumarse también los realizados a Cuba, por los cuales Venezuela no recibe un pago en divisas sino que son realizados en “intercambio” por asistencia médica.

Gallegos comenta que en el hipotético caso de que Pdvsa estuviese vendiendo todo el crudo que se produce actualmente solo estarían ingresando a sus arcas unos 10.000 millones de dólares a diferencia de los casi 40.000 millones de dólares que debería estar generando la compañía si se produjeran los 2 millones de barriles diarios que antaño la empresa producía.

La industria petrolera venezolana se encuentra actualmente por el suelo | Foto cortesía

“La gran pregunta que hay que hacernos es cómo recuperar la industria petrolera porque actualmente está por el suelo y la única responsable del desastre en el que sea convertido Pdvsa es la gerencia”, apunta.

Considera que las afirmaciones realizadas por dirigentes oficialistas, entre ellos Maduro, en las que aseguran que la recuperación de la producción petrolera es factible invirtiendo algunos millones de dólares son totalmente falsas y parten del desconocimiento de cómo funciona la industria. Cree que la inversión que tendrá que ser realizada para volver a producir 2 millones de barriles diarios tendrá que ser colosal, por el orden de los 30.000 millones de dólares anuales durante un lapso no menor a cuatro años.

Por este motivo asegura que será necesario crear el marco legal que propicie la captación de inversión extranjera, que haga posible reconstruir Pdvsa, tal y como comenta ha sucedido en países como México, Brasil, Colombia y Ecuador, cuya producción petrolera se incrementó de manera significativa en los últimos años.

Noticias relacionadas